Las boqueras en niños: causas y tratamiento

Las boqueras o perleches, llamadas técnicamente queilitis angular, son causadas por agentes patógenos. En la mayoría de los casos, no son graves y se pueden curar fácilmente.

Las boqueras en los niños son muy frecuentes. Esta infección es producida por un hongo o una bacteria y causa dolores y molestias en los niños, sobre todo al abrir la boca y consumir alimentos. Por tal razón, deben tratarse a tiempo para evitar sufrimientos.

¿Cómo saber si tu hijo tiene boqueras?

Podrás saber si es boquera si notas inflamación y enrojecimiento en la comisura de los labios, costras o pequeñas fisuras. Como consecuencia, se produce olor al abrir la boca. En los bebés, el llanto siempre es la primera señal; en el caso de los niños mayores, podrán expresar sus malestares o dolor contando lo que les pasa.

Tienden a ser muy dolorosas e irritantes, por lo que los niños suelen rozarse y además humedecerlas. Esto complica aún más las heridas.

Las causas de las boqueras infantiles

Es conveniente determinar las causas de las queilitis o boqueras en tu niño. Así le podrás dar el tratamiento indicado. Las más frecuentes son:

La saliva

La acumulación de saliva en la comisura labial permite la proliferación de bacterias, sobre todo el estreptococo y el estafilococo. También llega a producirla un hongo conocido como cándida. Por lo tanto, puede ser contagiosa al contacto físico con otras personas.

Si el bebé está en etapa de dentición es propenso a la queilitis. El motivo es que se produce una excesiva salivación y un babeo constante.

Deficiencia de vitaminas

Algunos niños tienen carencias de vitaminas A, B, D, ácido fólico, hierro y zinc o presentan cuadros anémicos debido a la mala alimentación. Ellos son más susceptibles a sufrir boqueras. Otra causa común son las reacciones alérgicas por alimentos o productos cosméticos.

“Si presenta inflamación y enrojecimiento en la comisura de los labios, costras o pequeñas fisuras, es probable que sufra boqueras”

Uso del chupete

En el caso de bebés, el uso del chupete y el biberón pueden ocasionar la acumulación de saliva en la comisura de los labios.

Las boqueras pueden deberse a problemas digestivos.

Otras causas

  • Uso de los mordillos o chuparse los dedos.
  • Exposición a temperaturas extremas, mucho frío o estar expuesto al sol mucho tiempo.
  • Uso de prótesis dental que no encajen bien.
  • Trastornos nerviosos.
  • Deshidratación.
  • Problemas digestivos.

Además, si está en edad escolar, el estrés provocado por los exámenes o actividades en clases puede generar boqueras. Asimismo, puede deberse a un virus que esté incubando el niño, como el de la gripe, o también debido a la fiebre.

¿Cómo tratar la queilitis angular en tu hijo?

Un aspecto muy importante que debes tener en cuenta es conocer la causa que está provocando las boqueras en tu niño.

Además, dependiendo de cuán afectado esté tu hijo, puedes acudir a su médico tratante. Este le indicará medicamentos adecuados como antinflamatorios, antibióticos y cremas bactericidas o fungicidas de uso tópico. Si la afección es leve, puede tratarse desde casa con algunas recomendaciones y remedios caseros.

Algunos de ellos son:

  • Seguir una alimentación rica en vitaminas y minerales.
  • Mantener el niño bien hidratado, sobre todo con agua.
  • Conservar la higiene en el hogar.
  • Secar la boca del niño frecuentemente con un paño limpio y suave.
  • Aplicarle las cremas medicadas.
  • Evitar cualquier alimento o producto que le cause alergias.
  • No darle alimentos calientes o muy ácidos.
  • Impedir que el niño bese a sus hermanos u otras personas, ya que es contagiosa.
  • Evitar, en lo posible, que se toque o rasque la zona afectada.
Las boqueras pueden causar dolor al comer.

5 tratamientos a base de plantas para curar las boqueras

Aplicarle algún remedio casero a tu hijo suele ser muy efectivo. Ten en cuenta que esta afección dura entre 6 a 7 días. Si persisten, debes consultar con un especialista.

  • Aloe Vera: el aloe vera tiene propiedades hidratantes, antibacterianas y cicatrizantes. Por lo tanto, es muy efectiva. Para ello, frota suavemente parte de la pulpa del aloe vera unas 3 veces al día directamente en las boqueras.
  • Parietaria: cura la queilitis de forma natural; puedes colocarle una cataplasma de la planta por las noches.
  • Aceite de rosa mosqueta: es un magnifico hidratante y cicatrizante. Aplícale unas gotas 3 veces al día. Es recomendable usarlo cuando las boqueras acaban de salir.
  • Miel: debe ser natural para que sea efectiva; ayuda a combatir la infección y es buen cicatrizante. Antes de dormir, colócale unas gotas de miel.
  • Flores de caléndula: contiene emolientes, es antiséptica y cicatrizante. Procede a lavar la zona afectada varias veces al día o aplicarle  cremas a base de esta planta.

Si tu hijo tiene boquerasno debes alarmarte. Con una higiene adecuada y el tratamiento correcto, puede curársele lo más pronto posible.

Categorías: ¿Qué deberías saber? Etiquetas:
Te puede gustar