Biberón y chupete: cómo influyen en la salud bucal

El chupete y el biberón tienen efectos en la salud bucal. Descubre cómo el uso de estos elementos repercute en la boca de los más chicos.
Biberón y chupete: cómo influyen en la salud bucal
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 15 octubre, 2022

Muchos de los hábitos en los primeros años de los niños impactan en su crecimiento y desarrollo. La decisión de utilizar chupete o biberón para el bebé depende exclusivamente de los padres. A veces, estos accesorios aportan beneficios al pequeño, pero hay ciertos detalles que se deben cuidar para que no tengan efectos negativos en la boca. Descubre la relación entre el uso del biberón y el chupete con la salud bucal.

Conoce cómo influye en la boca de los niños el uso del biberón y del chupete

Muchos padres creen que el uso del biberón y del chupete son antinaturales y nocivos para el bebé. Pero lo cierto es que, en muchas situaciones, estos elementos aportan beneficios. Veamos ambos casos.

Uso del chupete

El chupete puede ser un elemento que le aporte consuelo y tranquilidad al bebé, al tiempo que lo ayuda a conciliar el sueño. Por esta razón, muchos padres se los ofrecen a sus pequeños. Además, el chupete contribuye a reducir el riesgo de sufrir el síndrome de muerte súbita. Por su parte, al usar este elemento, los pequeños tienen un sueño menos profundo, que les permite despertar con mayor facilidad si tienen episodios en los que dejan de respirar.

Uso del biberón

El biberón es un utensilio que permite a los bebés alimentarse cuando la lactancia materna no es posible. Este elemento, cargado con la leche sacada de la mamá o con fórmulas, le permite al pequeño recibir la nutrición que necesita. Es cierto que la succión durante la lactancia materna contribuye a un mejor desarrollo de los maxilares y previene maloclusiones y hábitos nocivos, como chuparse el dedo, pero para algunas familias esta práctica no es posible, por lo que recurren a la mamadera.

Por otra parte, los bebés tienen un gran reflejo de succión y necesitan chupar para tranquilizarse y relajarse. Por ese motivo, es usual que recurran a su propia lengua o lleven sus manitos a la boca para calmar esta necesidad.

El biberón es ideal para alimentar al bebé cuando la lactancia materna no es posible. Sin embargo, debería retirarse antes de que el pequeño cumpla su primer año para no afectar su desarrollo bucal.

Hasta cuándo utilizar estos accesorios

Es así que el uso del biberón y del chupete en los primeros meses de vida aporta beneficios a los más chicos y no interfiere con la salud bucal. El problema con estos elementos es cuando su uso se prolonga en el tiempo y se transforma en hábito. Durante la infancia, los huesos de la cavidad bucal y la cara están en pleno crecimiento y los dientes salen y se acomodan en las arcadas dentarias. Por eso, tener un objeto en la boca de manera constante interfiere con el desarrollo natural de estas estructuras y aumenta el riesgo de sufrir problemas orales.

La edad máxima para utilizar el chupete sin afectar a la salud bucal son los 2 años. El biberón, en cambio, tendría que desaparecer antes de los 12 meses de vida. Siempre es buena idea comenzar a retirar estos objetos antes de las edades mencionadas. De esta manera, se le permite al bebé deshabituarse de manera progresiva y no llegar a la edad límite con apuros.

Consecuencias del uso prolongado del biberón y el chupete en la salud bucal

Si el uso de estos elementos se prolonga, puede provocar algunos inconvenientes en la boca y en la salud de los más chicos. A continuación, te lo contamos en detalle.

Dificultad para controlar los movimientos de la lengua

Cuando el niño utiliza de manera habitual y prolongada el biberón o el chupete, se acostumbra a colocar la lengua por debajo de la tetina de estos objetos. De esta manera, traga y deglute, lo que puede ocasionarle problemas para alimentarse y hablar de manera correcta. Ten en cuenta que, al momento de comer y tragar alimentos sólidos, la posición fisiológica de la lengua es apoyar la punta sobre el paladar.

Caries en los dientes de leche

Cuando aparecen los primeros dientes en la boca de los niños, estos ya son susceptibles de enfermarse si no se cuidan de manera adecuada. Además, el uso del biberón, sobre todo cuando contiene leche o bebidas azucaradas, predispone a que los elementos dentarios desarrollen caries.

Problemas de mordida

La succión del biberón o el chupete de manera prolongada y repetitiva puede alterar el normal desarrollo de los maxilares y el posicionamiento de los dientes. Con esto, es habitual que aparezcan problemas de mordida y que sea necesario realizar tratamientos de ortodoncia para corregirlos.

Durante la infancia, los huesos de la boca y la cara se encuentran en pleno crecimiento y los dientes erupcionan y se posicionan en las arcadas dentarias. Si en esta etapa actúan factores externos que interfieren con dichos procesos, el desarrollo bucal se verá comprometido. Los diastemas, las mordidas abiertas y las oclusiones de clase II son algunos de los trastornos más frecuentes en los niños que prolongan el uso de estos elementos.

La succión del biberón o del chupete de forma prolongada puede afectar el posicionamiento de los dientes y ocasionar problemas de mordida.

Infecciones del oído

El uso del chupete podría ser un factor de riesgo para las infecciones agudas del oído medio. Esta asociación se debe a que la succión continua provoca que los tubos del sistema auditivo estén más abiertos que lo habitual. Así, por ejemplo, durante un resfriado común, los gérmenes pueden entrar al sistema auditivo con más facilidad y causar su infección.

Dificultades para hablar

La lengua cumple un rol fundamental para la pronunciación de ciertos fonemas. Por eso, la falta de dominio de los movimientos linguales ocasiona en el niño problemas para hablar. Además, para desarrollar el habla es necesario que los niños se expresen a través de balbuceos y sonidos vocales. En consecuencia, la presencia del chupete o el biberón priva a los pequeños de tener su cavidad bucal disponible para probar su voz.

Recomendaciones para que el biberón y el chupete no afecten la salud bucal

Existen algunas otras prácticas que te permitirán cuidar la boca de tu bebé mientras utiliza el chupete y el biberón. Apunta los siguientes consejos:

  • No ofrecer el biberón con leche durante las noches ni dejar que el niño se duerma con la tetina en la boca.
  • Evitar el azúcar, los cereales y la miel para endulzar el contenido del biberón o la tetina de los chupetes.
  • Ofrecer el chupete después del primer mes de vida del niño o una vez que la lactancia materna esté bien instaurada.
  • Evitar que el niño utilice estos accesorios todo el tiempo.
  • Elegir un chupete con el tamaño y la forma adecuada para la boca del pequeño.
  • La tetina del biberón debe tener orificios pequeños que promuevan el esfuerzo del bebé para succionar.
  • Desechar el chupete y las tetinas apenas se note que se deterioran o se rompen.
  • Mantener el chupete y el biberón limpios y esterilizados.
  • Higienizar las piezas dentarias y las encías del bebé de manera adecuada y frecuente.
  • Visitar al odontopediatra antes de que el bebé cumpla su primer año de vida.

Retira el biberón y el chupete a tiempo

Retirar el chupete y el biberón a tiempo es la mejor manera de evitar todos los problemas de salud bucal que mencionamos. Así, se logra cuidar la boca del niño y evitar contratiempos en el futuro. Es importante acompañar al pequeño con paciencia y con mucho amor para que pueda desapegarse de esos objetos que lo han acompañado.

Te podría interesar...
Cómo prevenir las maloclusiones en niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Cómo prevenir las maloclusiones en niños

Prevenir las maloclusiones en los niños evita problemas más complejos a futuro. Te contamos cómo cuidar la mordida de los más chicos.



  • Donelli, M. V., Latife, N. Y. C., Sal, J. N., & Antacle, A. A. (2021). Chupete: más que un calmante. Evidencia, actualizacion en la práctica ambulatoria24(3), e006940-e006940.
  • Diaz Coronado, V. N. (2018). EFICACIA DEL USO DEL CHUPETE EN LA DISMINUCIÓN DE LA MUERTE SÚBITA EN LACTANTES.
  • Illescas, M. V. L., Soto, A. R., & González, B. G. (2019). Maloclusiones dentarias y su relación con los hábitos bucales lesivos. Revista Cubana de Estomatología56(2), 1-14.
  • Regueiro, B. P., Santos, G. G., & Perez, M. D. (2022). Lactancia artificial prolongada asociada a hábitos orales, maloclusiones y características sociodemográficas en preescolares españoles: Estudio observacional. Revista Española de Nutrición Humana y Dietética26.
  • Rosas Lizarazo, G. L., Carmona, R., & Piedad, E. (2020). Asociación entre la maloclusión y los malos hábitos orales en niño de 3 a 12 años.
  • Tamara, C., & Isabel, M. (2002). Uso seguro del chupete y otitis media aguda infantil. Community Nurs7(4), 208-211.
  • Sánchez, L. M., González, E. D., Florensa, S. G. T., & Marti, J. G. (2000, January). Uso del chupete: beneficios y riesgos. In Anales de Pediatría (Vol. 53, No. 6, pp. 580-585). Elsevier Doyma.
  • Mena Tudela, D., & Sánchez Reolid, J. (2019). Uso del chupete y efectos sobre la salud: una revisión de la literatura.