Beneficios de realizar actividades de jardinería para niños

27 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la maestra Azucena Fernández
Una de las mejores actividades que podemos hacer con niños para despertar su curiosidad natural y fomentar su autoexpresión es la jardinería.

Hoy vamos a hablar de cuáles son los beneficios de realizar actividades de jardinería para niños. Trabajar en un jardín, ya sea plantando semillas en una maceta, ayudando a trabajar en un gran jardín al aire libre o incluso cuidando de un terrario, aporta muchas cosas positivas para los niños.

No solo aprenden cosas interesantes sobre la naturaleza, sino que, además, se divierten sin darse cuenta de que están realizando un trabajo y desarrollando responsabilidades. Veamos cuáles son estos beneficios de practicar jardinería con niños.

Las actividades de jardinería para niños involucran todos los sentidos

Cuando elegimos actividades de jardinería para niños, estos realizan varias tareas que involucran el juego sensorial. Por ejemplo, meten las manos en la tierra, lo que provoca claras sensaciones físicas. Añaden un poco de agua y ven qué cambios provoca esto en la tierra. Ven crecer las plantas y flores o cultivan un vegetal que pueden comerse y ver cómo sabe.

Si nos lo proponemos es muy sencillo incorporar el juego sensorial en una actividad de jardinería.

Las actividades de jardinería fomenta una alimentación saludable

Si nos encontramos ante un niño al que no le gustan las verduras o la fruta, una gran idea es intentar cultivar una verdura o una fruta. Que él vea cómo se planta, cómo se cuida y cómo crece. El niño estará tan orgulloso de haber cultivado un alimento que es muy probable que sienta curiosidad por probar el fruto de su trabajo.Beneficios de realizar actividades de jardinería para niños.

Podemos animarlo a probar la verdura o fruta directamente desde la planta, solo con lavarla, o pedirle que nos ayuden a prepararla en la cocina. Podría convertirse en su nuevo alimento favorito.

Mejora el desarrollo de la motricidad fina

Estamos hablando de cosas que van desde recoger semillas diminutas hasta arrancar malas hierbas y cuidar con mimo sus plantas. La jardinería fomenta el desarrollo de las habilidades motoras finas en todo momento.

Las actividades de jardinería para niños los hacen pensar a en conceptos científicos

Siempre surgen preguntas como: «¿Qué hace que las hojas sean verdes?» «¿Qué necesitan las plantas para crecer?» «¿Cuánta agua necesita la planta?» Es posible explorar la ciencia con ellos mientras practican jardinería. Esto demuestra, una vez más, que aprender puede ser divertido.

La jardinería fomenta la unión familiar

¿Buscas una gran actividad familiar? La jardinería es la respuesta. Mientras más manos trabajen, más ligero será el trabajo. La jardinería puede dar mucho que hacer, por lo que hacer el trabajo juntos, como familia, lo hace más llevadero y divertido.

Aumenta el sentido de responsabilidad

Las plantas requieren mucho cuidado. Olvidarse de regarlas podría hacer que se sequen, es decir, puede hacer que mueren. También hay que prestar atención y ver si la planta prospera con luz del sol directa o indirecta ya que esto también puede afectar la salud de la planta. Aprender a cuidar las plantas adecuadamente es una gran lección de responsabilidad para los niños .

Ayuda a aprender a organizar y planificar

Algunas plantas crecen mejor en ciertas épocas del año. A otras, les va bien si la colocamos al lado de otra planta específica. Hay plantas que crecen bien en hileras, y otras, como las semillas de flores silvestres, viven mejor si las rociamos con agua.Beneficios de realizar actividades de jardinería para niños.

Practicar jardinería es una oportunidad para hablar con nuestros hijos. Por ejemplo, podemos debatir sobre la mejor forma de ayudar a que el jardín crezca a través de la planificación y la organización. Una vez plantadas, hay que decidir quién cuidará de las plantas cada día, quién las regará, las vigilará, cómo les afecta el sol y cuándo puede ser una buena oportunidad para plantar más.

Desarrolla habilidades matemáticas

Hay que conocer cosas concretas como cuántas semillas se pueden plantar en cada maceta o en cada fila de un huerto. Cuántas plántulas pueden caber en cada caja del jardín o cuánta agua necesita cada macetero. Las matemáticas son una gran parte de la jardinería que los niños practicarán sin darse cuenta.

Ayuda a trabajar la paciencia

Que una planta crezca desde una semilla puede llevar días e incluso semanas. La jardinería, por lo tanto, es un gran recurso para trabajar la paciencia. El mejor, sin duda, porque esperar siempre trae recompensas.

Además, practicar la jardinería con niños es una actividad gratificante, por lo que siempre es un buen momento para empezar a crear un jardín urbano, jardín en un balcón o, simplemente, plantar varias macetas en la ventana que tengamos en casa.

  • Carmen Sáez. (2013). Jardinería para niños (Mi primer libro de...). Susaeta.