Bebés y perros en casa: ¿cómo preparar el entorno?

Las mascotas, en especial los perros se han convertido en parte de la familia, pero ¿cómo integrar a los bebés y animales en casa de la forma más segura posible para los pequeños? La relación entre un niño y su mascota empieza a construirse desde los primeros días de vida del bebé. 

Si el bebé llega cuando la mascota ya ha vivido contigo, debes preparar al animalito para el recibimiento de una nueva persona en la familia. Con estos consejos podrás hacerlo más fácilmente.

¿Cómo hacer que los bebés y perros en casa logren ser amigos?

Con la llegada del bebé, tu perro se enfrentará a un gran número de cambios y señales auditivas y olfativas que nunca había percibido, lo que puede causar alteraciones en su comportamiento en muchas situaciones, especialmente cuando antes no ha tenido contacto con niños.

Otro gran cambio al que las mascotas se enfrentan, es que ahora tendrás mucho menos tiempo para juegos y paseos, lo que modificará la rutina diaria.

  • Prepara a tu perro para los cambios. No solo los seres humanos sufrimos de ansiedad; los perros también se sienten ansiosos cuando sus estilos de vida cambian. Desde antes que llegue tu bebé, empieza a introducir la vida diaria de familia.
  • Procura que haya interacción de la mascota con niños pequeños. Si tu mascota ya ha tenido contacto positivo con niños, sabrá cómo comportarse con tu bebé. Deja que se acerque a los niños y comparta experiencias de juego con ellos.
  • Desde los primeros meses de vida, enseña a tu hijo a respetar a los animales. A medida que el niño crece, demuéstrale que debe tratar con cariño el cuerpo del animal y respetar sus pertenencias. Es fundamental que con tu ejemplo muestres a los niños cómo deben tratarse los animales.
perro-tapando-bebe

  • Dale sus propios juguetes al perro. Si tu mascota tiene sus propios objetos para jugar y sabe que son suyos, es menos probable que tome alguna de las pertenencias de tu bebé.
  • Ayuda al animalito a familiarizarse con el aroma del bebé. Para hacer una presentación de la mascota y el bebé, pon cerca del perro una toallita, una prenda de vestir o cualquier cosa que huela a tu bebé. De esta forma, el perro no será completamente ajeno al pequeñito una vez estén juntos.
  • Permítele estar cerca durante las actividades relacionadas con el bebé. Evita alejar al perro durante estos momentos familiares. Enséñale que debe ser delicado en el trato con el bebé, no lo excluyas de las actividades cotidianas.
  • Supervisa siempre. Habrá momentos en los que el bebé puede asustarse con la efusividad del perro o que el animalito se sienta atacado con un movimiento del niño. Para evitar reacciones adversas de uno u otro, supervisa siempre la relación del bebé con la mascota.

¿Por qué es conveniente compartir entre bebés y perros en casa?

Cuando un niño tiene una mascota aprende a manejar una responsabilidad adicional: la atención y el bienestar de otro ser; algunos de los beneficios de la convivencia de bebés y perros en casa, son:

  • Los niños sienten tanto afecto por sus mascotas que se convertirán en una forma ideal de mantenerlos físicamente activos. Los cuidados que los animales requieren refuerzan en los niños el sentido de la responsabilidad.
e4d5601bb089f52eb2d76469d852aa99

  • Los bebés y perros en casa pueden ser grandes amigos y compañeros de vida. Otro de los principales beneficios para los niños que crecen con una mascota, es que mejoran el auto estima. Cuando tu hijo se siente amado por el animalito, fortalece sus capacidades de liderazgo.
  • Las mascotas también son buenas para la salud de grandes y chicos. La exposición a ciertas bacterias desde una temprana edad, hace que el sistema inmunológico se vuelva más fuerte. La excepción es en el caso de los niños que son genuinamente alérgicos a algunos animales.
  • El proceso de socialización de los niños con mascotas, puede ser más espontáneo que el de los niños que no las han tenido. Un perro provee compañía constante y hace que los niños se sientan menos estresados y ansiosos.
  • La actividad física es otra de las grandes ventajas que la compañía de una mascota le ofrece a la familia. Una familia en la que hay animales, se ejercita con más frecuencia que una que no los tiene. Los paseos y las caminatas familiares se convierten en rutina.
Categorías: Bebés Etiquetas:
Te puede gustar