Mi bebé pide pecho con frecuencia y no siempre es por hambre

Hoy te revelamos las razones por las que tu bebé solicita tanto tu pecho. ¡Descúbrelo!
Mi bebé pide pecho con frecuencia y no siempre es por hambre

Escrito por Nicolás Forero

Última actualización: 23 marzo, 2022

El pecho de una madre es indispensable para un bebé desde el nacimiento, pues es la fuente de alimento que le proporciona todos los nutrientes esenciales para crecer sano y fuerte.

Sin embargo, muchas madres se han llegado a asustar durante los primeros días al ver que su hijo quiere permanecer la gran mayoría del tiempo en su pecho. A veces llegan a pensar que lo que ocurre es que el bebé no se puede alimentar bien.

Pero, lo que en realidad ocurre es que es muy normal que el bebé quiera estar todo el tiempo junto al pecho de su adorada madre. Esa zona corporal le proporciona muchos más beneficios aparte del alimento.

En vista de esto, en este artículo detallamos cada uno de ellos y te ayudamos a entender por qué tu hermoso bebé solicita tu pecho varias veces durante el día.



¿Por qué mi bebé pide pecho con tanta frecuencia?

El pecho de una madre significa tranquilidad, protección y bienestar para un bebé. ¿Quieres saber por qué tu hermoso ángel quiere estar mucho tiempo junto a él? ¡Descúbrelo!

1. El tamaño de su estómago tiene mucho que ver

Durante los primeros días de vida, el estómago del bebé es muy pequeño. Por lo tanto, se puede llenar pronto, pero también es muy normal que en poco tiempo vuelva a sentir ganas de comer.

Además, desde el primer instante el niño se da cuenta de que la leche materna es muy fácil de digerir. A causa de ello, se siente cómodo en el pecho de su madre.

Bebé feliz en el pecho de su mamá

2. El pecho lo hace sentir tranquilo

La lactancia le brinda al bebé mucha paz, porque mientras succiona se relaja y deja de pensar en situaciones agobiantes. De esa manera, es normal que solicite el pecho de su madre cuando se sienta estresado.

Sumado a esto, el bebé es consciente de que está seguro cuando se encuentra junto al seno materno. Por esa razón, quiere permanecer ahí para protegerse de cualquier percance que pueda suceder en el entorno.

3. El bebé lo usa para aprender a mamar

Cuando un niño nace, no está acostumbrado a alimentarse de esa manera. A causa de ello, las primeras veces usa el pecho de su madre para encontrar la manera más cómoda de engancharse al pezón y succionar.

Así mismo, todos los bebés tienen su propio tiempo para adaptarse a la lactancia. Debido a esto, lo solicitan con mucha frecuencia hasta que sienten que ya encontraron la mejor forma de consumir la leche materna.

Bebé aprendiendo a mamar.

4. El bebé acude a él para quedarse dormido

La Consejería de Salud y Servicios Sociales de La Rioja afirma que la leche materna contiene triptófano, un aminoácido que ayuda al bebé a conciliar el sueño placentero. Por lo tanto, es muy frecuente que los niños lo soliciten cuando desean dormir.

De igual manera, el acto de succionar les permite concentrarse solo en ese hecho y, debido a ello, los tranquiliza. Así, el bebé queda preparado para dormir libre de temores que puedan interferir en su descanso.

5. El pecho de la madre calma el dolor de los niños

Un estudio publicado en el British Medical Journal, demostró que la leche materna puede mitigar el dolor de los niños mientras les realizan procedimientos médicos. Pues, tiene endorfinas y otros nutrientes que funcionan como analgésicos naturales.

A raíz de esos resultados, también le puede generar alivio al bebé cuando lo afectan los cólicos o alguna otra molestia.

De igual manera, es muy importante resaltar que la leche materna le aporta las mejores vitaminas al bebé durante los primeros 6 meses. Por lo tanto, lo protege de ser propenso a las infecciones y a las enfermedades complejas.

Bebé tomando pecho.

6. El niño puede buscarlo cuando tiene sed

En los primeros meses de vida, el bebé solamente puede consumir leche materna. Pues, es probable que cualquier otro alimento o bebida le genere problemas digestivos.

Debido a ello, es muy normal que durante el verano el niño solicite el pecho con mucha frecuencia. Esto debido a que ese líquido le permite calmar la sed y evitar el riesgo de padecer una deshidratación.

El niño es el que determina en qué momentos necesita el pecho

Para la lactancia materna no hay horarios establecidos ni un número fijo de tomas diarias. Pues, día a día el bebé puede sentir diferentes necesidades y, por lo tanto, es el que la solicita cuando cree que es pertinente.

Por esa razón, en lo posible no se le debe negar el pecho al bebé. Esto debido a que durante los primeros meses de vida es la fuente que más le genera bienestar, tranquilidad, saciedad y confort.

Te podría interesar...
Si no quiere despegarse de tu pecho es porque te echa de menos
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Si no quiere despegarse de tu pecho es porque te echa de menos

No hagas caso a lo que te digan y sigue tus instintos, porque si tu bebé no quiere despegarse de tu pecho es porque te echó de menos. ¡Mímalo mucho...



  • Consejería de Salud y Servicios Sociales de la Rioja. La lactancia materna [Internet]. España: Consejería de Salud y Servicios Sociales de la Rioja; 2014. [citado 14 de marzo de 2022].
  • Zabalza O. Caravaca A. Egea B. González M. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA: EFECTO ANALGÉSICO DE LA LACTANCIA MATERNA EN RECIÉN NACIDOS A TÉRMINO [Internet]. Madrid: Enfermería Global; 2004. [citado 14 de marzo de 2022].