¿Se puede bañar a un bebé después de comer?

¿Es necesario esperar varias horas para bañar a un bebé después de comer? Entérate lo que opinan los expertos.
¿Se puede bañar a un bebé después de comer?
Silvia Zaragoza

Escrito y verificado por la nutricionista Silvia Zaragoza el 22 octubre, 2021.

Última actualización: 22 octubre, 2021

¿Recuerdas esas tardes mientras esperabas hacer la digestión para poder bañarte en el mar o en la piscina? Siempre se ha dicho que si no se espera al menos 2 horas para bañar al bebé después de comer se le puede cortar la digestión. Pero, ¿qué tan cierto es todo esto? 

Recientemente, la Asociación Española de Pediatría en Atención Primaria ha redactado una nota de prensa en donde se afirma que esto un mito y que los motivos de este fenómeno no tienen nada que ver con sumergirse en el agua.

¿Por qué se produce el corte la digestión?

golpe de calor concepto

Ante todo hay que aclarar a qué nos referimos cuando hablamos del corte de la digestión. Se trata de un fenómeno complejo y potencialmente grave que se produce por un cambio brusco de la temperatura corporal, mientras el tubo digestivo se encuentra en plena labor.

El proceso de la digestión implica un mayor flujo de sangre hacia el abdomen, lo que aumenta la temperatura de esa parte del cuerpo. Cuando el agua del baño es muy fría, ese calor se pierde rápidamente por la piel y se puede producir un shock por hidrocución. Esto provoca un redireccionamiento de la sangre hacia los órganos vitales y el intestino deja de trabajar momentáneamente. 

De manera que un corte de digestión es una situación crítica, que se acompaña de síntomas como dolor de barriga intenso, vómitos, alteración del estado de conciencia, visión borrosa, escalofríos, sudoración y mareos. Y en este contexto, es preciso actuar con urgencia para prevenir la muerte. 

Qué medidas tomar para preservar al bebé

Además de evitar los cambios bruscos de temperatura corporal luego de comer, se aconseja no ofrecer comidas abundantes y copiosas en los días de mucho calor.

Así mismo, intentar no permanecer debajo del rayo del sol luego de la ingesta ni practicar actividad física intensa por un rato. Al estar en movimiento, la sangre se dirige a los músculos y esto también limita la irrigación digestiva.

Por eso, los días de verano es mejor que los niños coman algo ligero y descansen a la sombra antes de volver a su juego enérgico.  

¿Cuándo es el mejor momento para bañar a un bebé?

El baño de tu bebé es una actividad cotidiana con la que puede relajarse y divertirse mientras chapotea en el agua.

Aunque da igual la hora a la que lo hagáis, es importante crearle el hábito y mantener una rutina fija con horarios más o menos estables. Por ejemplo, antes de irse a dormir, para facilitarle el descanso o a la mañana, si es de los que se excitan con la actividad.

En cualquiera de los dos casos, asegúrate de que la temperatura del agua no enfríe demasiado el cuerpo del pequeño, sobre todo cuando optas por los baños inmediatamente después de comer. 

Consejos para bañar a un bebé después de comer

Bebé recién salido de la bañera tapado con su albornoz en forma de pato.

Como te hemos mencionado, en principio no hay problema en bañar a un bebé después de comer, siempre que el agua esté a una temperatura templada. Es decir, similar a la de su cuerpo, que ronda entre los 35 y los 37 °C.

Por este motivo, es imprescindible contar con un termómetro de agua para chequear este parámetro y evitar el enfriamiento y las quemaduras accidentales. 

Finalmente, te recomendamos que el contacto del bebé con el agua sea progresivo: primero los pies, luego las manos y por último, el resto del cuerpo. De esta manera, entrará en confianza y le perderá el miedo al agua. También, te ayudará a saber su reacción y pedir ayuda si lo necesitas.

Con todos estos consejos, ya podéis disfrutar del baño tranquilos. ¡Al agua pato!

Te podría interesar...
Corte de digestión en niños, ¿qué hacer?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Corte de digestión en niños, ¿qué hacer?

El corte de digestión en niños se produce cuando el pequeño se baña o hace ejercicio poco después de haber comido. ¿Cómo evitarlo?