Cómo ayudar a los adolescentes con problemas de autoestima

Los problemas de autoestima en los adolescentes son más comunes de lo que se piensa. Por eso, en este artículo te ofrecemos algunos consejos que pueden servirte para ayudar a tus hijos.
Cómo ayudar a los adolescentes con problemas de autoestima
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López.

Última actualización: 28 mayo, 2022

La adolescencia es una etapa de la vida que puede resultar complicada para nuestros hijos. Se producen cambios físicos y psicológicos importantes, los cuales pueden dar lugar a problemas de autoestima en los adolescentes.

Por eso hoy te vamos a contar cómo los puedes ayudar a transitar mejor esta etapa crucial. Porque cuando las crisis se atraviesan en compañía, con la guía y el apoyo apropiados, se sobrellevan mejor. ¡No te pierdas este artículo!

Cómo ayudar a los adolescentes con problemas de autoestima

La autoestima empieza a forjarse desde que somos niños y juega un papel muy importante en la adolescencia.

Sin ser del todo conscientes, los padres y las personas que rodean al joven contribuyen al desarrollo de su autoconcepto. Y esto ocurre a través de las acciones, las actitudes o las palabras que tienen para con él.

Por eso, es importante reflexionar acerca de los mensajes que les damos a los chicos y determinar si verdaderamente son positivos. En caso de no serlos, lo mejor es poner remedio cuanto antes y mejorarlos.

A continuación, te dejamos algunos consejos para poner en práctica en casa o en el instituto y ayudar al adolescentes con problemas de autoestima.

madre e hijo adolescente conversan buenos modos
Que tu hijo haya crecido no significa que no necesite más tus muestras de cariño. Por el contrario, estas le brindan seguridad y lo alientan a seguir su camino.

1. Céntrate en lo que hacen bien y elógiales

A menudo nos centramos en aquellas cosas que los chicos hacen mal, sin darle tanta importancia a las cosas que sí hacen bien. Es clave que elogiemos su dedicación y esfuerzo, aunque los resultados no hayan sido los que se esperaban.

Si solo nos centramos en lo negativo, entenderán al fracaso como algo malo y esto no es así en absoluto. Gracias a los errores se puede aprender y a partir de ellos se intentan hacer las cosas mejor la siguiente oportunidad.

Cuando les hablamos a los adolescentes de forma negativa, sin valorar su esfuerzo y dándoles a entender que no valen para nada, acabarán por creérselo.

2. Escucha siempre su opinión

Cuando haya alguna decisión familiar que tomar, hay que tener en cuenta siempre la opinión de todos. Los adolescentes necesitan sentir que les incluimos en las decisiones familiares y al darles espacio para dar su mirada los hacemos sentir tenidos en cuenta. A su vez, esto los hará sentirse respetados y tratados como otro adulto más de la casa.

3. Pasa tiempo junto a ellos

Aunque en la adolescencia los chicos pasan más tiempo con sus amigos, también necesitan momentos con sus padres. Se pueden hacer actividades o escapadas de fin de semana para mejorar la comunicación, la confianza e incluso, la relación con ellos. Así mismo, esto los ayudará a mejorar su autoestima.

Eso sí, el tiempo que les dediquemos a nuestros hijos debe ser de calidad, sin interrupciones laborales ni del móvil.

4. Establece reglas y límites claros y consistentes

Si desde pequeños hemos establecido unas reglas y límites tampoco nos costará mucho hacerlo ahora, aunque ellos ahora intentarán romperlas. Los límites son muy importantes para la salud mental del adolescente y para su autoestima.

Las normas les sirven para darles seguridad y responsabilidad. Ambos padres deben estar de acuerdo en cuáles hay que cumplir para que no haya discrepancias o desautorizaciones.

5. Haz siempre críticas constructivas

En muchas ocasiones pensamos que si criticamos de forma severa el comportamiento de los hijos, esto hará que lo hagan mejor la próxima vez, pero es justamente lo contrario.

Además si el adolescente tiene problemas de autoestima, una crítica negativa y dura hará empeorar su problema. Por lo tanto, debemos esforzarnos por hacer siempre criticas constructivas a nuestros hijos.

No es igual decirle “¡vaya examen de lengua que has hecho! Has tenido muchos fallos en la ortografía. No eres bueno en esto.” que decirle “aunque has tenido algunos fallos en la ortografía, no lo has hecho tan mal. Seguro que si te esfuerzas un poquito más tendrás mejores resultados la próxima”.

Madre intentando hablar con su hija adolescente.
Las críticas negativas dañan, pero las constructivas nos ayudan a crecer y a mejorar. Ten presente esta premisa a la hora de reprocharle algo a tu hijo adolescente pues, aunque impresione no importarle tu opinión, es algo trascendental para su vida.

6. Mantén una buena comunicación

La adolescencia es una etapa en la que la relación con los padres parece enfriarse, ya que los amigos pasan a ocupar el lugar de privilegio y de confianza. Pero la realidad es que los padres siguen siendo importantes en este momento de la vida.

Por eso, es crucial fomentar una buena comunicación y esforzarse por escuchar a los chicos sin juzgarlos, con la mente abierta y sobre todo, con paciencia. Esto les hará ver que pueden confiar en nosotros y que si lo necesitan, estaremos ahí para ellos.

Si nuestra comunicación se basa en los reproches, en los juicios y en las criticas, lo único que conseguiremos será aumentar la distancia que existe entre el adolescente y nosotros.

7. Fomenta sus hobbies e intereses

Si nuestro hijo tiene determinados intereses o pasiones (como el dibujo o el deporte), es conveniente motivarlo a hacer actividades vinculadas a esto, pues lo harán sentir feliz y orgulloso de sí mismo. Además, se verá capaz y esto alimentará la confianza en sí mismo para mejorar sus problemas de autoestima.

Sobre los adolescentes con problemas de autoestima podemos decir

Muchos adolescentes presentan problemas de autoestima, ya que esta etapa es complicada y está repleta de cambios. No debemos olvidar que este aspecto de la vida se forja desde la infancia, a través de las experiencias y de las palabras que recibimos del entorno. Si las vivencias tempranas son negativas, es probable que dejen huella en el desarrollo del autoconcepto.

Si un niño aprende a través de sus experiencias que no es bueno, lo creerá firmemente y eso afectará su estado emocional y su autoestima en el presente y a futuro.

Te podría interesar...
Maneras en las que dañas la autoestima de tus niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Maneras en las que dañas la autoestima de tus niños

Ten mucho cuidado con estas situaciones con las que dañas la autoestima de tus niños, ya que podrían afectar su futuro.