4 ideas para dar independencia a los adolescentes marcando unos límites

02 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
Los adolescentes necesitan independencia y cierta libertad, pero siempre marcando ciertos límites, pues están en una etapa de constantes cambios físicos y psicológicos.

Llegada la adolescencia, es importante dar independencia a los adolescentes, pero siempre sin sobrepasar los límites que tienen marcados. Es una etapa difícil que necesita de la comprensión, la paciencia y el cariño de los padres.

Los progenitores tenemos que apoyarlos, pero siempre mantener una postura firme, pues esto lo hará todo mucho más fácil. Si, además, desde que son pequeños hemos establecido un vínculo afectivo sano, todo irá mejor.

Dar independencia a los adolescentes: etapa de constantes cambios

Si durante durante la adolescencia un chico se siente querido, será más tolerante, tendrá una mayor confianza en los demás y en sí mismo, además de que será mucho más capaz de enfrentarse a las adversidades con las que se vaya encontrando, pues la adolescencia es una etapa de constantes cambios.

Amigas adolescentes hablando sobre su futuro.

Estos cambios no solo son a nivel físico, sino también a nivel de personalidad y en las relaciones con los demás. Los padres debemos mostrarnos comprensivos con ellos y con estos cambios que están experimentando. Si no lo hacemos, pueden llegar a tener actitudes desafiantes y oposicionistas, ser más introvertidos y reservados y que no nos cuenten sus problemas o dificultades.

Es necesario que a los adolescentes les demos independencia, pero sin traspasar los límites que hemos establecido. Lo normal será que intenten sobrepasarlos y surjan algunos conflictos por eso. En este sentido, debemos ser flexibles, pero firmes; ellos están creando su identidad y necesitan tomar las riendas de su vida, y es necesario que se lo permitamos para desarrollar su confianza.

Consejos para establecer los límites y dar independencia a los adolescentes

En esta etapa es muy difícil que no haya discusiones; no se pueden evitar, pues forman parte de las relaciones profundas y se dan, con frecuencia, en la familia. Pero esto forma parte de la normalidad. Para resolver estos conflictos es importante entender la postura de nuestros hijos.

Hablar de sentimientos, no juzgarlos y dejar que nos cuenten; todo desde la calma. A veces, podremos impedir que surjan algunas discusiones si evitamos el enfrentamiento directo. Podemos negociar con ellos y participar todos a la hora de buscar soluciones.

Así pues, los límites serán mejor comprendidos por los adolescentes si:

Los límites han de ser específicos

Los límites tienen que ser claros y concisos; que no haya lugar a duda. Para eso, indicaremos con cada uno de ellos qué es lo que esperamos de los adolescentes, tanto a largo plazo como en el día a día. De esta forma, se minimizarán las confusiones y habrá más probabilidad de que se cumplan.

Fijar los límites antes de que sean necesarios

Se le puede dar independencia al adolescente, pero hay que indicarle cuáles son las líneas que no debe traspasar. No obstante, sobre esto debemos informarle antes de que ocurra. Si esperamos a decirle qué límites no puede pasar cuando estamos enfadados, al final, lo que queremos transmitirle no va a surtir el mismo efecto que si lo dejamos claro desde antes de que ocurra.

Adaptar la forma de interactuar con ellos según su etapa de desarrollo

No todos los adolescentes tienen el mismo grado de madurez, por eso, cuando hablemos con ellos y les expliquemos las cosas, tenemos que adaptarnos a su etapa de desarrollo. Hablaremos sobre por qué hemos impuestos tales normas y dejaremos que participen en la conversación.

No hay que castigar, sino limitar privilegios de forma lógica

Darles independencia a los chicos no quiere decir que, si actúan de forma inadecuada, no vayan a tener consecuencias. Siempre las consecuencias tienen que ir relacionadas con su conducta. Por ejemplo: nuestro hijo ha salido con sus amigos y tiene que volver a una hora determinada, pero se le pasan 20 min de la hora que le hemos dicho.

Entonces, podemos decirle que estará tres días sin poder salir, pero tampoco hemos de hacerlo de manera excesivamente represiva.

Madre e hija hablando sobre la independencia de los adolescentes.

Los adolescentes y la independencia

Como hemos visto, dar independencia a los adolescentes es necesario porque están en una etapa de sus vidas en la que necesitan cierta libertad, pero siempre con unos límites bien claros que tienen que respetar. Si sigues estos consejos a la hora de establecerlos, seguro que te será más fácil llevar la relación con tu hijo.

Si a pesar de eso surgen problemas de comportamiento y constantes conflictos que no sabes cómo atajar, lo mejor es contactar con un profesional para que os ayude.