Ayuda a tu hijo a superar la timidez

Zuleyvic Adriana Cuicas· 12 febrero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz Martín el 12 febrero, 2020
Cuando un niño es tímido, las experiencias que viva y la influencia de su ambiente serán determinantes. Ayuda a tu hijo a superar la timidez con estas recomendaciones.

A la mayoría de las personas les asustan las situaciones nuevas y las personas desconocidas. Sin embargo, pienso que una de las mejores estrategias para ayudar a tu hijo a superar la timidez es invitarlo a vivir intensamente, no hay nada que perder.

Si tu hijo es tímido, lo peor que puedes hacer es forzarlo a emprender actividades. Es mejor motivarlo, incentivarlo a que pruebe y que lo intente. Creo que es buenísimo que le digas y le recalques cada cierto tiempo que no hay nada de malo en equivocarse. Respecto a la motivación es bueno que sea moderada: recuerda que la mejor solución es dejar que el niño vaya a su propio ritmo.

También no olvides que siempre la actitud de los padres es crucial para ayudar al niño a superar la timidez. Ya que tu influencia es enorme, en los pequeños detalles podrás darle ejemplo con tu conducta. Así como proporcionarle el impulso que necesita para arriesgarse a intentarlo. 

Recuerda siempre darle el tiempo que sea necesario para adaptarse a las situaciones nuevas. Puedes dejar que tome tu mano cuando se sienta nervioso o ansioso, eso le dará seguridad. Recuérdale que estarás ahí siempre para él, pase lo que pase.

 

Confianza y respeto

Trata de no sobreprotegerlo. Por el contrario, incentívalo a que experimente grados moderados de retos. De igual forma, respetar su temperamento con dulzura. No lo hagas sentir señalado o criticado, acéptalo incondicionalmente y esto fortalecerá su confianza.

Por otro lado,procura no etiquetarlo nunca como tímido, especialmente delante de compañeros o amigos. Las etiquetas pueden marcar de por vida, incluso hasta cuando sean adultos.

Trátalo con dulzura para ayudarlo a superar la timidez

Evita criticarlo o burlarte de él por ser tímido. Mejor trata de averiguar cuáles son las razones de su timidez, si le teme a algo, si le preocupa algo. Y aprovecha para conversar sobre el asunto de manera natural.

Sobre todo intenta dar ejemplo. Trata de ser sociable, de sonreír cuando saludas, de hablar con las personas, de fomentar actividades recreativas, salir de casa… Y, si tu hijo se anima a saludar otro niño, a jugar con él, a acercarse a alguien por primera vez, elogia la situación. Esto le servirá de incentivo para repetir la experiencia.

Hablar con los profesores para que comprendan lo que sucede también puede ser de ayuda. Si un profesor desconoce la timidez de un niño puede considerarlo como retraído, poco colaborador, con falta de interés o escasa inteligencia.

Por otro lado, ayúdalo y consuéĺalo cuando le gastan bromas sobre su comportamiento y trata de reforzar de manera positiva sus cualidades. Ayúdale a comprender que todos somos diferentes y reaccionamos de manera distinta a ciertas situaciones.

Déjale claro que no hay nada de malo en llorar o en ser sensible. Solo hay que aprender a experimentar cosas nuevas, a vivir con dulzura y alegría, sin miedo. Experiméntalo tu también, eres su ejemplo.

8345714300_4deaab83c0_z

Algunos rasgos de la timidez

Un niño tímido suele tener problemas para relacionarse con sus iguales o con los adultos.No participa ni pregunta en clase, le cuesta iniciar conversaciones con otros niños o tomar la iniciativa en cualquier actividad.

Además se muestra reservado y distante. Pueden también aparecer una pasividad excesiva, aislamiento, baja asertividad, escasa capacidad de expresión emocional, inseguridad, lentitud y sumisión al grupo. En definitiva presentan un escaso repertorio de habilidades sociales.

También suelen estar presentes las conductas de ansiedad (anticipatorias o en la propia situación). Así como temores y miedos irracionales, como a tener que expresar una opinión o efectuar algún acto en presencia de sus iguales o adultos. Acompañando a los temores se produce la activación psicofisiológica (ansiedad) que se manifiesta a través de diversos síntomas físicos como temblores, rubor, tartamudeo, dolores estomacales, etc…

Lo peor, es la falta de autocontrol que puede experimentar el niño ante estos episodios, lo que le puede llevar a evitar activamente situaciones concretas. El niño tímido es un niño que sufre y eso le puede llevar a problemas afectivos y de baja autoestima.

También puede darse unatendencia a subestimarse, e incluso a desarrollar ciertos sentimientos de inferioridad. Estos suelen venir acompañados de indefensión y ocasionalmente depresión, justo por eso la mejor alternativa es acompañarlo con dulzura y comprensión.

  • Reyes, A. (2019, 14 julio). ¿Cómo nos condiciona la ansiedad anticipatoria? Recuperado de https://lamenteesmaravillosa.com/nos-condiciona-la-ansiedad-anticipatoria/
  • Mota, A. V. (2009). La Timidez Infantíl. Málaga.