El aparato reproductor masculino

Francisco María García 27 enero, 2018
El aparato reproductor masculino, su importancia en la formación de la vida. ¿Cuáles son las partes que lo conforman?

Ni la biología, ni la fisiología o la anatomía deben quedarse en el aula de clase. De hecho es importante estar bien informados sobre el cuerpo humano y, en este caso, conocer el funcionamiento y características del aparato reproductor masculino. Tanto si buscamos un embarazo como si tenemos un hijo, la información resulta de gran utilidad para el cuidado de la salud.

¿Cuáles son los elementos que constituyen el aparato reproductor masculino?

El aparato reproductor masculino se divide en dos grandes grupos, principalmente. El primero es el que está integrado por los órganos internos y el segundo el que está compuesto por los órganos externos.

Órganos internos

Se pueden distinguir varios órganos internos: los testículos, los conductos deferentes, las vesículas seminales, el epidídimo, el conducto eyaculador, la uretra, las glándulas bulbo uretrales, la próstata, los cuerpos cavernosos y esponjosos y el glande.

La función de los testículos es la producción de espermatozoides. Los mismos se encuentran suspendidos en un saco de piel denominado escroto. En el interior de los mismos se encuentran alrededor de 250 compartimientos, en los cuales se ubican los túbulos seminíferos.

Por su parte, la próstata es un órgano clave en la reproducción. Esta genera ciertas sustancias que al unirse con el semen producido por las vesículas seminales favorece la supervivencia de los espermatozoides que acceden al sistema reproductor femenino.

Por otra parte, el glande constituye uno de los órganos más importantes para el placer sexual del hombre. Este posee muchísimas terminaciones nerviosas, lo que lo convierte en extremadamente sensible al tacto.

El aparato reproductor masculino

Órganos externos

Los órganos externos están compuestos por el escroto y el pene. Tal y como se hemos visto anteriormente, la función del escroto es la de mantener suspendidos los testículos.

Otra función importante del escroto es mantener la temperatura de los testículos en la forma adecuada para que se formen y conserven los espermatozoides; es decir, unos grados por debajo del resto del cuerpo.

El pene es el órgano copulador, cuya función adicional es la de la excreción urinaria. Gracias a este órgano, los espermatozoides pueden ser depositados en el interior del órgano reproductor femenino. Esta función es posible cuando el pene se encuentra erecto durante el acto sexual.

Es importante destacar que el crecimiento del pene se acelera a la edad de 11 años. Aunque alrededor de los 14 puede acelerarse más este proceso. Generalmente, el crecimiento llega a su punto máximo al final de la etapa adolescente.

Existen muchos mitos acerca del tamaño del pene y su relación con la fertilidad. Esto se debe a la falta de información y a los tabúes. No obstante, es necesario destruir el mito número uno de todos: el tamaño del pene no tiene absolutamente nada que ver con la capacidad reproductiva.

En otras palabras, el tamaño del pene no está relacionado con una mayor o menor capacidad de introducir el esperma dentro del aparato reproductor de la mujer. Tampoco tiene que ver con el desempeño durante el acto sexual.

El aparato reproductor masculino

Enfermedades más comunes que atacan el aparato reproductor

Existen diversas enfermedades y patologías que pueden de alguna u otra forma atacar el sistema reproductor masculino. Algunas de las más comunes son: la hipertrofia prostática, varicocele y el criptorquidismo.

Hipertrofia prostática

Se trata de una de las afecciones más comunes. Suele presentarse en hombres de la tercera edad y consiste en una inflamación de la próstata.

Al encontrarse muy cerca de la uretra y vejiga, puede ocasionar problemas para orinar. De hecho, esta patología suele ser el principal síntoma por el que los hombres acuden al especialista.

Varicocele

Se trata de una de las afecciones más comunes que puede afectar a hombres jóvenes. Es importante tratarla a tiempo por medio de la opción quirúrgica, porque además de resultar dolorosa, también puede tener consecuencias en la fertilidad del paciente.

El varicocele consiste en la dilatación de las venas de los testículos, con el efecto secundario de que se produce una inflamación.

Criptorquidismo

Es una enfermedad más común de lo que se cree y se genera cuando uno o ambos testículos no descienden. Ambos testículos deben descender al escroto antes de la pubertad.

En caso contrario debe ser tratado mediante una cirugía, ya que puede generar infertilidad. La observación por parte de los padres es clave en la evolución del pequeño.

Tal y como mencionamos anteriormente, la información nos ayuda a conocer mejor el cuerpo humano y a cuidar mejor de nuestra salud (y la de nuestros hijos).

En caso de que tengas hijos, recuerda que es bueno que sepas orientarlos acerca de su cuerpo, los procesos normales, entre otros aspectos para que no recurran a cualquier fuente de información, por cuenta propia, y se creen conceptos errados. Esto resulta muy importante durante la adolescencia.

Por lo tanto, es fundamental conocer cómo está conformado y cómo funciona el aparato reproductor masculino. De igual manera es muy importante que acudir al médico para los chequeos pertinentes y asegurarse de que todo está en orden.

Te puede gustar