Análisis de sangre en niños

1 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Elisa Martin Cano
Los análisis de sangre en los niños pueden aportarnos mucha información acerca de su estado de salud. Te contamos todo lo que debes saber sobre ellos.

Los análisis de sangre son pruebas de laboratorio. En algunas ocasiones, son necesarios para aportar más información a los pediatras acerca del estado de salud del niño o para realizar diagnósticos más exactos. Aquí te contamos todo lo que debes saber acerca de los análisis de sangre en los niños.

¿Qué es el análisis de sangre?

La analítica de sangre es una prueba de laboratorio que se realiza a partir de una muestra de sangre que se extrae a la persona. En ella, se miden las diferentes sustancias que forman la sangre. Esta está compuesta un 45 % por células, que serían glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Y un 55 % por plasma, que es la parte líquida de la sangre en la que circulan enzimas, hormonas, proteínas, glucosa y diversas sustancias más.

Normalmente, cuando un médico solicita una analítica de sangre, no pide que se midan todos los parámetros que la componen. Las analíticas se suelen solicitar guiándose por la clínica y la exploración física del niño, y se medirán unos u otros componentes dependiendo de lo que interese estudiar.

Además de analizar los componentes normales de la sangre, lo que ya nos dará bastante información sobre el estado de salud de alguien, también se pueden realizar otras pruebas con una muestra sanguínea. Un ejemplo sería el cultivo de la sangre, con el que se puede estudiar la presencia de bacterias en ella y de posibles infecciones.

Análisis de sangre.

Quizá te interese: ¿Qué produce la falta de vitamina D en los niños?

¿Qué información nos da?

Los parámetros que más comúnmente se miden son:

  • Hemograma: se mide el componente celular de la sangre. Con él, se pueden estudiar anemias o infecciones.
  • Coagulación: importante antes de cualquier cirugía o en el caso de algunas enfermedades.
  • Perfil lipídico: nos indica el nivel de triglicéridos y colesterol.
  • Proteínas que indican infección o inflamación.
  • Glucemia: importante para valorar el manejo de la glucosa en la sangre. Será patológico en el caso de la diabetes.
  • También se puede estudiar el funcionamiento de algunos órganos, como el riñón o el hígado.

¿Cómo se realiza?

Para llevar a cabo una analítica de sangre, se extraerá una muestra de la misma. La extracción de sangre es un proceso que no resulta muy agradable, aunque tampoco muy doloroso. Un especialista sacará sangre desde una vena, normalmente de una vena del brazo, con una pequeña aguja, (más fina en el caso de los niños que en el de los adultos) hasta obtener la cantidad que se necesite, lo que dependerá del tipo de análisis.

Aunque es una técnica rápida, y en llevarla a cabo de forma completa solo se tardan algunos minutos, hay niños a los que les produce un gran miedo. Esto puede ser por el ambiente del centro de salud u hospital, por la aguja, por el personal médico… Es importante que preparemos al niño previamente tranquilizándole y advirtiéndole de que será rápido, necesario y que, cuanto más tranquilo esté, menos le dolerá.

Normalmente, el padre, o quien acompañe al niño, podrá permanecer con él mientras se le saca sangre. También es recomendable que el pequeño aparte la vista de la aguja a la hora de introducirla, ya que, en muchas ocasiones, esto puede aumentar su angustia o provocar mareos o desmayos.

Médico haciendo un análisis de sangre a un niño.

Te puede interesar: Pruebas y análisis médicos comunes durante el embarazo

¿Cuándo es recomendable realizar análisis de sangre en los niños?

No hay ninguna evidencia científica que recomiende realizar análisis sanguíneos en niños sanos en sus revisiones rutinarias con el pediatra. Sin embargo, habrá muchas ocasiones en las que, por algún motivo específico, el pediatra o el especialista indique realizar una analítica. Algunas de las situaciones más frecuentes en los niños son:

  • Hipercolesterolemia familiar (niveles de colesterol altos de causa genética).
  • Diabetes y otras enfermedades metabólicas.
  • Enfermedades crónicas y hormonales.
  • Como control del nivel de algunos fármacos, como pueden ser los antiepilépticos.
  • Inmunodeficiencias.
  • Niño con cáncer.

En cuanto a los análisis de sangre en niños, debes saber…

Aunque no están incluidos en las revisiones rutinarias de un niño sano, en muchas ocasiones, una analítica de sangre puede aportarnos mucha información acerca de su estado de salud. Será el especialista el que decidirá en qué momento es adecuado realizar un análisis de sangre y qué parámetros interesan estudiar que puedan aportar información útil.