Anafilaxia en niños: Causas, tratamiento y cómo prevenirla

Mervis Romero · 2 diciembre, 2018
La anafilaxia en niños es muy alarmante y podría suceder en cualquier momento. Puesto que es una reacción alérgica con un comienzo agudo, se necesita atención médica de emergencia.

La anafilaxia es una enfermedad alérgica que afecta a varios órganos. Sus causas varían dependiendo de la edad. Por ello, puede ser difícil identificar la anafilaxia en niños, ya que no se saben cuáles son los síntomas o se confunden. Puesto que se trata de una afección grave, es de gran importancia que los reconozcas de forma rápida.

¿En qué consiste la anafilaxia?

Es una reacción alérgica en todo el cuerpo bastante peligrosa, que afecta a más de dos sistemas u órganos al mismo tiempo. El termino fue acuñado por Charles R. Richet, Premio Nobel en Medicina. También se le conoce como shock anafiláctico, reacción alérgica, anafilaxis y reacción anafiláctica.

Después de estar expuesto a ciertas sustancias, el sistema inmunitario de un niño se vuelve sensible a ella. En el momento que se expone de nuevo a ese alérgeno, se puede presentar una reacción anafiláctica.

¿Cómo identificar si tu hijo tiene un shock anafiláctico?

Comúnmente, de forma aparatosa, pueden presentarse los siguientes síntomas:

  • Aparición de urticaria o lesión rojiza en la piel con mucho picor.
  • Problemas respiratorios severos.
  • Congestión nasal o tos.
  • Opresión de garganta.
  • Labios y lengua bastante hinchados.
  • Trastornos de tipo gastrointestinal como dolor abdominal, cólicos, diarrea, náuseas o vómito.
  • Alteraciones o pérdida del conocimiento.
  • Tensión baja.
  • Ronquera o dificultad para hablar.
  • Frecuencia cardíaca acelerada.

Potenciales detonantes de la anafilaxia en niños

Los principales desencadenantes de esta condición son:

Medicamentos

Entre los medicamentos que pueden ocasionar una reacción anafiláctica están los antinflamatorios no esteroides y los antibióticos, como la amoxicilina. Las vacunas y las inmunoterapias específicas muy pocas veces causan reacciones alérgicas graves.

Las alergias alimentarias en niños pueden causar síntomas graves.

Alimentos

Estos van a variar de acuerdo al país y sus hábitos alimenticios, el nivel de exposición y la forma de prepararlos. Los que con frecuencia causan anafilaxia en niños son el huevo, el pescado, la leche, los cereales, las legumbres y los frutos secos.

Otros factores desencadenantes

Entre las situaciones que la favorecen, podemos destacar el esfuerzo físico asociado a una alteración genética. Asimismo, la picadura de insectos himenópteros como avispas, hormigas de fuego o abejas.

Por otro lado, también puede surgir de la exposición a ambientes fríos, húmedos o cálidos, además de situaciones específicas como el período menstrual y los arreglos dentales.

La anafilaxia idiopática

Este tipo de anafilaxia es el que, después de realizar estudios completos de alergia, no se logra identificar el agente o factor que la ocasiona. En estos casos, en los que no se encuentra una causa conocida, no solo se da en niños, sino también en lactantes.

4 maneras de prevenir la anafilaxia en niños

Puedes prevenir las reacciones anafilácticas de tu hijo, si tomas en consideración estos cuatro puntos:

  • Si tu hijo es alérgico a determinados alimentos, dale uno nuevo en pequeñas cantidades. Así, podrás reconocer si presenta alergia a ese en particular.
  • Evita los desencadenantes que la hayan causado anteriormente. Examina con mucho cuidado las etiquetas de los ingredientes o componentes de alimentos o medicamentos. Si comen fuera de casa, cerciórate de los ingredientes que contienen las comidas que van a consumir.
  • De acuerdo con lo que indique su médico, lleva siempre contigo medicamentos de emergencia. También es útil llevar un equipo para las picaduras de abeja.
  • Coloca los problemas alérgicos que ha presentado tu niño en su tarjeta o identificación médica.

“Los alimentos que con frecuencia causan anafilaxia en niños son el huevo, el pescado, la leche, los cereales, las legumbres y los frutos secos”

Tratamiento inmediato

La anafilaxia puede empeorar deprisa, por lo que demanda un tratamiento inmediato. Si tu hijo sufre este tipo de alergias, carga siempre contigo epinefrina, mejor conocida como adrenalina.

Los médicos prescriben la administración autoinyectable, que se aproxima al tamaño de un bolígrafo grande. De esta forma, resulta fácil de aplicar y lo mejor es que no asustará al niño. La adrenalina vía intramuscular es la forma más eficaz de tratar la anafilaxia, ya que previene el colapso cardiovascular y el broncoespasmo.

Debo extremar las medidas de primeros auxilios si mi hijo se traga un objeto.

Es posible que el pediatra te sugiera administrarle antihistamínicos como sustitutos de la adrenalina, aunque estos actúan combinados con otros fármacos.

Después que le administres la adrenalina a tu niño al presentar una alergia grave, aunque se haya calmado, llama a emergencias. A veces, la anafilaxia en niños presenta una segunda oleada de síntomas o reacción bifásica.

En el hospital, lo observarán por unas cuatro horas o hasta que se encuentre fuera de peligro. Incluso, en caso de ser necesario, le administrarán un tratamiento adicional.

La anafilaxia en niños sin el debido tratamiento es potencialmente mortal, por lo que debes actuar de forma inmediata. Sin embargo, no debes obsesionarte; solo aprende a actuar en caso de que tu hijo lo necesite y continúen con sus vidas normales.