Alimentos y hábitos saludables que mejoran la calidad del esperma

Muchos de los problemas de infertilidad están causados por una mala calidad del esperma. ¿Qué hábitos influyen en esta situación? ¿Cómo podemos corregirlos?

Concebir una nueva vida es un proceso que implica a dos personas. Generalmente, cuando algo ocurre mal en la reproducción humana se dirige la mirada hacia la mujer por ser la portadora del feto. Sin embargo, hay problemas fisiológicos masculinos, como la calidad del esperma, que inciden en la imposibilidad de engendrar.

Se habla de un 50% de posibilidades de que la causa de infertilidad se deba al progenitor. Una de esas causas es la deficiencia en la calidad del esperma, que puede deberse a múltiples razones.

Una baja calidad del semen suele deberse a un problema de espermatogénesis, por el cual disminuye el conteo de células reproductoras en el semen. Un estudio conocido como espermiograma permite determinar su densidad.

Lo normal es que se cuenten 20 millones o más espermatozoides por mililitro de semen. Un porcentaje de 10 millones o menor ya constituye oligospermia, un problema de escasa densidad para efectos reproductivos.

¿Por qué disminuye la calidad del esperma?

La baja calidad del esperma puede tener causas anatómicas, inmunológicas, patológicas, genéticas o debidas a malos hábitos de vida.

Algunas causas anatómicas conocidas son la alteración del conducto uretral, los testículos que no descendieron en la niñez o el varicocele testicular.

Del mismo modo, el hecho de padecer ciertas patologías como diabetes, parotiditis y enfermedades de transmisión sexual importantes como la gonorrea y clamidia, por ejemplo, también afectan al número de espermatozoides.

Entre los hábitos nocivos para producir un buen semen está el tabaquismo, las adicciones a estupefacientes, el consumo de alcohol en exceso, el estrés y el sedentarismo. Se cuentan también ciertas medicinas que pueden resultar muy tóxicas para el aparato reproductor masculino, como los antidepresivos.

Asimismo, se ha comprobado que el uso de anabolizantes, muy utilizados por deportistas de alta exigencia, es perjudicial para el sistema reproductor masculino.

La baja calidad del esperma puede causar problemas de fertilidad para el hombre.

Una causa genética es el síndrome de Klinefelter. Este hace que se produzca un cromosoma adicional, impidiendo así el normal desarrollo de los testículos y, por consiguiente, una baja producción de testosterona.

Finalmente, se sabe que los testículos deben estar a una temperatura menor que el resto del cuerpo; un incremento de dicha temperatura afecta la generación de buena esperma.

¿Cómo mantener o mejorar la calidad del esperma?

A continuación, veremos algunas medidas que ayudan a mantener o aumentar la calidad del semen. Están basadas en una alimentación buena y balanceada y en hábitos saludables:

  • Consumo de alimentos ricos en vitaminas. Algunas vitaminas son beneficiosas para el aparato reproductor masculino. Por ejemplo, la vitamina B12 aumenta la cantidad de espermatozoides; la C y la E son grandes antioxidantes que estimulan su movilidad.

“La baja calidad del esperma puede tener causas anatómicas, inmunológicas, patológicas, genéticas o debidas a malos hábitos de vida”

La vitamina B9 (ácido fólico) incrementa su densidad; asimismo, el calcio y la vitamina D también incrementan la fertilidad.

  • Consumo de minerales, enzimas y aminoácidos. El zinc es conocido por aumentar la testosterona en los varones y elevar la movilidad de las células reproductoras masculinas.

La arginina es un aminoácido que favorece la generación de espermatozoides; también está la coenzima Q10, un potente antioxidante que protege del deterioro oxidativo a las células seminales.

  • Actividad física y alimentación sana y balanceada. Llevar hábitos de vida saludables garantiza la normalidad de los procesos fisiológicos asociados a la reproducción sexual. Es importante mantener un peso adecuado y los valores sanguíneos en niveles normales.
La calidad del esperma está directamente influenciada por los hábitos de vida del hombre.

Más consejos para mejorar la calidad del esperma

Evitar la ropa ajustada en los genitales masculinos. Para conservar en los testículos la temperatura levemente inferior al resto del cuerpo, se debe evitar ceñir la ropa a su alrededor.

Reducir la frecuencia de actividad sexual. Masturbarse o tener relaciones sexuales con mucha frecuencia hace que se renueve muy rápido el flujo seminal. De esta forma, disminuye un poco la densidad de los espermatozoides.

Disminuir el estrés. Un prolongado estado de estrés incide negativamente en los diferentes procesos del cuerpo humano, entre ellos, el reproductivo. Por ello, es necesario controlar aspectos que desequilibran nuestro cuerpo, como el estrés y la ansiedad.

Evitar el contacto con sustancias tóxicas. Cuando se vive o trabaja cerca de fuentes de toxicidad, deben extremarse las precauciones de seguridad para impedir que ello afecte al aparato reproductor.

Si aun con estas recomendaciones se presenta dificultad para concebir, es el especialista quien puede determinar el estado de salud de ambos progenitores para tal efecto. Si se debe a la baja calidad del esperma, solo él puede indicar las medidas adecuadas según el diagnóstico particular.

Categorías: Preconcepción Etiquetas:
Te puede gustar