Nueva mamá, te enseñamos a elegir tu guardarropa

Amanda · 30 abril, 2016

El guardarropa femenino es por lo general muy variado, pero todo se altera con la llegada de la maternidad. Difícilmente podamos seguir usando durante el embarazo la ropa que teníamos y no todas las mujeres pueden asegurar que volverán a la normalidad después de este. Ya que no podemos estar seguras de que nuestro guardarropa no sufrirá cambios, en esta oportunidad te enseñamos a elegir el más conveniente.

A veces la manera de resolver nuestros problemas con el vestuario no tienen que ver nada con el dinero; es posible que sencillos trucos nos ayuden a lucir bien sin gastar más de la cuenta. Muchas prendas nos favorecen en cuanto a comodidad durante el período de maternidad, pero no todas nos hacen ver mejor.

Es común también que muchas madres modifiquen totalmente su estilo de vestir después de dar a luz; algunas se ven obligadas a hacerlo debido a los cambios en su cuerpo.

Podemos quedar con exceso de peso o tener necesidades especiales por la cesárea o por la lactancia; en cualquier caso, nuestro guardarropa podría volverse en nuestra contra.

¿Qué debe tener el guardarropa de la nueva mamá?

Sabemos que en poco tiempo podemos recuperar nuestra figura anterior o al menos acércanos a esta; aunque quizá alguna que otra prenda la demos por perdida, es posible volver a usarlas todas. De manera que, la recomendación no es sustituir todo nuestro guardarropa, con modificar nuestra alimentación e incorporar algo de ejercicio, volver al peso ideal es factible.

El guardarropas de una mujer embarazada no tiene por qué ser aburrido

Otras recomendaciones para adecuar nuestro guardarropa son:

  • Lo más conveniente es elegir la ropa que nos haga sentir bien; tener una prenda para cada ocasión y que pueda combinarse con ropa que aún te queda. Es normal que ninguna mujer quiera ponerse la misma ropa que usaba en el embarazo; por eso, es recomendable comenzar a buscarla con anticipación.
  • Un vestido que no te marque el cuerpo y sea adecuado para la época del año siempre es conveniente para salir del hospital o asistir a las consultas posnatales. Los abrigos y las chaquetas largas son aconsejables para disimular los kilos de más; en caso de que haya mucho calor, aquellos cortes que inician en el busto pueden ser una buena opción.
  • Como sabemos, la barriguita va a ser el máximo escollo a superar, además de ser el área más difícil de reducir, también interfiere en la forma de vestirnos. Por lo tanto, para disimular los excesos en la barriga es muy eficiente la estructura de la ropa; podemos elegir prendas que sean más ajustadas en la cintura, pero sueltas en el abdomen y los pechos.
La moda nos permite jugar con la ropa

  • Los cuellos en V, al parecer, son capaces de desviar las miradas hacia la parte de arriba; así como la ilusión que logran aquellas blusas ajustadas justo debajo del busto, pero que son más holgadas hasta la cadera. Elige blusas cuyo largo sea hasta el inicio de la cadera y evita aquellas por dentro del pantalón.
  • Como es de esperarse, quizá los jeans no nos van a acompañar en la primera parte de nuestro posparto, por eso aquellos pantalones que usábamos durante el período de embarazo seguirán siendo de ayuda. Llevarlos hasta nuestra talla actual es posible con costuras temporales; además los blusones largos son eficientes para tapar los bultitos y para usarlos con leggins.
  • Para no dejar nuestro presupuesto en crisis, podemos optar por compra ropa económica o de segunda mano, aquella que podamos usar para la transición y no nos importe desechar en poco tiempo. Recordemos que los pantalones deben ser cómodos, poco ajustados y apropiados para nuestra condición.
  • En el caso de las blusas, recordemos que nos encontramos quizá en el proceso de lactancia, donde algunas prendas no son convenientes para amamantar. Por eso, es preciso elegir blusas con apertura en la parte de adelante, de colores neutros y telas resistentes, que puedan sobrevivir al contacto con la leche, los vómitos y buches del bebé.

La moda nos permite jugar con nuestro guardarropa. Lo más importante es que te diviertas y te sientas cómoda con lo que uses. ¡Atrévete a estar siempre linda y coqueta!