6 alimentos que pueden provocar atragantamientos en los niños

Algunos alimentos pequeños y los huesecillos podrían causar un atragantamiento en los niños y poner su vida en peligro. Te enseñamos cuáles son los más habituales.
6 alimentos que pueden provocar atragantamientos en los niños
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 10 noviembre, 2022

En la dieta infantil es preciso evitar introducir ciertos alimentos que pueden causar atragantamientos, sobre todo durante los primeros años de vida. El sistema de deglución todavía no está totalmente desarrollado y una ineficiencia podría poner en riesgo la salud de los más pequeños.

Este es uno de los motivos por los que se recomienda que los niños siempre estén acompañados a la hora de comer. Es bueno que los padres supervisen el proceso y que alguien esté con ellos por si se produjese un atragantamiento. De esa manera, se puede tratar de ponerle solución lo antes posible.

Alimentos que pueden provocar atragantamientos

Vamos a mostrarte cuáles son los alimentos que pueden provocar atragantamientos para que trates de evitarlos en la dieta los niños más pequeños.

1. Cacahuetes

Los frutos secos son alimentos con elevada densidad nutricional. Sin embargo, resultan peligrosos durante las primeras etapas de la vida por su pequeño tamaño y su carácter duro. Además, el riesgo es todavía mayor cuando los cacahuetes se consumen enteros y con piel, ya que, en este caso, se podrían taponar las vías respiratorias.

2. Salchichas

Las salchichas aparecen señaladas en una investigación publicada en International Journal of Pediatric Otorhinolaryngology como alimentos peligrosos para los niños. En este caso, se incrementa el riesgo de asfixia por atragantamiento, lo que puede causar la muerte en el peor de los escenarios.

A pesar de ser comestibles con una textura blanda, las salchichas originan una gran cantidad de atragantamientos en los niños, sobre todo cuando se presentan cortadas en trozos.

3. Uvas

De acuerdo con un estudio publicado en BMJ, las uvas son alimentos que pueden causar atragantamiento y taponamiento de la tráquea de los niños debido a su tamaño y a su consistencia suave. Por este motivo, ha de evitarse su inclusión en la dieta de los más pequeños. Además, la presencia de pepitas en su interior podría agravar los problemas.

4. Caramelos

Los menores adoran los caramelos. Sin embargo, estos alimentos provocan el 15 % de los atragantamientos en niños en los Estados Unidos. El riesgo procede del pequeño tamaño de dichos productos y de su dureza, lo que podría generar asfixia en el caso de que se desvíen a la tráquea. Aparte, es posible que se desgranen en cachitos más pequeños que acaben alojándose en las vías respiratorias.

5. Carne

La carne supone el 12 % de los casos de atragantamiento en España. Esto se debe a que algunos niños cuentan con dificultades para masticarla de forma correcta. El riesgo es superior cuando hablamos de un tipo de alimento fibroso difícil de desgarrar, lo que generaría taponamiento de la tráquea en caso de desviarse de su camino óptimo.

6. Huesos

Todo aquello que tenga hueso es susceptible de generar un atragantamiento en los niños. Un ejemplo serían las cerezas. También las aceitunas pueden ocasionar problemas. Ahora bien, los huesecillos propios de los alimentos cárnicos son capaces de provocar más de un susto en los chiquitos. Por este motivo, se recomienda ofrecer estos alimentos ya cortados para limitar los riesgos.

Los alimentos con huesos son peligrosos para los niños, por lo que es mejor quitárselos antes de ofrecerlos. Además, en el caso de las carnes, conviene cortarla en trozos pequeños para reducir los riesgos.

Métodos para evitar atragantamientos en niños

Durante los últimos años se ha puesto de moda un método de alimentación en niños llamado Baby Led Weaning. A pesar de sus beneficios evidenciados, es necesario tomar ciertas precauciones para evitar atragantamientos que pongan en riesgo la salud de los más pequeños. Por este motivo, se recomienda que estén siempre vigilados cuando se les ofrezca algún comestible para su manipulación y consumo.

Por otra parte, es determinante evitar darle a los niños alimentos duros y pequeños como los ya mencionados. Si tienen huesos es mejor trocearlos y retirar esta parte para evitar problemas. En el caso de preparar papillas o purés, es prudente asegurarse de que la textura sea completamente homogénea.

Evitar atragantamientos es clave durante las primeras etapas de la vida

Como has podido comprobar, son varios los alimentos que podrían generar un atragantamiento en los más pequeños. Por este motivo, has de evitar su inclusión en la dieta, así como aplicar una serie de medidas de prevención en el caso de que estos productos aparezcan en la pauta.

Recuerda que un atragantamiento en los niños podría resultar fatal, más todavía cuando esté provocado por algún elemento duro y pequeño como un hueso. Si se da esta situación, lo mejor es actuar rápido y acudir a urgencias en caso de ser necesario.

Te podría interesar...
6 útiles para la alimentación del bebé
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
6 útiles para la alimentación del bebé

Los útiles para la alimentación del bebé resultan ser grandes aliados de los padres a la hora de proporcionar correctamente la comida al niño.



  • Altkorn, R., Chen, X., Milkovich, S., Stool, D., Rider, G., Bailey, C. M., Haas, A., Riding, K. H., Pransky, S. M., & Reilly, J. S. (2008). Fatal and non-fatal food injuries among children (aged 0-14 years). International journal of pediatric otorhinolaryngology72(7), 1041–1046. https://doi.org/10.1016/j.ijporl.2008.03.010
  • Lumsden AJ., Cooper JG., (2017) The choking hazard of grapes: a plea for awareness. Archives of Diasease in Childhood, 102:473-474