Cómo afecta la dislexia y la disgrafía a los niños

Adrianazul · 19 septiembre, 2015

La dislexia y la disgrafía figuran entre los trastornos específicos del desarrollo de las habilidades escolares, la primera afecta el proceso de lectura, mientras que la segunda causa dificultad con la expresión escrita. Pero tranquilízate todos los aspectos que pueden afectar a tu hijo son superables.

La práctica lectora, según explican diferentes textos psicopedagógicos, influye decisivamente y de forma general, en las habilidades lingüísticas. La lectura favorece la adquisición de vocabulario y agiliza el razonamiento verbal, por lo que la dislexia genera efectos contrarios.

La dislexia puede afectar más que la lectura porque también puede causar dificultades para escribir, hablar, con las matemáticas y con las habilidades sociales.

Por eso, y sobre todo en la edad escolar, algunos niños con este trastorno carecen de confianza en sí mismos, pues suelen sentir que son diferentes a otros niños y se preocupan de ser inteligentes o no.

No obstante, estudios científicos, entre ellos, los publicados en la revista Enfoques Educativos, afirman que la dislexia es una dificultad específica, independiente de la inteligencia.  Así que un niño puede ser disléxico tanto si es muy listo como si no lo es. La categoría dislexia sólo identifica falta de habilidad para la lectura.

Para mejorar la autoconfianza en tu hijo puedes alentarlo a elegir actividades que fortalezcan sus habilidades, que podría practicar después del horario de la escuela. Si le va bien en algún área, esto puede ayudarle a aumentar su autoconfianza y autoestima.

Según explica en un artículo Mark Griffin, fundador y director de Eagle Hill School, expertos han encontrado que muchas personas con dislexia tienen dificultad para distinguir o separar los sonidos en las palabras habladas. Algunos niños tienen problemas pronunciando en voz alta las palabras que no le son familiares.

Griffin asegura que no es raro que los niños tengan dislexia y disgrafía al mismo tiempo.

shutterstock_231951232

Escritura a mano

Los niños con disgrafía podrían tener problemas con la escritura a mano, organizando sus pensamientos en un papel, o con ambas.

Según Adelfo Tapia Pavón “llamamos disgráfico al que confunde, omite, une y/o invierte sílabas o letras de forma incorrecta”. Esta condición también dificulta la capacidad para entender expresiones del lenguaje, como el sarcasmo.

Pero para disfrutar del humor no es necesario el sarcasmo, bien puedes ver una película o un programa con tu hijo que tenga un humor fácil de entender, que tenga un lenguaje directo. Rían juntos y disfruten, luego podrían conversar sobre lo gracioso del programa.

Ten en cuenta que para los niños con disgrafía el hecho de escribir puede ser un proceso lento y difícil, por lo cual obligarlos a hacerlo les puede generar ansiedad.

Esta situación se puede manejar haciendo el ejercicio de escribir un diario u otras actividades que desarrollen el hábito de la escritura. Recuerde que todo individuo desaventajado en algo merece ayuda, comprensión y respeto. Con esto basta, pero muchas veces ni esto recibe.

shutterstock_208531888

Habilidades que pueden afectar la disgrafía

Control motor fino: La disgrafía puede afectar la capacidad de coordinar movimientos musculares pequeños de los dedos y otras partes del cuerpo.

Esto les puede causar dificultad en tareas como atarse los cordones de los zapatos, abrocharse los botones y manejar tijeras.

También les cuesta sostener el lápiz correctamente, ajustarlo a la mano cómodamente y escribir sin cansarse.

Procesamiento visual: Esta condición dificulta la habilidad para diferenciar patrones, colores y diferentes formas.

A los niños con esta condición les resulta complicado separar las palabras, letras, formas y números.

Además les cuesta escribir sobre o entre las líneas, dibujar números, letras y formas en proporción y tamaño adecuado, al igual que dibujar y leer mapas.

La planificación y la organización: En este aspecto les es difícil organizar sus pensamientos y organizarlos coherentemente, por escrito.

Recordar información clave y detalles importantes para escribir, pensar en palabras para escribir, al igual que usar gramática y sintaxis correctas mientras se escribe, también es todo un reto.

Sin embargo estas habilidades pueden educarse con tiempo, dedicación y la ayuda de psicopedagogos.