¿Cómo afecta la reserva ovárica a la fertilidad?

Saber la cantidad de óvulos con los que cuenta una mujer puede ser determinante para conocer sus probabilidades de concebir. Te contamos qué es la reserva ovárica, por qué disminuye constantemente y cómo se mide.

¿Has escuchado hablar alguna vez de la reserva ovárica? Se trata, simplemente, de la cantidad de óvulos que posee la mujer en un momento determinado. Ahora bien, dependiendo del resultado de este número, las posibilidades de embarazo pueden verse alteradas. ¿Sabes cómo afecta la reserva ovárica a la fertilidad femenina?

La reserva ovárica es un factor clave para la fertilidad de la mujer. Cuando nace, la cantidad de ovocitos con los que cuenta la mujer ronda el millón; a partir de la pubertad —y de los períodos menstruales— esta cantidad desciende considerablemente. En la pubertad, de hecho, se reducen a la mitad.

Esa cantidad de óvulos con los que la mujer cuenta en un momento determinado de su vida es de vital importancia a la hora de buscar un embarazo. Ahora bien, ¿cómo se cuentan? ¿Qué número indica una señal de alarma? ¿Qué factores afectan a la reserva ovárica? Trateremos estos interrogantes a continuación.

¿Cómo se mide la reserva ovárica?

Existen tres métodos para calcular la reserva ovárica de una mujer. Estos son:

  • Recuento de folículos antrales por ecografía.
  • Evaluación de marcadores endocrinos basales como la hormona foliculoestimulante, el estradiol, la hormona antimulleriana o la Inhibina B.
  • Pruebas que evalúan reacciones hormonales con fármacos.

Estas pruebas no solamente permiten saber si una mujer sufre problemas de fertilidad y precisar cuáles son sus chances reales de concebir, sino que también sirven para medir las posibilidades de éxito en un tratamiento de reproducción asistida.

¿Cuál es la reserva ovárica normal?

Desde los 16 años y aproximadamente hasta los 35, la cantidad de ovocitos en el organismo de la mujer suele ser buena; no obstante, cerca de esta edad, comienzan a descender drásticamente, ya que el cuerpo se prepara para la menopausia. Esto puede variar en cada mujer, y también dependerá de que no haya alteraciones como la menopausia precoz.

Los valores considerados normales para cada medición son los siguientes:

  • Folículos antrales: se mide entre el día 3 y 5 del ciclo menstrual; los valores normales promedian los 4,9 milílitros en plena etapa fértil.
  • Hormona foliculoestimulante: esta aumenta cuando la reserva ovárica disminuye; si es mayor a 10 mUI/ml, es una reserva baja.
  • Estradiol: sus valores normales son menores a los 40 pg/ml.
  • Hormona antimulleriana: los valores normales están entre los 0,7 y 3,5 ng/ml.
  • Inhibina B: unos resultados menores a 35-40 pg/ml indican problemas en la reserva ovárica.

¿La reserva ovárica a la fertilidad?

Como apuntamos antes, estos indicadores son fundamentales para las posibilidades que una mujer tenga de concebir. El motivo es que los folículos antrales, que son las estructuras donde los óvulos maduran, y las hormonas que antes detallamos son los componentes elementales para este proceso.

Por lo tanto, conocer su reserva ovárica permitirá a la mujer conocer cuáles son las probabilidades de lograr un embarazo. Es, además, un dato importante para la planificación familiar, ya que ayuda a determinar las chances de ser mamá en el futuro.

“Desde los 16 años y aproximadamente hasta los 35, la cantidad de ovocitos en el organismo de la mujer suele ser buena; no obstante, cerca de esta edad, comienzan a descender drásticamente”

Factores que disminuyen la reserva ovárica

El principal condicionante para la reserva ovárica de una mujer es la edad. Desde los 35 años en adelante —puede darse después en algunas mujeres— el número de óvulos con los que cuenta en su organismo comienza a descender drásticamente.

No obstante, además del inexorable paso del tiempo, también se pueden señalar otros motivos que pueden llevar a esta disminución. Por ejemplo, tratamientos médicos complejos como la radioterapia o la quimioterapia.

Asimismo, los hábitos de vida y las condiciones del entorno pueden influir. Aquí se incluyen el estrés, el peso y la condición física de la mujer, la contaminación del ambiente a la que se expone diariamente —especialmente si está en contacto con tóxicos y pesticidas— y hábitos nocivos como fumar.

La calidad del semen puede mejorar o reducir las chances de fecundar.

¿Qué hacer cuando existe una reserva ovárica disminuida?

Que los indicadores de esta capacidad sean bajos no quiere decir que la mujer ya no podrá concebir. De hecho, incluso es posible —aunque difícil— que esto se dé de manera natural.

Sin embargo, los tratamientos de fertilidad asistida de la actualidad permiten resolver la mayoría de las complicaciones que pueden presentarse. La fecundación in vitro es el método más escogido en estos casos.

En definitiva, queda claro en qué medida afecta la reserva ovárica a la fertilidad de la mujer. Se trata de un indicador fundamental, cuyo conocimiento puede ayudar a tomar acciones y planificar el futuro de la mejor manera.

Te puede gustar