Acusan a matrona de indicar oxitocina para forzar la cesárea

La indicación de oxitocina durante el parto es muy frecuente, sin embargo, recientemente, esto ha levantado sospecha en pacientes que aseguran que el propósito de este fármaco es drogar a las mujeres para que exista la necesidad de realizar cesárea.

Como sabemos, el costo de una cesárea es superior al de un parto normal, por lo cual, algunas personas creen que en ocasiones las clínicas podrían estar fomentando la realización de este procedimiento.

Algunas madres aseguran que les amenazaron con la colocación de oxitocina sintética durante todo el parto; esta droga tiene como función, la de inducir el parto; pero se combina con la inyección de epidural. Según las quejas de las pacientes, muchas de ellas decidían dar a luz de manera natural y sin epidural (anestesia que inhibe la sensación de dolor); es decir, que habían acordado no ser administradas con esa droga.

Sin embargo, matronas y médicos amenazaban constantemente con que si todo iba mal, se verían forzados a colocar la anestesia. Una vez que las cosas parecían salirse de control, las parturientas fueron indicadas con la anestesia, lo cual volvía el parto más lento y en consecuencia requería que se reavivase con la aplicación de oxitocina.

Matrona indicaba oxitocina desde 2010

La sospechosa por al menos seis años, se conoció como Kirsteen Stewart, matrona escocesa quien se declaró culpable de indicar oxitocina a unas 15 mujeres con el propósito de que sus partos terminaran en cesárea. El caso causó revuelo en particular porque la administración se realizaba sin el consentimiento de las pacientes, quienes ahora también acusan a los médicos por no regular la situación.

Como es sabido, las matronas no tienen facultad para medicar a sus pacientes, por eso se acusa también al personal médico de este procedimiento. La aplicación de oxitocina sintética está asociada al de la colocación de epidural, la cual fue administrada de manera deliberada ante cualquier manifestación de nerviosismo o incomodidad de las pacientes.

Por lo general, la administración de altas dosis de oxitocina causa contracciones difíciles de soportar para madres y bebés, ocasionando en estos últimos, consecuencias de sufrimiento fetal. Esta situación provocaba que se iniciara un procedimiento quirúrgico para salvar la vida de bebé, por lo cual la mayoría de estos casos concluía en una sorpresiva cesárea.

En tal sentido, por la vía de la cesárea, el trabajo pasaba a manos de los ginecólogos, lo que disminuyó el trabajo de la matrona encargada, al tiempo que mejoraba los ingresos del centro médico. Aunque hasta el momento, médicos y clínica no han sido involucrados legalmente en estos casos, muchas mujeres advierten que deberían ser investigados también.

 La opinión pública también se sintió afectada

En el momento, la noticia sobre las acciones de esta matrona causó mucha molestia a mujeres que no fueron afectadas y a la opinión pública en general.

En este aspecto, muchas personas aseguran que quizá esta mujer había realizado este mismo procedimiento en otros hospitales y por mucho tiempo, además, consideran que pudo haber complicidad de los ginecólogos en cuanto a la indicación de la oxitocina porque es algo que solo ellos están facultados para administrar.

La administración indiscriminada de la droga, provocó ciertas consecuencias a los bebés que estaban naciendo, lo cual ocasionó que estos necesitasen atención de urgencia al nacer. Pese a que no existen evidencias de que algún bebé falleciera por esta causa, el sufrimiento causado y el riesgo al que fue expuesto por estas acciones, es una situación que ha indignado a la opinión mundial.

Por otro lado, como consecuencia de la publicación de esta noticia, muchas madres aseguran haber pasado por casos similares. Madres de todo el mundo aseguran que fueron drogadas de manera indiscriminada antes de acudir a una cesárea de emergencia. Esto deja de lado el papel de las matronas o al menos de esta en particular, cayendo la responsabilidad de manera más directa en los ginecólogos.

En este caso, algunas personas aseguran que la promoción de la oxitocina para “ayudar” al parto, viene condicionada por factores externos y poco profesionales. Por ejemplo, es común durante los fines de semana, cuando se acerca el cambio de turno o la hora de la cena; es decir, que apresurar la llegada del bebé, significa tiempo libre y menos trabajo.

Sin embargo, no existen pruebas al respecto y vale destacar la excelente labor del personal encargado cuando los bebés vienen al mundo en las mejores manos. Según la OMS, el porcentaje de partos inducidos no supera el 10% en ninguno de los países registrados y es algo que se recomienda evitar a toda costa; pese a ello, se reconoce que la tasa de nacimientos por cesárea, siempre es superior en los centros privados.

 

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar