Cómo actuar ante una picadura de avispa

Carlos Lara · 25 noviembre, 2017
A pesar de que estas suelen causarnos pánico, conservar la calma y actuar adecuadamente es clave a la hora de tratar con este tipo de incidencias tan comunes en la vida cotidiana.

Muchos de nosotros hemos ya pasado por la experiencia de una picadura de avispa. Y aunque, regularmente no se trata de algo especialmente grave, aunque sí puede llegar a ser muy doloroso. Aún con ello, tanto si somos nosotros los que recibimos una picadura de avispa, como si es uno de nuestros hijos, vale la pena saber cómo actuar ante ello.

A continuación descubre cómo brindar los primeros auxilios ante una picadura de avispa y en qué circunstancias la picadura de este insecto puede ser peligrosa para la vida.

Síntomas de la picadura de avispa

Una picadura de avispa es algo bastante común en muchas partes del mundo, y aunque todas las picaduras son dolorosas e incomodas, lo cierto es que también depende bastante de la especie de avispa que habite en tu localidad, siendo comúnmente un peligro solo cuando se trata de un enjambre. Los síntomas comunes de una picadura de avispa son:

  • Sensación de hormigueo en los labios y dedos de manos y pies.
  • Inflamación y ardor en el área de la picadura.
  • Mareo leves.

Salvo la roncha y un leve ardor que pueden quedar varios días después de la picadura, los síntomas son leves y disminuyen hasta atenuarse bastante en pocas horas.

En la mayoría de los casos, el tratamiento de una picadura de avispa se remite a limpiar la zona y evitar una posible infección.

Sintomatología de atención urgente

Por supuesto, existen circunstancias en que la picadura de una avispa se vuelve más peligrosa, por lo que requieren atención médica inmediata. Un cuadro clínico que hace necesario acudir al médico es:

  • Fiebre.
  • Dificultad para respirar.
  • Pérdida de conocimiento.
  • Aceleración del pulso cardiaco.
  • Hinchazón del rostro o parte del mismo.
  • Mareos fuertes o sensación de aturdimiento que no disminuye.
  • Picaduras en áreas como cuello o nariz que puedan comprometer la respiración.

Consideraciones acerca de las avispas

Antes de pasar a los primeros auxilios, vale la pena destacar que las avispas cuentan con algunas diferencias a las abejas, y las cuales es conveniente conocer, al menos para el tema que nos atañe.

Aunque, las diferencias en su forma, ecosistemas donde habitan, alimentación y otros, representan información muy rica y variada, para el caso de las picaduras lo que nos conviene saber que a diferencia de las abejas, que mueren después de que su aguijón se queda clavado en la piel, en las avispas.

Cómo actuar ante una picadura de avispa.

El aguijón es parte de su sistema reproductivo, con lo cual es más resistente, y en síntesis, permite que una avispa pueda picar varias veces sin morir por ello.

¿Por qué es necesario informar lo anterior? Esto para ofrecer dos consejos, el primero es no dejar de prestar atención a una avispa que acaba de realizar una picadura, tomando por sentado que morirá. El segundo, no malinterpretar la ausencia de aguijón en la picadura como un indicador de que el aguijón se ha clavado, y está oculto por la hinchazón, con lo que su búsqueda para retirarlo lleve a herir más la piel.

Primeros auxilios

Para la mayoría de las picaduras, las pautas de acción serán casi las mismas:

  1. Trate de no mover demasiado el área afectada, en vista de no expandir el veneno de la picadura por el flujo sanguíneo.
  2. Lave el área de la picadura de avispa de forma suave con agua y jabón. No trate de apretar la roncha que empieza a formarse como manera para retirar el veneno. Puede usar hielo en primera instancia para tratar de reducir la hinchazón o aliviar el dolor.
  3. Aplique un antiséptico, esto permitirá la mayoría de las veces neutralizar la acción del veneno y patógenos presentes en la picadura de avispa, evitando con ello que la zona afectada evolucione en una infección.
  4. Tome, de ser necesario, un analgésico para aliviar el dolor punzante del área.

Emergencias respiratorias por una picadura de avispa

Las alergias, así como algunas enfermedades determinadas, pueden agravar sus síntomas cuando se recibe una picadura de avispa. El asma es uno de los casos en los que la picadura puede suponer un desenlace fatal si no se llama inmediatamente a una ambulancia.

Salvo algunas afecciones en las cuales baja la tensión arterial o se eleva demasiado el ritmo cardíaco, la mayoría de problemas graves que suceden en algunas personas cuando reciben una picadura de avispa.

Los problemas graves se deben a la respuesta inflamatoria que el cuerpo produce ante la picadura. En concreto, esta inflamación puede resultar en la obstrucción de la respiración, y de ahí la necesidad de actuar rápido ante cualquier sensación dificultad para tomar aire.