Actividades de verano para padres con recién nacidos

Aunque no puedas tomar todo el sol que quieras o pasar toda una tarde en la playa, hay muchas opciones para disfrutar del verano, incluso si tienes un bebé pequeño. Te dejamos algunas sugerencias de actividades para ti y para él.

Afortunadamente, sí hay varias actividades de verano para padres con recién nacidos. Si bien su duración no es excesiva, sí permiten disfrutar de momentos muy gratos. Así que, si has sido madre recientemente, no te abrumes porque no pasarás el verano encerrada ni mucho menos. Tienes a tu disposición varias alternativas y solo debes conocerlas para aprovecharlas. A continuación te comentamos algunas.

Precauciones que debemos tomar con un recién nacido en verano

Antes de proceder a la planificación de actividades veraniegas, debemos hablar de ciertos recaudos. El motivo es que, más allá de que el período de gestación en el vientre materno ha concluido, los recién nacidos aún están en plena etapa de maduración. De hecho, esto será así durante unos cuantos años más.

Su organismo y sus sentidos todavía no se han desarrollado lo suficiente; aquí se incluye también el sistema inmunológico, entre otros. Por ese motivo, el verano y sus características hacen más que necesario que tengamos en cuenta unas precauciones especiales. ¿A cuáles nos referimos? Estas son algunas de ellas:

  • Exposición al sol: debido a la naturaleza frágil de su piel, debemos evitar el contacto con el sol en la mayor medida posible. En los ratos al aire libre, sí o sí el bebé debe estar vestido y en la sombra.
  • Hidratación: para regular la temperatura corporal, el cuerpo suele expulsar una parte de sus reservas de agua. Es importante suministrar líquido al pequeño; si todavía toma leche materna, con eso bastará.
  • Evitar llevarlo a la playa, al menos hasta que cumpla los 6 meses de vida.
  • No lo abrigues demasiado: esto podría producirle sudoración excesiva e irritación en la piel.
  • Protégelo de los mosquitos, sumamente frecuentes en esta época.

Ideas de actividades de verano para padres con recién nacidos

Una vez que tengamos en mente las pautas anteriores, podemos comenzar a planificar actividades de verano para padres con recién nacidos. Si bien es cierto que las circunstancias nos limitan en varios aspectos, podemos considerar las siguientes sugerencias:

1. Jugar con el bebé

Los recién nacidos se encuentran en una etapa de sus vidas en la que están desarrollando sus sentidos. Para ayudarlo en este proceso, nada mejor que hacerle compañía y jugar con ellos.

El amor de una madre surge incluso antes del nacimiento.

Los juegos con la mirada o las manos permitirán que coordine poco a poco sus movimientos y aprenda a fijar la vista en algunas cosas. Además, si le hablamos de manera cariñosa y acompañamos la voz con unas suaves caricias, identificará rápidamente el timbre de su madre y este le transmitirá tranquilidad.

Para paliar las circunstancias climáticas, procura encontrar un lugar fresco, aunque no demasiado. Los bebés son sensibles a los cambios bruscos de temperatura; si vas a usar el aire acondicionado, hazlo antes de llevarlo al cuarto y a una potencia no muy alta. La habitación debe estar fresca, nunca fría. Y no está demás recordar que, lo que puede ser fresco para un adulto, puede ser demasiado frío para un bebé.

2. Ayúdale a conocer su cuerpo

Durante su primer mes de vida, los bebés no son conscientes de cómo usar las diferentes partes de su cuerpo. Apenas se manifiestan en ellos algunos reflejos innatos, como el de la marcha. Es buen momento, por lo tanto, para que lo incites a tocar y coger cosas con la mano o a mover su cabeza en alguna dirección.

Luego del segundo mes, verás que el pequeño ingresa en una fase de mayor sociabilidad. Interactuará más con su alrededor y sus movimientos comenzarán a tener una finalidad específica.

3. Paseos ocasionales

A diferencia del invierno, en el que las bajas temperaturas nos obligan a permanecer a resguardo, el verano puede ser una época propicia para pasar momentos al aire libre. Si tienes un bebé de pocos días, de seguro te preguntas si es aconsejable hacerlo.

La respuesta es que sí, siempre que tengas en cuenta algunos cuidados. Además de la ya explicada exposición solar, se deben evitar las temperaturas altas, el viento o el cambio de clima de la noche.

A partir de la segunda semana de vida, el bebé ya estará preparado para pasar unos minutos afuera. Procura que esté siempre protegido; los accesorios del carrito pueden serte de gran ayuda. El aire fresco le servirá para relajarse; esto se traducirá en un mejor descanso y un estado de ánimo sosegado.

“Para paliar las circunstancias climáticas, procura encontrar un lugar fresco, aunque no demasiado; los bebés son sensibles a los cambios bruscos de temperatura”

4. No te olvides del tiempo para ti misma

Los recién nacidos duermen la mayor parte del día. Por lo tanto, habrá muchos momentos en los que estarás en tu casa, pensando que hay poco y nada para disfrutar de esos minutos libres.

Sin embargo, esto no tiene por qué ser así. Si buscas relajación, la alternativa número uno, en cuanto a actividades de verano para padres con recién nacidos, es salir a despejarse. Por ejemplo, puedes darte un chapuzón en la piscina o dar una caminata. Lógicamente, necesitarás de alguien que cuide al bebé unos minutos.

Por las noches, puedes aprovechar la brisa fresca mientras te tomas algo en el balcón o en el patio, en compañía o en solitario. El verano es una temporada ideal para conectar con la naturaleza, siempre que evitemos los horarios de calor excesivo y el sol.

Como verás, la variedad es amplia en lo que hace a actividades de verano para padres con recién nacidos. No tienes por qué privarte de los grandes placeres del período estival: solo tienes que encontrar el momento adecuado y tomar ciertos recaudos para cuidar tu salud y la del bebé.

Categorías: Disfruta de la maternidad Etiquetas:
Te puede gustar