A mi hijo le cuesta hacer amigos

A muchos niños les cuesta hacer amigos por diversas razones, por esto es importante averiguar el motivo para ayudarlo de la mejor manera.

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López el 05 Noviembre, 2020.

Última actualización: 05 Noviembre, 2020

¿A tu hijo le cuesta hacer amigos? En las siguientes líneas te contamos por qué puede ser y las claves para poder ayudarlo. El proceso de socialización es muy importante para el desarrollo de los niños, pero hay muchos pequeños que tienen problemas para relacionarse.

Las amistades son importantes para sentirse aceptados y tener ese sentimiento de pertenencia a un grupo, que es tan necesario para su desarrollo. Cuando los pequeños ven obstáculos a la hora de interaccionar con sus iguales, pueden surgir problemas de adaptación e incluso de autoestima. Esto no quiere decir que no sea bueno que los niños jueguen solos de vez en cuando, sino que esta no es la única forma de divertirse.

La importancia de las amistades

Que nuestros hijos jueguen con amigos es muy importante para su desarrollo emocional y moral, además de que ayuda a desarrollar la empatía y saber cómo funcionan las normas sociales. Las amistades impulsan a los niños a saber reconocer las emociones que están sintiendo los demás, a tomar decisiones, resolver conflictos, entre otras muchas cosas.

Es por esta razón por lo que es tan importante que nuestros hijos hagan amigos. Gracias a ellos, los niños entenderán valores como el consuelo, el respeto, la confianza y el amor.

¿Por qué a tu hijo le cuesta hacer amigos?

Uno de los motivos por los que a un niño le cuesta hacer amigos puede ser que no haya alcanzado el nivel madurativo necesario para poder establecer la relación con otro niño. Esta maduración es alcanzada a partir de los 3 o 4 años, aunque también hay que tener en cuenta las diferentes personalidades de los niños a la hora de hacer amigos.

En este sentido, que un niño sea tímido o extrovertido va a afectar la forma en la que se relacione con los demás:

  • Un niño extrovertido no tendrá problemas a la hora de relacionarse con otros niños y, aunque se pueda llevar alguna decepción, suelen ser los líderes de su grupo de iguales.
  • A los niños introvertidos o tímidos les cuesta más relacionarse con otras personas, lo que les dificulta el momento de hacer amistades.

¿Qué más razones pueden ocasionar que a tu hijo le cueste hacer amigos?

No todas las dificultades que los niños encuentren a la hora de hacer amigos van a depender de su personalidad, también puede deberse a los siguientes motivos:

  • Pequeños que padezcan un problema de lenguaje y no sepan expresarse de forma adecuada, por lo que tendrán miedo a relacionarse y hablar por si no son aceptados.
  • Niños con TDAH que no tienen autocontrol ni la atención que necesitan para relacionarse con otros pequeños.
  • Niños con problemas auditivos también tendrán problemas para entender lo que le dicen en una conversación o para escuchar las normas de un juego, por lo que también se les hará más difícil relacionarse con otros.
  • Dificultades en el funcionamiento ejecutivo; pequeños que no saben esperar a que llegue su turno, compartir o controlar sus emociones, es decir, todas las habilidades que son necesarias para relacionarse con los demás.

¿Cómo puedes ayudar a tu hijo si le cuesta hacer amigos?

Si a tu hijo le cuesta hacer amigos, puedes llevar a cabo algunas de las siguientes estrategias que mencionamos a continuación.

Respetar los ritmos del niño

No debes forzar al pequeño a que se relacionen con otros niños; tiene que ser él mismo, poco a poco, el que se animen a hacerlo.

Darle amor y cariño

Si, como padre, eres cariñosos y afectuoso con tu hijo y le aportas confianza y seguridad, estarás estableciendo las bases para unas relaciones sociales exitosas.

Respetar su personalidad

Como padre o madre debes respetar la personalidad de tu hijos y no forzarlo a nada que no quiera.

Elogiar como refuerzo

Elogiarlo cuando sea capaz de mostrarse sociable y cooperativo con otros niños le alentará a relacionarse en otras ocasiones.

Permitir que pueda relacionarse con sus compañeros fuera del ámbito escolar

Puedes invitar a algunos compañeros a casa después del cole, hacer alguna fiesta o reunión el fin de semana o incluso organizar alguna excursión entre los padres y los niños.

Observar su comportamiento social

A veces los niños tienen conductas que no ayudan a la interacción con otras personas. Puede ser porque quiera que siempre se haga lo que él dice, que tenga una mala conducta como pegar cuando se disgusta, etc.

Evitar presionarlo para que haga amigos

Si siempre estás presionando y forzando a tu hijo para que haga amistades, al final se producirá el efecto contrario y aumentará su timidez. No hay que imponerle que haga amistades, sino mostrarle los aspectos positivos que tiene la amistad, pero nunca obligarlo.

Proporcionarle oportunidades para aumentar su círculo de amistades

Una buena idea al respecto sería apuntarlo a alguna actividad extraescolar que le guste. De esta manera, podrá aumentar sus amistades a la vez que hace lo que le gusta.

En definitiva, si a tu hijo le cuesta hacer amigos, es importante que tengas en cuenta estas estrategias y las pongas en marcha. Eso sí, antes de esto sería conveniente investigar cuál puede ser el motivo por el que a tu pequeño le cuesta hacer amigos.

Recuerda que lo más importante de todo es conocer a tu hijo, saber cómo es y cuáles son sus necesidades para poder proporcionarle el apoyo que necesita para conseguir establecer relaciones sociales de forma exitosa.

Te podría interesar...
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Adolescentes incapaces de hacer amigos: ¿qué hacer?

¿Qué podemos hacer con los adolescentes incapaces de hacer amigos? Te contamos cuándo te debes preocupar y cómo actuar al respecto.



  • Bacete, F. J. G., Barreda, A. R., Rojas, I. M., & Perrin, G. M. (2013). El aprendizaje de la amistad en la Educación Primaria. Un procedimiento intensivo para ayudar a los niños rechazados a hacer amigos. Apuntes de Psicología, 31(2), 155-163.
  • Fuentes Rebollo, M. J., & Melero Zabal, M. (1992). Las amistades infantiles: desarrollo, funciones y pautas de intervención en la escuela. Revista Investigación en la Escuela, 16, 55-67.
  • Mallet, P. (2016). La amistad entre niños o adolescentes: una fuerza que ayuda a crecer (Vol. 143). Narcea Ediciones.

Licenciada en Psicología por la Universidad de Murcia en 2009 (itinerario mixto en psicología clínica y educación). Máster de Práctica Clínica en Salud Mental por la AEPCCC (Asociación Española de Psicología Cognitivo Conductual) en 2010. Acreditada por la European Foundation of Psychology (EFP). Número de colegiado: COP Murcia MU:02396

Curso de Formador de Formadores, Formador Ocupacional, Psicología Infantil, entre otros por la Universidad Antonio de Nebrija. Experiencia como formadora en Escuela de Padres durante 4 años.

Participación en Symposium Internacional sobre Familia y Psicología de la salud, así como, en el estudio para la Identificación de Alumnos con Altas habilidades en Educación Secundaria, organizado por la Universidad de Murcia.

Psicóloga y directora de gabinete de psicología y educación durante 3 años. Redactora para revista online sobre maternidad, educación, bebés, psicología, etc.

Actualmente, trabaja como psicóloga a domicilio, desplazándose a casa del paciente con trastorno mental o emocional, especialmente en problemas educativos y clínicos infanto-juveniles (apoyo y refuerzo a niños con dificultades de aprendizaje, técnicas de estudio y orientación familiar).