8 consejos para ir a visitar al recién nacido al hospital

Mervis Romero · 19 noviembre, 2018
Tras nueve 9 meses de espera, es normal que los amigos y familiares quieran conocer al bebé. Pero ¿qué debes saber antes de ir a visitar al recién nacido al hospital?

No cabe dudas de que el nacimiento de un bebé trae alegrías a familiares y amigos; no obstante, las visitas excesivas al pequeño pueden acabar por provocar cansancio y estrés a los nuevos padres.

Por ello, a la hora de ir a visitar al recién nacido al hospital, es bueno que tengas en cuenta algunas pautas. De esta forma no perturbarás el proceso de adaptación de los padres y la tranquilidad del bebé. A continuación, te mostramos algunos consejos que te serán de gran ayuda.

8 consejos esenciales para ir a visitar al recién nacido al hospital

Es normal que, si es un familiar o tu amiga la que ha dado a luz, tengas el deseo de saber cómo es el bebé. Pero todos sabemos que los padres necesitan tiempo para adaptarse a las nuevas situaciones; por eso, debes ser precavido al hacer la visita. Por ejemplo, evita comentarios fuera de lugar y consejos no solicitados.

1. Consulta a los padres antes de hacer la visita

No te presentes por sorpresa, avisa con tiempo de tu visita para evitar llegar en un mal momento. Además, debes consultar antes si puedes ir al hospital, pues algunos padres deciden no recibir visitas hasta estar instalados en casa. En tal caso, respeta la decisión de los padres y espera el momento oportuno.

El parto implica varias fases.

2. Momento y tiempo adecuados para la visita 

Evita ir al hospital durante las primeras 24 horas a menos de que seas un familiar directo, ya que durante el primer día la madre necesita descansar. Además, requiere tiempo e intimidad para que el recién nacido se acostumbre a la lactancia.

La visita adecuada no debe durar más de 20 o 30 minutos, pues es el tiempo necesario para conocer al bebé, dar las respectivas felicitaciones y saber el estado de todos

Por otro lado, es mejor no ir a visitar al recién nacido al hospital cuando se acerque la noche, puesto que este es el momento que la mayoría de los padres usan para establecer las rutinas de descanso. Lo mejor es que este momento no se vea alterado ni interrumpido por otras personas.

3. Ten cuidado con los olores

Un detalle que suele pasarse por alto es el tema de los olores. Cabe destacar, que tanto la madre como el recién nacido los primeros días son muy sensibles a los olores. Por consiguiente, al ir al hospital sé prudente y procura no usar perfume ni cremas con fragancias fuertes.

4. Mantén la higiene y la pulcritud

Es vital mantener la higiene al estar cerca del bebé. Por eso, lávate las manos antes de entrar en la habitación del bebé y procura no ir con la ropa que hayas usado durante el día de trabajo.

Así mismo, recuerda que no debes fumar cerca de la habitación ni antes de la visita para evitar el olor a tabaco. Por último, si estás resfriado o  tienes alguna afección, aplaza la visita hasta que mejores.

5. Procura que no haya muchas personas en la habitación

No deben coincidir más de 6 u 8 personas en la habitación. De hecho, es mejor esperar y entrar por turnos de dos o tres personas. De esta manera, se evitan los ruidos extremos que abrumen a la madre y al recién nacido.

6. No insistas en coger al bebé si la madre no lo autoriza

Lo primordial para el pequeño es estar con su madre, y no estar pasando todo el rato de brazos en brazos. Si está tranquilo con sus padres, está dormido o comiendo, no insistas en cogerlo. Las separaciones del niño de la madre, aunque sean por pocos minutos, interfieren en el proceso de una lactancia eficaz.

Una buena alimentación es elemental para hacerle frente a diferentes enfermedades congénitas, entre ellas, las metabolopatías.

7. No te olvides de los hermanos mayores

Si el nuevo integrante de la familia tiene hermanos mayores que estén presentes, no los dejes de lado, préstales también atención. Además, si los padres necesitan ayuda para su cuidado, puedes prestarte para quedarte con ellos hasta que vuelvan a casa.

8. Cuidado con los detalles

Uno de los consejos que te damos antes de ir a visitar al recién nacido al hospital es preguntar a algún familiar cuál es el mejor detalle tanto para los padres como para el bebé. A veces, un accesorio como ropa, juguetes o un biberón es la mejor opción. Piensa que quizás la madre esté pensando en recuperar su figura y lo menos que le apetece es comer chocolate o dulces.

Ante todo, piensa que los nuevos padres estarán encantados de que compartas con ellos esa maravillosa experiencia, pero a la vez cansados y con ganas de intimidad. ¡Vamos a ponérselo fácil!

  • Doménech, E., & Rodríguez-alarcón, N. G. J. (2008). Cuidados generales del recién nacido sano. Asociación Española de Pediatría, 20–28.