Almohadas y cojines para la lactancia

Yamila Papa · 10 octubre, 2018
Las almohadas y cojines para la lactancia se convertirán en tu principal aliado durante la etapa maravillosa de ser madre. Gracias a estos elementos, tu bebé estará más cómodo y tú evitarás los típicos dolores de espalda y cuello.

Amamantar al bebé es uno de los momentos más hermosos y especiales para una mujer. Sin embargo, las malas posturas pueden ser algo incómodas y generar dolores de espalda y cuello. La buena noticia es que existen almohadas y cojines para la lactancia, cuyo objetivo es mejorar la experiencia de dar el pecho.

Por qué usar almohadas y cojines para la lactancia

No hay dudas de que amamantar es perfecto para conectar con el bebé y es también una experiencia maravillosa. Sin embargo, cuando nos estamos adaptando a este proceso y no tenemos experiencia, puede resultar algo incómodo y complicado.

Los dolores de espalda y cuello no tardan en aparecer, y si a eso le sumamos que al principio el pequeño puede no saber bien cómo comer, resultará bastante estresante.

Es fundamental que estemos tranquilas y sobre todo, cómodas. De esta manera, no le ‘pasaremos’ las tensiones al pequeño.

La lactancia es un gran desafío (como tantos otros en la maternidad), pero lo bueno es que podemos encontrar un sinfín de objetos que nos ayudan a atravesar esta situación de la mejor manera.

Las almohadas y cojines para la lactancia son artículos que la mayoría de las mujeres compran antes de la llegada del bebé. Según su forma y tamaño, incluso pueden servir durante las últimas semanas de embarazo si tenemos problemas para dormir bien.

Después del parto, este cojín se convertirá en un gran aliado para la madre, ya que le permitirá amamantar sosteniendo correctamente al bebé y evitando las tensiones en la espalda y el cuello.

La retención de leche puede transformarse en un gran escollo para muchas mamás.

¿Cómo son los cojines para madres lactantes?

Básicamente, un cojín de lactancia es una almohada en forma de media luna rellena de diferentes materiales (microperlas, semillas, fibras de poliester, lana, etc) cuyo objetivo es brindar apoyo para amamantar.

Con ellos, los bebés se mantienen en una posición segura y cómoda y las madres no deben cargar con el peso del niño cuando lo alimentan.

La mamá descansa los brazos, el cuello y los hombros, mientras que adopta una postura más relajada. Además, puede dar el pecho sentada en la cama o en una alfombra en el suelo. Incluso si tenemos una mecedora o sofá especial, el cojín sigue siendo infaltable debido a su gran comodidad.

Almohadas y cojines para la lactancia: requisitos

Hoy en día, hay decenas de almohadas y cojines para la lactancia en el mercado. Por eso, debes saber qué requisitos ha de cumplir para convertirse en tu aliado perfecto mientras alimentas a tu bebé:

1. Comodidad

Es fundamental que nos sea útil y cómodo, tanto para el pequeño como para la madre. Te recomendamos que lo pruebes antes de comprarlo.

2. Transpirable

Cuando amamantan, los bebés sudan. Eso se transforma en calor y humedad para todo lo que le rodea. Si el cojín está hecho de una tela transpirable, será más agradable para él.

“Gracias a las almohadas y cojines para la lactancia, los bebés se mantienen en una posición segura y cómoda y las madres no deben cargar con el peso del niño cuando lo alimentan”

3. Altura correcta

Es preferible comprar un modelo de cojín más alto, ya que luego se amoldará al tamaño y peso del bebé. Lo importante es que permita que su boca llegue bien al pezón y succione correctamente.

4. Antialergias

Es vital verificar que los materiales con los que ha sido confeccionado el almohadón sean 100% antialérgicos. Recuerda que la piel del bebé es muy delicada y ciertas texturas podrían ocasionarle una reacción o erupción.

Tipos de almohadas y cojines para la lactancia

Si tienes pensado ir a comprar uno de estos elementos, ten en cuenta que en las tiendas habrá varias opciones de almohadas y cojines para la lactancia. Los modelos más comunes son:

1. Cojín de lactancia en forma de U

También se conocen como ‘media luna’. Se colocan a la altura de la cintura de la madre (con los extremos hacia la espalda) y el bebé se apoya en la parte delantera. Pueden estar rellenos de diferentes materiales, aunque el más popular hoy en día es el de bolas de fibra.

Muchas parejas ven disminuida su vida sexual a causa de la combinación sexualidad y lactancia materna.

2. Cojín de lactancia con juguetes

Similar al anterior, pero pensado para cuando los bebés crecen un poco, ya que incluye una especie de tiras en las que se colocan juguetes, libros inflables, sonajeros, muñecos, etc.

3. Cojín de lactancia con altura ajustable

Nos permite elegir entre tres posiciones diferentes, según el tamaño del bebé. Son varios almohadones cosidos a un centro que se pueden mover hacia un lado u otro, según sea más cómodo.

Por último, podemos encontrar los cojines de forma alargada, que se usan durante el embarazo y luego se adaptan a la lactancia.

Como habrás notado, existen varias alternativas; todas ellas te serán de gran ayuda en esta etapa tan importante de tu vida y de la de tu bebé. ¡Escoge tu preferido!