7 sentimientos posteriores al embarazo de los que nadie te advierte

23 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Después del embarazo, hay algunas emociones y sentimientos de los que nadie te advierte. Hablamos sobre los más comunes.

Todo el mundo tiene consejos para cuando una mujer está embarazada para que se cuide. Pero pocas personas se toman el tiempo necesario para preparar a las embarazadas para la montaña rusa emocional que se produce una vez que se ha dado a luz. Los altibajos emocionales y la dificultad de entender tus sentimientos posteriores al embarazo pueden ser tan grandes que hasta debiliten a la mujer más fuerte.

Por eso, a continuación, queremos hablarte sobre algunos sentimientos con los que puedes encontrarte después de dar a luz. Tus hormonas están revolucionadas y es normal que te sientas así, pero es necesario que sepas cuáles son para que no te pille de sorpresa y no te sientas culpable.

Sentimientos posteriores al embarazo

Mamá mirando a su recién nacido mientras duerme en la cuna y pensando en los sentimientos posteriores al embarazo.

1. Hipersensibilidad

Una sensación muy normal después de dar a luz es la sensibilidad; puedes sentirte profundamente afectada emocionalmente por todos y todo. Ver las noticias podría hacerte llorar y dejarte con un profundo dolor por personas a las que ni siquiera conoces.

Tus emociones están por todos lados y tu instinto de nutrir todo puede estar entrando en juego. No necesariamente tienes que tener depresión posparto solo porque parece que no puedas contener las lágrimas. Pero si notas que esa tristeza impide que hagas una vida normal, entonces sí será necesario que busques ayuda de un profesional de la salud mental.

2. Tristeza

Tus ojos podrían no parar de llorar después del parto, pero no significa que estés triste por ser una madre reciente. Es normal llorar por estas pequeñas cosas, como no saber muy bien cómo cambiar un pañal o simplemente porque no te esperabas que fueses a estar tan cansada todo el tiempo.

Los sentimientos de tristeza intermitente, llanto e hipersensibilidad emocional no son inusuales. Son una parte común de la depresión posparto, un estado temporal de cambios de humor que no dura más de unos pocos días o semanas.

La tristeza posparto no debe confundirse con los trastornos del estado de ánimo y la ansiedad posparto. Síntomas severos del estado de ánimo y ansiedad combinados con síntomas como pérdida de motivación, trastornos del sueño, pensamientos perturbadores, sentimientos de desesperanza o pensamientos suicidas deben abordarse de inmediato con un profesional de salud mental.

3. Ira, uno de los sentimientos posteriores al embarazo

Quizá nadie lo admita, pero es perfectamente normal tener algunos sentimientos de ira en los días posteriores al parto. Ya sea porque estés enfadada contigo misma por no saber nada sobre la lactancia materna o simplemente porque te enfadas con el mundo porque no sabes cómo conseguir que tu bebé deje de llorar.

Es normal, pero debes entender que la ira te avisa de que debes cambiar algo para encontrar de nuevo el equilibrio emocional.

Sin embargo, la ira y la irritabilidad significativas pueden ser un síntoma de los trastornos del estado de ánimo posparto. Si tus síntomas te impiden sobrellevar la situación, entonces, será necesario que acudas a un profesional de la salud mental para mejorar y recuperar tu equilibrio emocional.

4. Alegría

¡No todo es malo! Sabes que tu bebé te ha traído una gran alegría a tu vida, pero no sabías lo abrumador que puede ser esa alegría hasta que lo tuviste por primera vez en tus brazos. Tus emociones positivas son exageradas después del parto, al igual que las negativas, y esta felicidad abrumadora, generalmente, encuentra su camino en la combinación de emociones, haciéndote sentir un “subidón” natural a veces.

Es casi increíble que alguien tan pequeño, que no hace mucho, pueda traerte tanta alegría que te haga llorar. Un bostezo, una tos…, estas cosas aparentemente normales pueden desencadenar algunos de los momentos más felices de tu vida. Desde llorar lágrimas de alegría hasta reírte incontrolablemente por la cosa más tonta, la cima de la montaña rusa es bastante impresionante.

5. Miedo, otro de los sentimientos posteriores al embarazo

En cuanto te conviertes en madre conoces una serie de nuevos miedos, incluso si nunca antes has sido una persona que se preocupara por las cosas. Desde miedos menores hasta miedos más complejos, este sentimiento de temor puede ser abrumador para muchas madres en las primeras etapas de la maternidad.

Mamá con su recién nacido en brazos desesperada.

Tener miedo de no hacer lo correcto para tu hijo porque no sabes lo primero sobre la crianza no es un sentimiento nuevo, pero es nuevo para ti. Definitivamente, no eres la primera madre en luchar contra los miedos, incluso los irracionales, pero ganarás siempre.

6. Nerviosismo

Es posible que te sientas nerviosa en las semanas posteriores al parto y esto es algo absolutamente normal. Es posible que te sobresaltes de manera más fácil, que te pongas tensa e incluso con ansiedad. Esto puede resultar inquietante para alguien que nunca se ha sentido así en la vida.

Ten la seguridad de que esto no es inusual. No duermes bien, te preocupas por más cosas de lo normal, estás cansada, crees que no haces las cosas bien y la ansiedad comienza a apoderarse de ti. A medida que te adaptes a tu nueva vida, esa sensación de ansiedad irá desapareciendo poco a poco.

7. Dudas

No muchas madres lo admitirán, pero el sentimiento de duda, como el de dudar si deberías haber tenido hijos o si eres capaz de ser una buena madre, es, en realidad ,normal. Tendemos a pensar que la maternidad es un instinto, por lo que sabremos exactamente qué hacer cuando nazcan nuestros bebés, pero ese no es el caso.

En definitiva, aunque estos sentimientos son normales, trata de no ser demasiado dura contigo misma. Las semanas posteriores al parto son un proceso de aprendizaje tanto para ti como para tu bebé. Nunca dudes de ti como madre, pues eres capaz de ser la mejor para tus hijos.

  • Nanzer, N. (2015) La depresión postparto: Salir del silencio. Editorial: Octaedro.