7 respuestas sobre las hernias en los bebés

Amanda · 10 mayo, 2016

Las hernias en los bebés son bastante comunes, sin embargo, no dejan de preocupar a los padres, sobre todo cuando estos son primerizos. Es posible que un bebé nazca con una hernia, de hecho es algo frecuente en aquellos que son prematuros.

Porque sabemos que es una causa de alarma, en este post queremos ofrecer algunas respuestas sobre este tema y en especial destinadas a explicar que no siempre son motivo de preocupación los diferentes tipos de hernias en los bebés.

Las hernias no son causadas por otra enfermedad

La aparición de hernias en los recién nacidos se debe básicamente a que estos tienen aberturas naturales en su musculatura. Estos espacios deben comenzar a cerrarse a medida que se desarrollan, pero antes, pueden dar paso a pequeños extremos del intestino que se alarga hasta la última capa de la piel.

En ciertas ocasiones la aparición de hernias está relacionada a condiciones como el Síndrome de Down, pero en la mayoría de los casos no tiene ninguna correspondencia con el desarrollo de otras enfermedades.

Los síntomas son reconocibles

Por lo general las hernias aparecen en los mismos lugares y son perceptibles a simple vista o mediante el tacto; son pequeños bultos que sobresalen por debajo de la piel y alcanzan el tamaño aproximado al de un pulgar.

f015af762c7b447eb1154830bdac4cf9

Pueden pasar varias semanas y hasta meses después del nacimiento del bebé para que puedan notarse las hernias, pero estas serán más visibles ante cierto esfuerzo del pequeño, por ejemplo si llora. Es posible que causen dolor al palparlas o ante situaciones de actividad en el niño

Las hernias más comunes en los bebés son la umbilical y la inguinal

Cualquier niño puede desarrollar estas hernias, las cuales a diferencia de los adultos, se producen debido a las aberturas naturales de los tejidos de los bebés. En el caso de la hernia umbilical, se trata de un padecimiento muy simple, en la mayoría de los casos es indolora.

Por su lado, la hernia inguinal aunque es más frecuente en los varones, también puede afectar a las hembras. En los niños, suelen aparecer en la zona de la ingle y el escroto, afectan al menos al 5% de los varones y por lo general requieren intervención quirúrgica.

Es posible que la hernia impida la circulación sanguínea

Si ya detectaste que tu hijo tiene una hernia, es recomendable consultarlo con el pediatra, este te indicará si es necesaria una intervención quirúrgica. Aunque las hernias más comunes pueden ser inofensivas, es posible que ante un esfuerzo del niño, la protuberancia aumente su tamaño y se quede atrapada causando obstrucción en la circulación de la sangre.

Esto podría provocar dolor y un daño permanente en los tejidos correspondientes al órgano involucrado. De igual manera, puede causar vómitos, dolor e inflamación; si esto sucediera, los especialistas siempre recomiendan una cirugía.

No siempre las hernias umbilicales requieren cirugía

2b0364c8766d9c019a50a25965af6eb7

Es normal que cause asombro y preocupación que el bebé tenga una hernia que algunas veces es bastante grande; sin embargo, no siempre es un padecimiento que requiera ser intervenido quirúrgicamente. En estos casos, el bebé puede convivir con su hernia de manera cómoda y sin riesgos.

En condiciones normales la hernia umbilical desaparecerá por sí sola en un período máximo aproximado de tres años, en pocos casos pueden acompañar a los pequeños hasta los cinco años de edad. No obstante, la cirugía se hace ineludible en caso de que el niño presente otros síntomas, se haya ablandado la protuberancia o haya perdido su color normal.

Las niñas también pueden padecer de hernia inguinal

En la mayoría de los casos la hernia inguinal es padecida por varones, sin embargo, las niñas también pueden llegar a padecerla. Al igual que cualquier otro recién nacido, los espacios que aún no se han cerrado en los músculos pueden permitir la aparición de protuberancias en la piel.

En el caso de las niñas es menos común que aparezca en la zona de la ingle, donde el extremo del intestino que se alarga puede llegar hasta los labios vaginales, originando un pequeño bulto fácil de palpar en esta parte del cuerpo. Se trata de una hernia que tiende a desaparecer en poco tiempo, pero también puede ser eliminada por medio de cirugía.

No todos los bultitos en la piel son hernias

Otras afecciones podrían originar protuberancia similares a las hernias, en especial las situadas a nivel inguinal. En ocasiones se trata de acumulación de líquido, mejor conocida como hidrocele, común en los bebés y capaz de desaparecer en un periodo de 24 meses.

En el caso de los varones, existe una afección con frecuencia confundida con la hernia inguinal, como lo es la presencia del testículo retráctil. Esta condición, provoca la aparición de una pequeña protuberancia en el escroto cuando este se retrae y vuelve a descender.