7 razones para no regalarle demasiados juguetes al niño

Amanda · 1 junio, 2017

Pocos temas son tan delicados como aquellos que increpan la manera en que criamos a los hijos. Los regalos que damos a los pequeños son casi siempre el motivo por el cual a veces nos reprochan. En la época actual muchos padres compensan las carencias con regalos. Creemos que regalarle juguetes reemplaza el tiempo que no le damos.

No obstante, la principal razón para comprar muchos juguetes, es que estamos locos por ellos. Les regalamos porque queremos y lo disfrutamos, y en general, no aceptamos reproches al respecto. Es mi hijo y le doy lo que no tuve, todo lo que quiere se lo merece y si puedo pagarlo es mi asunto. Sin embargo, algunas investigaciones han revelado que esta decisión no siempre es la correcta. Veamos de qué se trata.

¿Está mal regalarle demasiados juguetes?

 

De alguna manera está justificado que los padres quieran ver felices a sus hijos. Como es de suponerse, el momento en que reciben un juguete de regalo, es para ellos la dicha más grande, aun cuando no les dure mucho. Verlos sonreír es nuestra alegría también, por eso lo hacemos.

Recientemente, los investigadores han encontrado un riesgo probable cuando regalamos demasiado a los pequeños. Explican un padecimiento al que le denominan “síndrome del niño hiperregalado“. Este problema está relacionado más con el tipo de obsequio que recibe, que con el hecho de ser regalado.

¿Qué ocurre si le regalamos juguetes?

No es malo regalarle juguetes, sobre todo cuando estos pueden favorecer la imaginación del niño. También los hay didácticos y entretenidos. Sin embargo, los problemas comienzan a surgir cuando exageramos en la cantidad de juguetes. Algunos niños son realmente hiperregalados, pero es un límite que deben colocar los padres, no el pequeño.

A un niño no le cuesta mucho acostumbrarse a recibir juguetes de regalo. Por lo general, los recibe sin hacer ningún esfuerzo, lo cual impide que pueda valorarlo de la manera correcta. No es lo mismo recibir un regalo bien merecido, que solo aceptar uno más. Esto trae como consecuencia, que el niño no sea consciente de la verdadera importancia de que te den un regalo. Otras razones para no regalarle demasiados juguetes, son las siguientes.

  • Su imaginación es más limitada, pues solo se acostumbra a jugar como los juguetes lo indican. Esto da lugar a que el niño deje de crear cosas que están en su mente
  • Solo se divierte con los juguetes
  • Poco a poco pierden el entusiasmo por los juguetes porque tiene demasiados
  • La mayoría de los regalos se quedan acumulados y olvidados, porque siempre tendrán algunos favoritos
  • Tendrá más trabajo a la hora de ordenar su habitación, razón por la cual, la mayor parte del tiempo habrá desorden
  • En algunos casos, estos niños se vuelven egoístas y caprichosos. En gran medida este tipo de actitud prevalece hasta la edad adulta
  • El niño es propenso a sufrir frustración, puesto que en el mundo real no se puede tener todo. Este problema también puede presentarse en la adultez, donde suele ser muy diferente de cuando eran niños

Otras opciones a regalar juguetes

Como hemos dicho, los juguetes son importantes en el desarrollo del niño. Sin embargo, como sabemos, ellos terminan sintiendo mayor atracción por algunos en particular. Los expertos recomiendan, que evitemos regalarle juguetes con demasiadas luces, sonidos y funciones, pues ellos necesitan ser creativos. Además, existen otras opciones que pueden ser estupendos regalos, por ejemplo, los siguientes.

  • Viajes y paseos. Acostumbremos a los niños a esforzarse por ganarse un paseo o un viaje. No hay recuerdos más bonitos que aquellos de viajes en familia; los niños suelen apreciar mucho estos momentos
  • Los libros son irremplazables. Desarrollar el hábito de la lectura desde la infancia, es el mejor regalo que se le puede hacer a una persona. Regala un libro y enséñalo a disfrutar el arte de leer
  • Regala momentos de familia. La mayoría de las actividades familiares se disfrutan cuando son consensuadas. Pregúntales qué les gustaría hacer, si quieren ir al zoológico o a conocer el mar. Comenta que deseas regalarles la oportunidad de descubrir esos lugares que les apasionan
  • De vez en cuando, vale que se den un gusto con un gran helado o elabora un cotillón de dulces saludables.