7 preguntas al ginecólogo sobre el embarazo

La gestación es un proceso cargado de incertidumbre. Al principio, nos invade una enorme emoción. Vamos a convertirnos en madres y solo queremos disfrutar de nuestra dicha. Pasado el furor inicial, caemos en la cuenta de que realmente no tenemos apenas información. Es entonces cuando somos conscientes de que es hora de hacerle unas preguntas al ginecólogo sobre el embarazo.

Muchas mujeres suelen sentir una cierta aprensión ante esta situación. Temen que la visita sea incómoda, que les hagan daño o que pueda ocurrirle algo al bebé. Es importante saber que el ginecólogo es un experto y que no podemos estar en mejores manos.

Sentirnos tranquilas y saber qué preguntarle no es fácil. Miles de cuestiones sobre el proceso se amontonan en nuestra cabeza. Como especialista contestará pacientemente a cada una de ellas, brindándonos información sobre nuestro cuerpo y el desarrollo del feto.

Preguntas al ginecólogo sobre el embarazo

Las preguntas al ginecólogo sobre el embarazo suelen ser variadas. Algunas se centran en el tipo de alimentación, las rutinas diarias o cómo evitar el malestar. Otras, más serias, sobre el estado de salud de la embarazada y del embrión.

Ginecologo hablando con su paciente

1. ¿Qué alimentos debo evitar?

En principio, con llevar una dieta equilibrada y sana es suficiente. Debe restringirse aquello que tenga ácidos grasos saturados, los azúcares refinados y los alimentos procesados.

Pese a la creencia popular, en el embarazo no se debe “comer por dos”. Una alimentación rica en vitaminas, minerales, proteínas y grasas saludables es perfecta para cualquier tipo de mujer, ya sea gestante o no.

2. ¿Qué puedo hacer para evitar las náuseas?

La mayoría de las mujeres embarazadas suelen experimentar náuseas. Es un proceso normal, pero bastante incómodo. Afortunadamente, hay numerosos métodos que alivian esta desagradable sensación.

Es recomendable tratar de estar hidratada y masticar despacio los alimentos. Solo se debe comer cuando se tenga hambre, no sintiéndose forzada. También existen una serie de toallitas desinfectantes cuyo olor a alcohol ayudan a eliminar las náuseas.

3. ¿Puedo seguir haciendo ejercicio?

Una de las preguntas al ginecólogo sobre el embarazo más frecuentes es acerca del deporte. Pese a las diversas leyendas, hacer ejercicio durante el embarazo es muy beneficioso.

Disciplinas como la natación o salir a correr no requieren apenas esfuerzo, y aportan paz mental. Las actividades que mantienen en funcionamiento los músculos no solo mejoran la forma física, sino también la psique.

4. ¿Cuáles son las vitaminas y minerales más recomendables durante el embarazo?

Aunque todas las vitaminas y minerales son necesarios, el ácido fólico es primordial. Ayuda a prevenir los defectos del tubo neutral, que afectan al cerebro y a la médula espinal del bebé.

Es importante comenzar a tomarlo poco antes de quedarse embarazada. Los expertos recomiendan unos 400 micro gramos diarios, sobre todo si la madre presenta un problemas de diabetes u obesidad.

5. ¿Puedo mantener relaciones sexuales durante el embarazo?

Sí, se pueden mantener relaciones sexuales durante el embarazo. De hecho, sirven como ejercicio para los músculos vaginales cara al futuro parto. Es una buena forma de eliminar el estrés y la ansiedad, además de resultar muy placentero debido a la lubricación.

 

Madre. La palabra más bella en manos de la humanidad

-Kahlil Gibran-

 

 

Ginecologa esplicandole algo malo a su paciente

6. ¿Cómo se calcula el nacimiento del bebé?

El ginecólogo es el encargado de decirte cuando nacerá tu bebé. Se calcula de diversas formas, entre ellas, sumando 280 días a la fecha de tu última menstruación.

También pueden usarse calculadoras especializadas, en las que únicamente hay que añadir los datos. Esto solo se tiene en cuenta si la madre tiene una regla regular cada 28 días.

7. ¿Hasta qué mes puedo seguir trabajando?

Depende de cada mujer. Hay algunas que a los pocos meses de embarazo necesitan ya guardar reposo. Otras, mientras tanto, aguantan trabajando hasta pocos días antes del parto.

Cada embarazo es distinto, por lo que es mejor preguntarle al ginecólogo. Si tu trabajo requiere un esfuerzo físico muy grande, lo mejor es que lo pospongas hasta que nazca el bebé.

Convertirse en madre es una gran aventura. Educar y querer a un niño, una bendición que no todos tienen la suerte de experimentar. Es normal sentir ciertos miedos ante la idea del embarazo y el parto, pero lo importante es no sucumbir ante ellos. Acudir al ginecólogo y mostrarle tus preocupaciones siempre será beneficioso.

 

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar