7 ejercicios que ayudarán a canalizar la energía del niño hiperactivo

Canalizar la energía de un niño hiperactivo puede ser difícil, pero no es imposible. No todos los niños con mucha energía padecen de TDAH, sin embargo, aquellos que si lo sufren son complejos. Aprender a manejar este padecimiento, es muy importante para el niño y su familia.

El TDAH es un trastorno que se produce en la infancia, afecta a un 4% de la población infantil. Se presenta a nivel neurobiológico, por lo cual requiere atención en varios aspectos. Los padres suelen sufrir de estrés al no encontrar alguna actividad que pueda entretener o agotar al niño.

Entretener a un niño hiperactivo no es fácil ya que su nerviosismo les hace saltar de una cosa a otra. Necesitan actividad para no aburrirse y drenar su exceso de energía.  Entre los rasgos más frecuentes de los niños con hiperactividad se encuentran los movimientos de pies y manos. También se manifiesta la necesidad de levantarse  o hablar continuamente, así como  la conducta impulsiva.

Características del niño hiperactivo

Un niño hiperactivo puede identificarse por su conducta en general. Aunque en gran medida los síntomas de este trastorno pueden ser confusos, es preciso atender a ellos por igual. Lo principal en estos casos es determinar que sea una conducta repetitiva en intensa.

  • Su comportamiento no parece ser acorde a su edad. Por lo general, actúa como si fuera menor de lo que en realidad es.
f1b949ea37dc293e2e1de489e7e6f100

  • Tiene problemas para mantener la concentración y no atiende a lo que es necesario
  • Sus trabajos no son de buena calidad debido a su desorganización
  • No concluye la mayoría de las tareas que comienza o las interrumpe regularmente
  • Durante las actividades que ameritan que esté sentado, no deja de levantare; por ejemplo comiendo o en clases
  • Tiende a hacer las cosas por impulso, sin pensar antes de actuar
  • Mantiene un movimiento repetitivo en manos y pies
  • Suele causar interrupción a los demás, especialmente cuando hablan o mientras están ocupados
  • No deja de correr y saltar
  • Se le dificulta relacionarse con otros niños debido a su desorden. Además, no sigue reglas de juego en grupo y desea cambiar de actividad de manera constante
  • Siempre olvida las cosas, pierde objetos o no sabe donde coloca nada
  • Su comportamiento provoca quejas de maestros y otros adultos. Suele ser desobediente.

¿Cómo entretener a un niño con hiperactividad?

865e84ca2ff8b3331b209acdc8614eda

Como hemos visto, el comportamiento del niño hiperactivo complica la paciencia de la mayoría de las personas. Por lo tanto, encontrar actividades que lo motiven y mejoren su concentración es clave.

Entretener a un niño con hiperactividad es complicado. Por ello, hay algunas actividades específicas que pueden ser útiles en estos casos. La idea es que los divierta, los entretenga y favorezca su conducta.

El objetivo principal es reducir su impulsividad e inquietud motriz y aumentar su atención, que son la fuente de sus principales problemas. Algunas de las actividades que lo pueden ayudar, son.

La danza

Ayuda a controlar la motilidad. Armoniza los movimientos para mejorar el comportamiento a nivel social. Puede ser divertido, al tiempo que le permite drenar bastante energía por el ejercicio.

El yoga

Puede ayudar de forma positiva al niño con hiperactividad, controlando su conducta y  su inquietud. El yoga le brinda tranquilidad y armonía a su cuerpo. De la misma manera, es una actividad para el espíritu y la mente, muy oportunos para su hiperactividad.

Deportes en la naturaleza

A estos niños les encanta pasar tiempo fuera de casa. Los ejercicios al aire libre como el ciclismo y el atletismo, o solo caminar, son especialmente buenos para los niños que tienen mucha energía.

De hecho, muchos deportes de equipo como el baloncesto, el béisbol y el fútbol, puede mantener al niño en constantemente en movimiento. En estos se utiliza una gran cantidad de músculos, además que lo mantiene atento mientras observa todo aquello que le rodea.

La música

La música ejercita ambos lados del cerebro al mismo tiempo, haciendo que trabaje mejor. Inscribir al niño en una orquesta o un coro es bueno para él. Además que aprenden a trabajar como parte de un equipo. Es muy útil para los que se inician con un instrumento, porque necesitan asociar la técnica del mismo con otras actividades.

La natación

Quizá probar con este deporte no sea mala idea. Los movimientos constantes mantienen al niño con una energía igual permanente. La disciplina que requiere este deporte también será buena para él, ya que lo puede ejercer en cualquier ámbito en la vida diaria.

El teatro

El teatro tiene múltiples beneficios para estos niños. Ayuda a tener que memorizar los textos, practicar regularmente repitiendo varias veces lo mismo. Los pensamientos y la vergüenza de subirse al escenario, todas estas situaciones dan una rutina a los niños. Les ayudan a tener una mayor atención en lo que están haciendo.

El ajedrez

Este juego, aunque es muy antiguo es súper bueno para la mente. Ayuda a pensar en los movimientos que se deben hacer en el juego. Es importante ya que los mantiene entretenidos y además los ayuda a agilizar la mente, centrando su atención.

Genera también confianza en sí mismo, aprende cómo concentrarse y la forma de hacerlo es muy simple. Hay que practicar mucho, cuanto más se juega, más se quiere repetir para probar otras estrategias.

 

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar