Razones para motivar a tu hijo a practicar deporte

Okairy · 20 marzo, 2016

Como padre ya sabrás que no es fácil hacer que tus hijos se incorporen a actividades deportivas. Esto ocurre con mayor frecuencia si en casa no son muy adeptos de estas o si no es algo común entre sus amigos. Esta vez te queremos hablar de las razones para motivar a tu hijo a practicar deporte.

Quizás lo primero que te venga a la mente es que de esta forma evitas problemas de sobrepeso en tu pequeño. Pero en este artículo queremos ir más allá y ver al deporte como una escuela de habilidades de vida.

1. El deporte enseña a tus hijos el valor del compromiso

La habilidad de comprometerse es fundamental en todos los aspectos de la vida. Creemos que la primera de las razones para motivar a tu hijo a practicar deporte es que se acostumbrará a cumplir con lo prometido.

Es importante que como padre le des importancia a todos los compromisos que tu hijo tiene. De la misma forma en que cumples con el pago de los servicios básicos de casa, él necesita acudir a todos sus entrenamientos.

Entre las habilidades que tu hijo aprenderá al comprometerse están:

  • Prestar atención a instrucciones.
  • Trabajar en equipo.
  • Respetar a los demás: el entrenador, sus compañeros y sus oponentes.
  • Mejorará su habilidades comunicativas
  • Fijarse metas

2. Tu hijo aprenderá a adaptarse

Tu hijo aprenderá a adaptarse

Creo que todos coincidimos en que nuestros hijos tienen una vida fácil. Como padres seguro que hacen todo lo posible por darle una buena educación, alimentación y diversión. Al comparar esto con generaciones anteriores verás que tienen prácticamente todo cubierto con el mínimo esfuerzo de su parte.

Esto hace que muchas veces no necesiten adaptarse a nada. Por eso, la segunda de nuestras razones para motivar a tu hijo a practicar deporte es incitarlo a estar preparado para el cambio.

Cualquier deporte que elija le obligará a aprender y mejorar cada vez. Se encontrará con retos que a veces lo harán sentir pequeño y aprenderá a lidiar con la frustración y el fracaso. Esto lo preparará para la vida adulta y los retos que el trabajo, las relaciones amorosas y la vida en general le presenten.

3. El deporte los aleja de las calles (y de los celulares)

¿Te gusta la idea de que tu hijo ande solo por la calle o que se pase el día metido en el celular? Las dos cosas son poco recomendables. En las calles hay situaciones de inseguridad que pueden poner en riesgo a tus pequeños y los celulares pueden convertirse en un problema.

La tercera de nuestras razones para motivar a tu hijo a practicar deporte es que adquirirá hábitos sanos. Desarrollará habilidades sociales y creará una red de apoyo que le beneficiará psicológicamente.

No veas al deporte como un gasto demasiado alto, analiza los beneficios en la salud que obtendrá tu hijo al olvidar por un rato la televisión o los videojuegos. Creemos que en este sentido, el deporte es más una inversión.

4. Se hará un tiempo para la familia

Se hará un tiempo para la familia

La última de nuestras razones para motivar a tu hijo a practicar deporte es que fomentarás la unión familiar. Eso si, papá y mamá deben acudir a los juegos y eventos que haya en torno al deporte de su hijo.

Piensa en la cantidad de experiencias, recuerdos y enseñanzas que podrán compartir. Te apuesto que por muy ocupado que estés, siempre puedes tomarte un momento para ir a ver el partido de tu pequeño o pequeña. Ellos se sentirán protegidos por ustedes y cada vez tendrán más confianza.

En caso de que acudir a todos los eventos deportivos no sea posible o que tu hijo realmente no quiera practicar un solo deporte, organicen actividades. Por ejemplo, cada vez que haya vacaciones pueden ir a alguna zona con actividades al aire libre.

4 razones para motivar a tu hijo a practicar deporte

Como puedes ver, el deporte aporta grandes beneficios a tu hijo y a la familia. Tómate el tiempo para hacerlo parte de su vida y fortalecer relaciones. A cambio serán una familia más unida, saludable, segura y feliz.

Si ahora tu hijo no practica ningún deporte, comienza con pequeñas actividades y acércalo gradualmente. Será un poco difícil al inicio por lo que necesitas darle tiempo para que se adapte, conozca amigos y se sienta a gusto.