7 beneficios de casarse joven

Corina González · 1 mayo, 2018
A la hora de comprometerse, los jóvenes en matrimonio piensan que pierden parte de su soltería y diversión, sin pensar que, por el contrario, existen muchísimas ventajas al hacerlo. Aquí desarrollaremos las más importantes para desterrar el mito de que no es conveniente casarse siendo joven.

Lo que fue en décadas pasadas una tradición, hoy es considerado algo caduco. Sin dejarnos llevar por los modismos, debemos considerar todas las ventajas que trae consigo el hecho de casarse joven.

El día a día de la vida de los jóvenes y sus aspiraciones han pospuesto entre sus planes el hecho de cumplir con uno de los siete sacramentos y la base fundamental de la sociedad: el matrimonio. Casarse joven sí tiene sus beneficios; solo los más arriesgados disfrutan de ellos.

7 puntos a favor de casarse joven

1.- Vínculos más fuertes

Las parejas que inician sus relaciones desde temprana edad crean un nexo mucho más fuerte que aquellas que se unen luego de tener relaciones prolongadas o que se conocen con una edad avanzada. Es por ello que se considera una gran ventaja el contraer matrimonio antes de los 20 años o comenzando los mismos.

En ese momento, se tiene toda la energía de un cuerpo joven y vital que está presto a vivir múltiples experiencias que fortalecerán la unión entre ambos.

2.- Metas y proyectos en común

El iniciar una vida en pareja siendo joven permitirá enfocar las metas en una misma dirección. Al tener un solo propósito, sus ingresos financieros estarán enfocados a alcanzar aquello que se han planteado, como comprar su casa o realizarse profesionalmente.

El esfuerzo realizado por ambos dará un mayor ingreso para la adquisición de sus bienes, pagar los servicios y disfrutar de su tiempo en actividades recreativas que añadan a sus vidas historias maravillosas que contar a sus nietos.

Aunque parezca anticuado, casarse joven permite pasar más tiempo enamorados.

3.- Compartirán una sola historia

Al casarse joven, la pareja es mucho más sana psicológicamente hablando; los fantasmas de tiempos pasados no afectarán la relación. Los jóvenes construyen juntos su pasado, presente y futuro.

Esto permitirá que el nexo entre la pareja sea único. No existirá punto de comparación con otras relaciones y serán perfectos el uno para el otro. Si se adquiere el compromiso siendo jóvenes, serán pocas las exigencias entre ellos.

4.- Tienen toda la vida por delante

Si una pareja se casa siendo joven cuentan con un gran aliado a favor: el tiempo. Podrán disfrutar de su compañía durante todo su crecimiento personal, de viajar y compartir momentos de gran intimidad antes de tomar la decisión de hacer crecer la familia.

Muchas relaciones fracasan debido a que no hay suficiente tiempo para  compartir como enamorados. Al casarse joven, la pareja no tiene mayores responsabilidades ni tanta prisa en buscar procrear, por lo que consiguen una mejor planificación familiar.

“Un matrimonio feliz es una larga conversación que siempre parece demasiado corta”
– Andre Maurois-

5.- Cultivan la tolerancia y la paciencia

Al ser jóvenes, se tienen dos grandes virtudes que hacen más llevadera la vida en pareja: una de ellas es la tolerancia y la otra la paciencia. 

Así pues, al poner en práctica la primera de estas virtudes la relación es mucho más armoniosa. Los errores que puedan cometerse al inicio de la relación se perciben de manera distinta y son más tolerados por ambas partes.

Con respecto a la segunda de estas virtudes, aplica para muchos aspectos. El hecho de casarse joven implica que se puede ir con calma para lograr los objetivos planteados en pareja.

6.- Crecer como familia

Las parejas jóvenes son mucho más fértiles. La mujer, por su parte, tiene más probabilidades de quedar embarazada antes de los 30 años; es lo ideal si entre sus planes está tener varios hijos.

Asimismo, los hombres estarán más prestos a la concepción. Su conteo de esperma será mayor y tendrá más oportunidad de fecundar a su esposa.

Como complemento a esto, mientras más joven se es, más resistencia se tiene para acompañar a los pequeños retoños durante todo su crecimiento. Cada etapa requiere de dotes necesario para cuidarlos y guiarlos en su desarrollo.

Las parejas jóvenes construyen su vida de la mano y sin presiones.

7.- Vivir más tiempo con amor

Puede que lleguen a la cabeza muchas razones para desechar la idea de iniciar una vida marital a temprana edad. Sin duda alguna, son muchos los beneficios que se pueden encontrar ante la idea de casarse joven.

Una de los más fuertes es pasar la vida entera con el primer y gran amor. Ese primer flechazo que despierta la ilusión y hace pensar que todo se puede si se lucha por los sueños contando el uno con el otro.

Todo joven enamorado espera comenzar una bella historia de amor y mantenerla por el resto de la vida. Al contraer nupcias con ese ser amado, este sueño puede hacerse una realidad. De esta manera, podrán ir escribiendo cada página de esta historia de la mano.