6 actividades divertidas para hacer con los niños en el verano

Okairy·
06 Abril, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicopedagoga María José Roldán al
06 Abril, 2020
Cuando llega el verano a los niños les encanta disfrutar de actividades divertidas para pasarlo en grande en familia.

En el verano los días son más largos y los fines de semana muy movidos. Los adultos lo ven como días libres pero para los niños son las fechas en las que jugar es lo único que está anotado en su agenda. No te pierdas estas actividades divertidas para hacer con los niños en verano y pasarlo en grande.

En Eres Mamá sabemos que se requiere de muchas actividades para mantener a los pequeños entretenidos y felices. ¿Qué tal si desde ya empiezas a pensar en todas las actividades divertidas para compartir con los peques? Aquí te dejamos nuestras sugerencias.

1. Actividades divertidas y culturales

Además de las películas que los grandes estudios acostumbran a lanzar en esta época del año en las pantallas de los cines, una buena opción es llevar a tus hijos a un museo. Esta es también una opción bastante económica. Los museos acostumbran a tener un día a la semana con entrada gratuita.

actividades culturales para ninos

También, puedes agregarle el toque de llevar cuadernos de dibujo y retar a los niños para que reproduzcan e interpreten los cuadros que más le llamen la atención. Las librerías también acostumbran a tener actividades dirigidas al público infantil durante esta época del año. Usa el verano para crear en tus hijos un interés en la literatura y el arte.

2. Paseos al aire libre como actividades divertidas

Ir al parque está incluida siempre entre las actividades divertidas para los niños. También es ideal para que gasten energía y socialicen con otros niños. Entonces, aprovecha para llevar la bicicleta, balones y divertirse al aire libre.

Junto con los amigos de la escuela pueden ir a una piscina, a la playa y organizar un picnic. Los niños pueden ayudar a preparar la merienda y los invitados pueden colaborar con alimentos, bebidas y la comida que más les guste. Si en tu ciudad no hay parques al aire libre, se vale hacer la reunión en tu casa o en la de alguno de los amiguitos de tu hijo. Lo importante aquí es fraternizar.

3. Recuerda los juegos tradicionales

Los videojuegos son bastantes divertidos pero cuando ellos no existían era preciso inventar todo tipo de pasatiempos para divertirse. El escondite, el pega-pega, el gato y el ratón… en fin, la lista es infinita y varía de acuerdo al lugar donde te encuentres. Entonces, ¿qué tal compartir momentos de tu infancia con tu hijo y enseñarle entre las actividades divertidas algunos juegos tradicionales?

4. Actividades divertidas divirtiéndose en casa

Por consiguiente, teniendo tanto tiempo libre en casa, el verano también puede ser una buena oportunidad para integrar a tu hijo con la rutina doméstica. Al final, es esencial crear un sentido de comunidad en tu hijo desde pequeño. Entonces, por qué no pedir ayuda en la cocina para lavar los platos después del almuerzo o buscar una receta simple de algún dulce para hacerlo juntos.

5.  Conocer la ciudad en familia

Los niños siempre están propensos a aburrirse. Si ya han probado muchas de estas actividades en el verano y se siente un ambiente de monotonía puedes empezar un juego. Imaginad que sois turistas de otra ciudad o país lejano que pisa por primera vez tu región. Buscad mapas y visitad caminando sitios a los que nunca habéis ido. Además podéis ampliar el radio de acción con excursiones cotidianas usando la red de transporte público.

6. Hacer un curso juntos

cocinar en familia

Anímate y empieza a aprender una nueva tarea junto con tus hijos. Las opciones son innumerables y seguro que encuentras una que disfrutaréis en familia, algunos ejemplos para tener ideas son: 

  • Clases de baile
  • Tomar clases de cocina
  • Realizar clases para aprender a usar un programa de computadora
  • Cursos para aprender otro idioma
  • Clases de un deporte nuevo

Con eso volverán a la escuela con un nuevo hobbie y habrás compartido perfectamente el verano en familia. Lo pasaréis en grande juntos y además disfrutaréis de nuevas habilidades que aprenderéis juntos.

Aprovechad el verano para hacer actividades divertidas

Por supuesto, el sol, el cielo azul, las noches calientes con aquel viento agradable, ropa cómoda y mucha alegría, son sólo algunas de las cosas que esta época trae. Cuando se habla de verano, lo primero que se viene a la cabeza son actividades divertidas. Esperemos que estas te puedan servir para que aproveches la felicidad natural que viene con la estación

Por encima de todo, es preciso que te llenes de paciencia antes de entrar en los juegos. Recuerda que esto es solo para descansar, que compartas y seas feliz con tus niños. No hagas que una actividad placentera acabe en un conflicto familiar… ¡se trata de disfrutar!