Viajar a la playa con niños. ¿Qué precauciones tomar?

Un viaje de playa con los niños siempre es una excelente idea de fin de semana o verano. La playa tiene esa magia que gusta a todos y para los niños es una aventura.

La playa  nos permite desconectarnos de las tareas, celulares y pasar un tiempo de relax con la familia. Sin mucho plan podemos agarrar lo necesario y marchar a la playa para disfrutar de los días de sol.

Sin embargo, si eres de los que ama la playa y ahora con niños no está en tus planes dejar de disfrutar de la naturaleza, acá una serie de consejos para que además de compartir con tus hijos el gusto por la playa lo hagan con precauciones.

Viajar a la playa con niños

Horas de exposición al sol

No es recomendable exponerse al sol de forma directa por tiempo prolongado. Innumerables veces lo hemos escuchado y aun así pecamos en exceso. Procura que las horas de exposición al sol sean en las primeras de la mañana o a final de la tarde, pasadas las 5:00 p.m.

Evita de todas las formas posibles que tu hijo tome sol en las horas que van desde las 11 de la mañana hasta las 2 de la tarde, cuando el sol está en su punto más intenso y ocasiona más daño a la piel.

De esta manera, dos horas de exposición al sol, de 7 a 9 de la mañana, y luego de 4 a 6 de la tarde son más que suficientes para disfrutar de la playa sin luego tener que lidiar con una insolación que en los niños de ser muy grave puede generar hasta convulsiones.

Oufit playero: bloqueador solar y ropa fresca

En el bolso de playa donde guardarás los accesorios de la temporada, no olvides incluir un kit de primeros auxilios si vas a salir con los niños. Es recomendable llevar antialérgicos en caso de que el niño sufra alguna reacción alérgica a la comida o ambiente.

Un bloqueador solar adecuado para la piel de tus hijos con un filtro solar alto es imprescindible. Este se coloca en la piel, sobre todo en las zonas más delicadas (orejas, rostro, cuello, espalda, piernas, pies). Aplica el bloqueador 30 minutos antes de tomar sol y repite su aplicación cada vez que el niño se dé un chapuzón o cada dos horas.

Lleva toallas y un cambio de ropa cómoda de fibra natural (algodón) para que luego de la playa tu hijo pueda retirar el salitre, los rastros de arena de su cuerpo y cambiar su ropa por una seca y limpia.

Protege los ojos de tu hijo con lentes de sol y su rostro con una gorra o sombrero de playa.

children-1008323_640

Salvavidas y juegos de playa

Lleven juegos de playa para que los niños se distraigan sin correr riesgos. Si es muy pequeño y apenas comienza a conocer la playa no le dejes solo. Coloca salvavidas o flotadores en sus brazos para darle seguridad.

Es muy importante que siempre mantengas los ojos sobre tus hijos. En la playa los niños tienden a desorientarse y perderse. Prevee estos malos ratos.

Edad para conocer la playa

Si el bebé tiene menos de seis meses no debes llevarlo a la playa. Su organismo aún no está condicionado para lidiar con ese ambiente y ten por seguro, no se divertirá. Además su piel está aún muy frágil y no es recomendable que reciba los rayos directos del sol. También la arena de playa y el agua podrían afectarle.

De igual manera no es recomendable permanecer mucho tiempo con el bebé en la playa así tenga más de seis meses. Con tener paseos un par de horas antes de que salga o después de que se oculte el sol es suficiente. Siempre previendo que su piel esté protegida.

girl-911983_640

Alimentos del mar

Cuida que el niño no sea alérgico a comidas del mar. Evita darle de comer productos no elaborados por ti que puedan contener pescados o mariscos. No conoces cómo fue elaborada esa comida y si los alimentos estaban frescos.

Es recomendable llevar comida de casa como frutas, sándwiches, galletas, jugos naturales a base de zanahorias, helados y chocolates para los niños. De esta manera, aseguras pasar un día de playa sin inconvenientes.

 

Categorías: Ocio y maternidad Etiquetas:
Te puede gustar