15 consejos básicos para cuidar las heridas de tus hijos

Adrianazul · 24 septiembre, 2015

Pediatras y psicólogos coinciden en esto: La mayoría de los accidentes de niños -sobre todo en edad preescolar- ocurren en sus casas y por lo tanto son prevenibles. Así que recomiendan que el hogar debe estar centrado en el niño, en vez de en los  padres.

Ten en cuenta que a tu hijo le será más difícil para el tomar un cuchillo si los cajones tienen medidas de seguridad y también le costará romper un jarrón si no hay ninguno a su alcance; ése es el primer consejo para cuidar las heridas de tus hijos.

El mejor consejo para cuidar las heridas de tus hijos es prevenir, sin embargo, los accidentes ocurren. La pediatra María Victoria Álvarez recomienda tener en casa un maletín de primeros auxilios y olvidarse de ciertos mitos a la hora de atender una herida, entre estos figura colocar Aloe Vera en una lesión, así sea superficial.

Lo primero que hay que evitar en las heridas superficiales, como una cortada leve o una excoriación en la piel hecha con tras haber caído sobre el asfalto, es que se infecte, por eso justamente hay que erradicar el uso de remedios caseros.

En su lugar, la especialista invita a lavar la zona afectada dos o tres veces al día con un jabón antiséptico.

Luego, dice la doctora, es necesario aplicar un antibiótico de uso tópico, como bacitracina. La crema se coloca sólo en el área afectada, en cambio el proceso de limpieza con el jabón antiséptico se hace en toda la zona.

Si se trata de una herida en el brazo debe lavar todo el brazo con jabón y colocar la crema sobre el raspón. Este tipo de lesiones no deben taparse con gasas.

El mismo consejo vale para las heridas causadas cuando el niño se abre en la piel rascándose insistentemente sobre una zona, por ejemplo, sobre la picada de un mosquito. Reitera que aplicar remedios caseros sólo contribuirá a infectar la herida o a perpetuar la infección.

niña-brazo-roto

Cuidado de heridas profundas

“Cuando se trata de quemaduras o heridas más profundas es necesario ir al médico, así sea una quemadura tonta“, explica la pediatra.

Hay niños que por estar cerca de la cocina se queman con agua hirviendo, esto, dice Álvarez, se llaman heridas limpias, las cuales deben tratarse dependiendo del grado de quemadura, por lo que insiste en la importancia de acudir al médico, quien le indicará qué hacer.

No obstante, explica que este tipo de quemaduras leves se tratan con antibióticos y cremas.

A las quemaduras derivadas del contacto con caldos o aceite hirviendo -expone la pediatra- se les llama quemaduras sucias, éstas suelen ser más peligrosas porque pueden infectarse fácilmente.

La recomendación es la misma: Acudir al médico y seguir al pie de la letra las indicaciones del especialista.

Si el niño se cae de la cama es conveniente ir al médico, sobre todo, advierte Álvarez, si ve que no reacciona a ningún estímulo.

“Es natural que luego del golpe el niño llore y que después de haber estado llorando un rato se quede dormido por el cansancio, esto es diferente a que reaccione después de haberse dado un golpe”, argumenta, la pediatra, quien recomienda colocar hielo en el área golpeada y suministrarle analgésicos para el dolor, sin embargo lo mejor es acudir a urgencias médicas.

Además de las recomendaciones de la pediatra, aquí les dejamos unos consejos de la Cruz Roja para curar heridas:

Prevención

  1. Utiliza con cuidado los objetos cortantes o punzantes que hay habitualmente en el hogar, como cuchillos, tijeras, navajas, alfileres, etc.
  2. Enseña a los niños su manejo con explicaciones y con tu ejemplo. No los dejes nunca a su alcance mientras no los sepan usar correctamente.
  3. En las casas donde hay niños es conveniente proteger las esquinas de las mesas, los salientes y los muebles bajos de cristal.
  4. Al vestir o al desnudar a los niños, ten cuidado con las cremalleras, pueden engancharse en la piel y producir heridas importantes.
madre-enseñando-a-su-hijo

Primeros auxilios

  1. Antes de curar una herida, lávate bien las manos con agua y jabón. También al terminar.
  2. A continuación, lava la herida con agua y jabón o con suero fisiológico a chorro para arrastrar la suciedad. Realiza la limpieza de dentro hacia fuera, para evitar la entrada de gérmenes en la herida.
  3. En una gasa estéril, pon un desinfectante yodado (povidona yodada) y aplícalo sobre la herida, de dentro hacia fuera y sin tocar la parte de la gasa que vaya a entrar en contacto con ella.
  4. No emplees algodón ni alcohol para limpiar una herida.
  5. No apliques polvos ni remedios caseros.
  6. Nunca extraigas un objeto grande clavado en una herida, pues puede estar haciendo de tapón e impidiendo que sangre. Inmovilízalo y consigue ayuda médica.