Llegaron las vacaciones, ¿y ahora qué?

Amanda · 19 diciembre, 2015

La llegada de las vacaciones es esperada por muchos buenos motivos, pero también causa cierta preocupación a los padres, porque los niños quedaran con mucho tiempo libre para hacer travesuras. Una vez que llegaron las vacaciones surge la necesidad de llenar muchos espacios disponibles, con actividades que hagan menos tedioso el día.

Aunque estar libre de algunas ocupaciones diarias es una buena oportunidad para compartir en familia y cumplir los planes que tanto hemos postergado, llega el momento de las vacaciones en el que ya no hayamos qué hacer con los niños. En este particular, los adultos tenemos muchas opciones que para ellos no existen, como descansar por ejemplo.

Del mismo modo, pese a que los pequeños también deberían tener su descanso, no siempre es algo que están dispuestos a hacer. No obstante, el descanso de las tareas escolares es imprescindible para el desarrollo de los niños, por lo tanto el hecho de que estén en casa es suficiente para que se relajen aunque se hallen ocupados en otras actividades.

Pero, lo primero es tomarlo con calma y planificarse muy bien, para empezar debemos considerar qué cosas nos gustaría y cuáles podemos hacer. También, sería muy valioso que mantuviéramos las mismas reglas que todos los días aunque algunas se flexibilicen, porque las responsabilidades deben mantenerse sobre todo en este periodo que hay mas disponibilidad para cumplirlas.

¿Qué podemos hacer si llegaron las vacaciones?

https://es.pinterest.com/pin/147774431500149131/

Los niños pueden distraerse con casi cualquier cosa, dependiendo de la edad; pero aunque nunca lo van a reconocer, la salida de la rutina académica tiende a aburrirlos de vez en cuando.

Para evitar eso momentos en que se vuelven estresantes porque no hallan que hacer, recomendamos establecer horarios para realizar tareas básicas y enseñarlos a cumplirlo de una manera divertida, otras recomendaciones pueden ser.

  • Programar los deberes con el incentivo de que quedaran libres en cuanto los terminen. Este proceso es recomendable para enseñarlos a tener responsabilidades sobre sus propias cosas, lo cual les va a brindar independencia para realizar cambios cuando vuelva la época de escuela.
    Por ejemplo se les puede enseñar a tender su cama, ordenar su habitación y vestirse por su cuenta. Estas actividades quizá demoren su salida para la escuela, por eso es conveniente ensayarlas en vacaciones.
  • El juego es un aspecto muy importante en la vida de los niños, por eso en una etapa de su infancia solo quieren jugar. Aunque ellos seguro resolverán esto por su cuenta, se les puede ayudar organizando juegos de mesa, en los cuales pueda participar toda la familia. Esto, además de mantenerlos entretenidos, también les ayudará a fortalecer el vinculo familiar.
5cb90bfa79e8618b335acb07d75cf393

  • Es aconsejable escuchar su opinión sobre algún plan en especial, ellos saben lo que quieren y si es sencillo de cumplirlo, no hay razón para no tomar su sugerencia. Si teníamos planes de viajar, sería estupendo que entre todos se pongan de acuerdo con el lugar que quieren visitar.
  • El exceso de actividades tampoco es una opción recomendable, porque es importante procurar un descanso y momentos para compartir de manera relajada. Es común inscribirlos en campamentos, cursos vacacionales y mantenerlos activos todos los días, pero entonces estaríamos perdiendo esa oportunidad para que liberen estrés.
  • También es recomendable promover actividades educativas que vayan dirigidas a mejorar ciertos aspectos académicos que necesiten refuerzo. De igual manera, se les puede motivar a la lectura, como algo placentero y libre de ataduras escolares.
  • Es aconsejable que los padres aprovechen este tiempo para compartir con sus hijos, propiciar el momento para conocerlos más, hacerles preguntas y motivarlos a expresar su opinión y emociones.
  • Nunca está de más planear visitas a parques, zoológicos, conciertos, eventos deportivos y actividades que no hacen con frecuencia. Existe gran variedad de lugares entretenidos para la familia que seguro a los pequeños les encantarán y le permitirán recopilar los mejores recuerdos de la infancia.
  • Procuremos que las actividades que realicemos en vacaciones no sean muy parecidas a las que se ejecutan cotidianamente, a pesar de que sabemos que los deberes no tienen descanso.

En tal sentido, para evitar caer en la misma rutina se pueden flexibilizar los horarios de ver televisión o de ir a dormir y modificar el momento en que acostumbra a hacerse.