5 tips para crear grupos de alumnos eficaces en el aula

10 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la maestra Azucena Fernández
A la hora de crear un grupo de trabajo en clase hay que tener en cuenta algunas cosas, como que todos aporten algo y que todos aprendan algo nuevo.

Con la creación de grupos de alumnos eficaces, grupo de alumnos que colaboran a la hora de trabajar, tanto profesores como alumnos pueden sacar grandes beneficios. Hacer grupos de estudiantes es relativamente fácil, lo que resulta un poco más complicado es que estos grupos de alumnos sean eficaces.

Suele ser habitual que los estudiantes creen sus propios grupos de trabajo, y esto tiene partes buenas y partes no tan buenas. Si los alumnos crean sus propios grupos de trabajo, van a tener más en cuenta cosas como sus emociones, cercanía y amistad con los compañeros que las habilidades de cada miembro o sus competencias.

La parte buena es que el grupo, probablemente, funcionaría muy bien. La parte mala es que no será un grupo en el que todos podrán aportar el máximo. Vamos a tratar algunas ideas sobre qué podemos hacer para que el trabajo en grupo en el aula sea más eficiente al crear grupos de alumnos eficaces en el aula.

5 tips para crear grupos de alumnos eficaces en el aula

Número de participantes

A la hora de decidir la cantidad de miembros que van a integrar el grupo, hay que tener en cuenta el total de alumnos que hay en el aula. Si el gran grupo es numeroso y podemos hacer varios grupos, lo ideal es que nunca se creen grupos de trabajo con más de 5 miembros.

Profesor creando los grupos de alumnos eficientes en el aula.

Un grupo demasiado grande no favorecería una buena concentración a la hora de realizar el trabajo. También sería más difícil ir separando las tareas o asignando a cada miembro algo concreto teniendo en cuenta sus habilidades e intereses. Es tarea del profesor decidir el número exacto de miembros de cada grupo y hacer que se respete el número establecido a la hora de su creación.

La disonancia cognitiva puede ser positiva

Un grupo es una fuente de disonancia cognitiva y también puede ser el mejor lugar para minimizarla. Estar en desacuerdo con otros miembros del grupo genera disonancia. El intentar llegar a un acuerdo hace que esta tensión vaya siendo reducida conforme se van creando acuerdos.

Lo interesante, en este caso, por parte del docente, es animar a los alumnos a luchar para superar esta disonancia cognitiva. Hacer que vean que si suceden estas cosas, si surgen estos desacuerdos entre los miembros, esto es algo de lo que pueden sacar muchas experiencias positivas.

La Zona de Desarrollo Próximo para crear grupos de alumnos eficientes

Utilizar la Zona de Desarrollo Próximo (ZDP) es interesante, ya que también es una buena herramienta a tener en cuenta la hora de crear grupos de alumnos eficaces en el aula. Así define esta ZDP Vygotsky:

“La distancia entre el nivel de desarrollo real que se determina por la resolución independiente de problemas y el nivel de desarrollo potencial que se determina mediante la resolución de problemas bajo la guía de adultos o en colaboración con otros más capaces”.

-Vygotsky-

Es una zona de construcción. En un grupo todos tienen algo que ya saben y algo que están a punto de saber; entre pares van a apoyarse y a ayudarse a la hora de ir construyendo conocimientos.

Normas en el grupo

El docente debe fijar con antelación las normas que el grupo debe cumplir. Plazos para entregar el trabajo, formato, tipo de exposición por parte del grupo. También debe unificar y dejar claro cuál debe ser la forma de trabajar. Una forma en la que todos aporten algo y en la que el trabajo se reparta de forma equitativa.

Grupo de alumnos eficientes trabajando en clase.

Diversidad y versatilidad

Todos los grupos deben ser variados en cuanto a miembros, teniendo en cuenta sus perfiles, sus capacidades, lo que cada uno va aportar al grupo y lo que puede obtener por formar parte de él. El profesor debe participar en la creación de alguna forma, ya sea mediante un juego dirigido o, simplemente, dando recomendaciones a los alumnos.

Hay que tener en cuenta la compatibilidad entre los miembros (y las incompatibilidades), y tener en cuenta la participación equitativa entre alumnos y alumnas. También es importante preguntar a cada alumno por sus preferencias e intentar tenerlas en cuenta, en la medida de lo posible. En un grupo siempre debe haber alumnos capaces de ayudar a los otros y alumnos que necesiten ser ayudados.

Una vez que logremos crear grupos de alumnos eficaces en el aula, que estén funcionando, podemos tenerlos en cuenta para futuras acciones en otras materias, asignaturas y con otros objetivos distintos al objetivo inicial para el que se creó el grupo. También es interesante crear otros grupos distintos para acciones concretas, combinando miembros, para intentar que todos los alumnos interactúen entre ellos.

  • Chaiklin, Seth. The zone of proximal development in Vygotsky’s analysis of learning and instruction. Vygotsky’s educational theory in cultural context. 2003.
  • Castañeda, Elsa. Investigación iberoamericana sobre eficacia escolar. Convenio Andrés Bello. 2007.