5 lecciones de El Rey León

Este artículo fue redactado y avalado por la documentalista Arantza Martín Becerro
31 julio, 2019
Con el estreno del remake de El Rey León, hemos querido mostrar las lecciones que se guardan en esta película.

El remake de una de las películas Disney más famosas de la historia, El Rey León, ha hecho que nos entren ganas de realizar un recopilatorio de las lecciones que esta película infantil ha dejado desde su estreno en 1994.

Y es que, más allá de lo bonitas y mágicas que son cada una de las historias de un grande como es Walt Disney, todas ellas guardan en su interior un número de lecciones esenciales para la vida. Pero, sin duda alguna, una de las películas que más lecciones ha dado a través de los años es El Rey León, y hoy queremos recopilarlas todas. ¿Nos acompañas?

Lecciones de El Rey León

1. «El pasado puede doler, pero hay que hacerle frente»

Todos los pasos que hasta el momento hemos dado forman parte ya de nuestro pasado. En ocasiones, ese pasado puede hacernos daño por diferentes motivos y repercutir en nuestro presente y en nuestro futuro. Sin embargo, una de las mejores lecciones que nos deja El Rey León es que hay que hacer frente al pasado ya que, si no, nos perseguirá toda la vida.

Siempre hay que aprender de todo lo vivido, pues de cada acción se saca un aspecto positivo. Solo de esta forma seremos capaces de que el pasado no condicione nuestro futuro.

Lecciones de El Rey León.
© Walt Disney Animation Studios, Walt Disney Pictures

2. «Hakuna matata, vive y sé feliz»

«Ningún problema

debe hacerte sufrir, 

lo más fácil es

saber decir:

Hakuna matata» 

¿Quién no ha cantado millones de veces la canción estrella de esta fantástica película infantil de Disney?Además de una canción pegadiza, se trata de la lección de El Rey León por excelencia. «Hakuna matata» significa positivismo, alegría y esperanza.

Dos de los protagonistas indiscutibles de la película, Timón y Pumba, cantan esta canción para demostrarte que es necesario reemplazar los temores por esperanza y alegría. De esta manera, evitarás hacerte daño de forma innecesaria.

Junto al mítico «hakuna matata» del que hablamos, también se canta otro fragmento de canción igual de importante que también debe servir como lección: «vive y sé feliz«. Al final, debemos ser conscientes de que solamente existe una vida y que debemos vivirla y exprimirla al máximo de la manera más alegre y positiva posible.

3. El ciclo de la vida

Sin duda, otra de las lecciones de El Rey León más destacadas es el momento de la película en que Mufasa habla a Simba sobre el ciclo de la vida. Este ciclo hace referencia al respeto que cada persona debe tener por todos los demás, así como la idea de que nadie debe considerarse mejor que otra persona.

En el ciclo de la vida todas las personas tienen algo que aportar, en mayor o menor medida, por lo que es necesario respetar a todo el mundo en igualdad de condiciones.

Lecciones de El Rey León.
© Walt Disney Animation Studios, Walt Disney Pictures

A pesar de poder considerarse mejor en uno o varios aspectos de la vida, no se debe de mirar por encima del hombro a los demás. Una de las mejores lecciones de esta película Disney.

4. «No olvides quién eres en realidad», una de las lecciones más importantes de El Rey León

Debemos aceptar quiénes somos, además de aceptarnos tal y como somos. Cada persona tiene unos valores y unas características más destacadas y potenciadas. Esas características son las que realmente nos hacen ser quienes somos.

Por eso, a pesar del paso del tiempo y de los problemas y sufrimientos que la vida pueda ponernos, no debemos olvidar nunca de dónde venimos y el potencial que tenemos.

5. «Los amigos de verdad siempre estarán»

La amistad es uno de los valores más destacados en El Rey León, y también debe de serlo en la vida de las personas. A pesar de que en muchas ocasiones te sientas solo, debes darte cuenta de que siempre tendrás personas a tu lado que te ayuden y te aconsejen en momentos difíciles.

Cuando somos pequeños, normalmente el grupo de amigos es inmenso. Sin embargo, a medida que vamos creciendo, las amistades van disminuyendo. Las personas que se quedan durante toda la vida a tu lado son las auténticas y las que realmente merecerá la pena cuidar.