5 formas de detectar el acoso infantil

Cuando están lejos de papá y mamá, nuestros niños podrían estar expuestos al acoso infantil. Ante esta realidad te invitamos a conocer cinco maneras de saber si tu hijo es víctima de acoso.

Antes de detenernos a hablar acerca de las formas en la que los padres podemos determinar si nuestros niños sufren acoso, es imprescindible que sepamos que no solo los niños en edad escolar están expuestos a estas situaciones de hostilidad.

Desafortunadamente, desde que los pequeños comienzan a socializar con otros niños o adultos podrían ser objeto de acosoEn el parque, en el salón de cuidado diario, en la comunidad e incluso, dentro de la misma familia, es posible que un niño esté siendo sometido a malos tratos permanentemente.

Tipos de acoso

acoso-2

Para comenzar, lo mejor será que definamos acoso infantil. Este consiste en la vulneración sistemática de la dignidad e integridad de un niño. Y puede ejercerse de manera horizontal, cuando viene de otros niños, o de manera vertical, cuando se trata de personas de edad superior a la víctima.

Por supuesto, debemos actuar con cautela antes de afirmar que a nuestro hijo lo están acosando. Por ejemplo, si en medio de una tarde de juegos recibe un puntapié de un amiguito que no quiso compartir un juguete, esta actuación aislada no debe ser considerada acoso.

Pero si el mismo niño persiste día tras día en su intento de incomodar a nuestro pequeño, con gestos que denoten desprecio y acciones que lo afecten física y emocionalmente, entonces podríamos estar frente a un niño acosador.

El acoso también puede venir de manos de un adulto, y en estos casos el panorama suele ser más complicado porque esta persona sí conoce las implicaciones de acosar a un menor de edad, y es posible que su estrategia para atacarlo incluya tácticas que le permitan pasar desapercibido frente a los demás.

¿Cómo detectar el acoso infantil?

acoso-1

Aquí te enseñamos como detectar el acoso en 5 pasos sencillos:

1.- Analiza el comportamiento de tu hijo

Si notas que está triste o nervioso sin razón aparente, si lo escuchas decir cosas que reflejen baja autoestima

La mejor herramienta para determinar el acoso, es conocer cómo se siente tu niño, saber cuáles son sus problemas y preocupaciones, sus miedos y debilidades.

2.-Mantente alerta si ves que el niño quiere evitar a alguien

Si observas que tu hijo no quiere ir a clases o que ya no disfruta ir al parque que visita usualmente; si se rehúsa categóricamente a visitar la casa de un amigo o familiar, no lo obligues.

Es posible que detrás de su negativa haya una razón. Así que mejor intenta acercarte a él, analiza si su estado de ánimo cambia cuando visita estos lugares y si se siente aprehensivo cuando entra en contacto con algunas personas. No importa si se trata de gente de su misma edad, o mayores.

3.- Investiga quién es el posible acosador

Una vez que hayas identificado a la persona que está afectando de manera negativa a tu hijo, debes buscar referencias acerca de su comportamiento con otros niños.

Si se trata de otro pequeño, puedes preguntar directamente a otros niños cómo les va con ese amigo, si han tenido problemas o si los ha hecho sentir mal. Los otros padres también son una fuente importante de información, ellos pueden ayudarte a descartar o comprobar la hipótesis de acoso.

Si el acosador es un adulto, un maestro o el padre de otro niño, debes esforzarte en conocer con detalles si su conducta es habitual y si ha perjudicado a otros pequeñines.

4.- Enfrenten juntos al acosador

Una vez que estés seguro de que el niño es víctima de acoso, es hora de que enfrentes al abusador y la mejor manera de hacerlo será junto a tu hijo, debido a dos razones:

La primera es que difícilmente el acosador pueda mantener una mentira o una coartada sin ponerse nervioso frente al niño, porque este podrá ponerlo en evidencia.

La segunda razón es que tu hijo será testigo de que la mejor manera para solucionar un caso de esta naturaleza es conversando y haciendo las respectivas denuncias.

5.- Alerta a tu hijo

Los padres, aunque quisiéramos, no podemos estar permanentemente junto a nuestros retoños. Ellos deben contar con todos los conocimientos y herramientas para detectar cuándo una persona pretende vulnerarlos.

Recuérdales con frecuencia que cuando alguien quiera perjudicarlos, deben estar alertas para alejarse y ponerle freno a la situación.

Educa a niños seguros. Enséñales desde pequeños que nadie puede atentar contra su dignidad y que deben confiar en papá y mamá para denunciar cualquier maltrato, no importa si el acosador es un gran amigo o un familiar. El bienestar del niño es la prioridad y esto debe tenerlo en claro para saber actuar ante cualquier señal de acoso.

Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar