Ayuda a tu hijo a enfrentarse al bullying

Amanda · 2 diciembre, 2015

El bullying o acoso escolar es un problema lastimosamente es cada vez más común. Son distintas las razones por las cuales un niño es afectado de esta manera, pero el problema más grave es que este siente temor e incomodidad de hablar de este asunto; razón por la cual no siempre es fácil poder ayudarle.

En tal sentido, es responsabilidad de los padres atender a las posibles señales de incomodidad que el niño presente con respecto a asistir a la escuela o alguna actividad social. No obstante, es probable que a simple vista no podamos observar ningún cambio, por lo cual la buena comunicación tiende a ser la mejor herramienta de diagnóstico.

¿Existe propensión al Bullying?

Por lo general este tipo de intimidación se produce entre niños de edades similares, a veces algunos adolescentes molestan a los más pequeños y aunque en menor proporción algunos adultos también llegan a manifestar este comportamiento. Sin embargo, en la escuela la relación es semejante, se trata de niños de la misma edad o con pocos años de diferencia.
362faeeb86961a5dd9027a20c3410901

No obstante, algunas características particulares, hacen a ciertos niños más propensos a sufrir el acoso escolar. Por ejemplo, podemos hablar de alguien que parece un blanco fácil para las burlas o simplemente porque actúan diferente de la mayoría.

En tal sentido, a veces el amor de padres nos puede volver ciegos o incrédulos sobre las posibilidades de que nuestros niños sean objeto de acoso. Por esta razón debemos estar atentos a esta posibilidad si se encuentran definidos por alguna de estas características.

    • Sobrepeso
    • Discapacidad física o mental
    • Baja estatura
    • Vestuario fuera de moda
    • Falta de habilidades sociales
    • Alto rendimiento académico
    • Raza étnica diferente
    • Práctica religiosa poco común
    • Nivel social bajo
    • Clara muestra de debilidad, como llanto excesivo o miedo

Ninguna de estas características debería ser razón para molestar a nadie, pero los niños tienden a reaccionar ante comportamientos diferentes o de alguna manera percibidos como extraños. De manera que, los padres debemos estar conscientes de que tal vez nuestros hijos podrían estar siendo molestados por estas causas.

¿Cómo ayudar a tu hijo a enfrentar el bullying?

abc82d95c838e1ecae5f75912a1acbf7

Para ayudar a los niños a enfrentarse a este problema, es precisoestablecer una buena comunicación; porque es posible que los síntomas no sean revelados con claridad o que los niños no quieran hablar de esto. Lo primero que debemos hacer ofrecerles apoyo incondicional aun cuando no sepamos si está pasando algo.

Otra manera de ayudarlo es detectando a tiempo señales muy notorias, como que evita ir a la escuela fingiendo enfermedad, o no quiera asistir a ciertos lugares; también es posible que cambie su comportamiento o se note triste y haya bajado sus calificaciones.
Si ya hemos identificado el problema, es conveniente actuar de inmediato, antes de que el acoso pueda llegar a afectarlo gravemente. Entre las recomendaciones para ayudarlo a enfrentar el acoso tenemos.

  1. Hablar con el niño y escucharlo. En este aspecto es recomendable hacerlo hablar sobre cómo le va en la escuela y sobre su relación con los otros niños. Siempre aconsejándoles que tengan confianza de decir a sus padres y maestros si algo les incomoda.
  2. Creer en el niño. A veces no nos tomamos en serio las quejas de nuestros hijos, podemos llegar a interpretar que son cosas de niños o que no es relevante; pero podría ser una petición de ayuda muy seria.
  3. Fomentar su autoestima. Aunque no sepamos qué le está pasando, siempre es bueno alimentar su amor propio, ayudarlo a que se sienta seguro de sí mismo y que puede superar cualquier dificultad. Una autoestima baja no solo puede ser un síntoma, sino de hecho la causa del problema.
  4. Estar en contacto con la escuela. Siempre es aconsejable hablar con los maestros para estar enterados de los progresos del niño; pero en especial si sospechamos que está pasando por algún mal rato. Si llegáramos a determinar que de hecho está sufriendo bullying, es preciso organizarse con la directiva del centro educativo y con otros padres.
  5. Contribuye con su apariencia. Aunque no hay razones para que la apariencia sea razón de acoso, es probable que ciertos hábitos en su atuendo estén provocando las intimidaciones. En este caso es posible que podamos ayudar al niño a cambiar un poco su manera de vestir o algún accesorio que use.También podemos ayudarlo a bajar de peso o cambiar algunas cosas de su aspecto personal que quizá no le estén favoreciendo.
  6. Fomenta su buena relación con otros niños. Es poco probable que un niño que tenga su propio grupo de amigos sea molestado, pues por lo general una de las principales debilidades que presentan los niños acosados es que son solitarios.Por esta razón es importante que lo ayudemos a hacer amigos en su propia escuela o fuera de ella, algo que también va a mejorar sus habilidades sociales.