Mi hijo no quiere ir a la escuela, ¿qué hago?

Nadyra Muhammad 21 febrero, 2016

Para algunas familias la asistencia diaria al cole representa un gran reto puesto que, cuando algún peque no quiere ir a la escuela, suele ser una situación difícil de manejar tanto para los padres como para los maestros.

Si esta es la situación en tu casa, pon atención:

Recuerda en qué momento apareció este comportamiento

Si tu hijo iba feliz al cole y a partir de un día ya no quizo ir más, presta mucha atención a esto, puede ser una gran señal que algo le ha sucedido. Habla con él e intenta averiguar que ha sido, hazle sentir cómodo y que sepa que le respaldarás en lo que necesite. También debes ir al colegio y hablar con la maestra, la psicóloga o el director según lo consideres pertinente. Jamás subestimes la negativa de ir a un sitio de un niño que suele ser feliz e independiente, mucho menos si tal negativa apareció de manera repentina.

¿Cuestión de flojera?

Si se trata de los lunes que amanece con un poco más de flojera y no quiere ir al la escuela, pues ni modo, tocará lidiar con los lunes. Revisa también la hora en la que se van a la cama por las noches, si no duermen suficiente, al día siguiente en la mañana estarán de malas para levantarse.

b91d3f52862e5608c01c06fc66b705c0

Revisa las condiciones de su habitación para garantizar un verdadero descanso durante la noche: ruidos, iluminación, temperatura, condiciones de la cama, pijamas, etc. Estáte atenta a su respiración, algunos niños con desviación del tabique nasal o con congestiones respiran mal y por ende no descansan adecuadamente.

Observa el comportamiento de tu hijo en otros ambientes

Si tu hijo tiene igualmente dificultades para ir a otros sitios y quedarse sin sus padres, entonces el problema podría no estar en la escuela sino en tu pequeño. Si tu hijo no quiere ir a la escuela pero también llora para quedarse en casa de la abuela, o en casa de un amiguito o en un cumpleaños que son lugares donde habitualmente los niños disfrutan y la pasan genial, entonces puede que tu hijo sea más bien un niño inseguro y temeroso. Emplea algunas estrategias para hacer de él un niño seguro de sí mismo y observa los resultados.

Comunícate con otras madres de la clase

Conversa con otras madres, siempre es bueno saber si todos los niños se sienten a gusto en el cole y si hay una situación notoria que los esté afectando a todos o a un grupo de ellos. Si tu hijo se ha negado a decirte lo que sucede, por esta vía podrás tener un poco más de información y saber si algo le ha pasado.

Mantén una buena comunicación con tu hijo

En un hogar donde hay buena comunicación, los niños se sienten seguros del afecto y respaldo de sus padres. En esas circunstancias, serán capaces de pedir ayuda o comentar situaciones difíciles por las que estén atravesando y así sabrás por qué no quiere ir a la escuela. Escúchalos con empatía, dale crédito a sus palabras, no subestimes sus dificultades, lo que para tí es una tontería, para tu peque puede ser gran cosa.

f4a4befdd6810c50d95193c539040e49

Está atenta a problemas de salud

Otra señal de que tu hijo realmente se la pasa mal en el colegio es la aparición de enfermedades repentinas como fiebres, diarreas, dolores estomacales o dolores de cabeza. Si tu hijo se queja constantemente de alguna de estas molestias, consulta con su pediatra e intenten averiguar si se trata realmente de una afección física o de una  afección emocional.

Presta atención a sus juegos y dibujos

Los niños suelen reproducir su realidad en sus juegos y en sus dibujos. Obsérvale cuando juega con muñecos, escucha los diálogos y pon atención a la situación que está reproduciendo en el juego.

Algo similar suele suceder con los dibujos, permítele expresarse con libertad, luego observa si en ellos hay algo que te pueda indicar por qué no quiere ir a la escuela.

Busca ayuda especializada si tu hijo no quiere ir a la escuela

Ciertamente cada mamá conoce a su hijo, seguramente con todas estas recomendaciones que te hemos dado más tu intuición de madre podrás saber si tu pequeño está experimentando una dificultad real. No lo subestimes, imagina lo que significa estar 6 u 8 horas seguidas en un sitio donde por la razón que sea lo pasas mal. Ahora imagina eso día tras día.

Si tu hijo no quiere ir a la escuela y tienes la seguridad o tan solo sospechas que allí no está a gusto, busca ayuda de un psicólogo que lo pueda a ayudar bien se a fortalecerse y tener las herramientas para defenderse o para que te permita saber qué es lo que realmente sucede.

Solicita la intervención de las autoridades del colegio, ellos están allí para atenderte y para garantizar el sano desarrollo de tu hijo.

 

 

Te puede gustar