Características del acosador escolar

6 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
Es importante detectar a los posibles acosadores escolares para poder evitar situaciones de bullying. Por ello, en este artículo te exponemos cuáles son las características más comunes de los agresores.

Los estudiantes que llevan a cabo conductas agresivas y violentas contra otros suelen cumplir un tipo de perfil físico y psicológico concreto. A continuación, te explicamos cuáles son las características más comunes del acosador escolar.

Es importante que los profesores conozcan dichas características, puesto que es responsabilidad de los docentes identificar a los posibles agresores a través de la observación y la realización de registros de conducta. De esta forma, se puede anticipar, prevenir y reducir los casos de bullying en los colegio.

«Miles de niños y niñas en España viven bajo el yugo del acoso escolar, por lo que no es cosa de niños, es un problema de todos. Es un hostigamiento continuado, un acoso verbal, físico, social y emocional».

-Ana Isabel Saz-

Características del acosador escolar

Un acosador escolar tiene la intención de someter a la víctima constantemente, aprovechando su situación de superioridad física, social o psicológica, con respecto al otro estudiante.

Las conductas de intimidación se pueden ejercer tanto en solitario como en grupo. Dichos actos de acoso se manifiestan de diferentes maneras: desde la violencia física hasta conductas sutiles, como son las emocionales y verbales.Niño que sufre acoso escolar o bullying sentado en unas escaleras solo.

Pero ¿qué clase de niños cometen estas agresiones? ¿qué características suelen tener? Los alumnos acosadores se caracterizan, generalmente, por:

  • Ser físicamente más fuertes que sus compañeros.
  • Ser dominantes e impulsivos.
  • No seguir las reglas y las normas establecidas.
  • Tener una baja tolerancia a la frustración.
  • Mostrarse desafiantes ante la autoridad.
  • Presentar, aparentemente, una alta autoestima.
  • Manifestar actitudes positivas hacia la violencia.
  • Mostrar poca empatía por sus víctimas.
  • No tener sentimientos de culpabilidad.
  • Tener relaciones sociales y familiares problemáticas.

A pesar de que estas son las características más comunes de un acodar escolar, hay que tener en cuenta que no existe un único tipo de agresor, sino que, según Alexander Schwarz, se pueden clasificar en tres grupos:

  • Agresivos. Son el tipo de agresores más común. Realizan sus acciones motivados por sus ansias de poder y deseo de dominar a los demás, reforzando su personalidad a través del acoso hacia alguno de sus compañeros de clase.
  • Pasivos. Son estudiantes inseguros, por lo que no son ellos los que inician la intimidación, sino que esperan el momento en el que comienza una agresión para convertirse en participantes entusiastas. De hecho, suelen mostrar lealtad por un acosador agresivo.
  • Acosadores-víctimas. Son agresores que en algún momento han sido víctimas o lo están siendo. Se trata de estudiantes poco populares que intimidan o han intimidado a otros más débiles mientras son o han sido acosados por otros alumnos más fuertes que ellos.Acosador escolar dando una colleja a un compañero en clase.

Consecuencias de asumir el papel de agresor

Asumir el papel de agresor en el bullying tiene graves efectos negativos a corto y a largo plazo. Así, en consecuencia a las conducta violentas de los acosadores escolares, estos suelen:

  • Establecer relaciones sociales tóxicas y negativas.
  • Presentar bajo rendimiento académico o fracaso escolar
  • Mostrar crueldad e inestabilidad emocional.
  • Utilizar la agresividad como forma para resolver los conflictos y problemas. 
  • Tener una nula capacidad autocrítica.
  • Respetar la conducta agresiva.
  • Interiorizar conductas delictivas y antisociales.
  • Presentar sesensibilización ante el sufrimiento ajeno.
  • Perder la empatía hacia los demás.

Además, a medida que estos niños se hacen adultos, caen en otros desajustes sociales como el vandalismo y el consumo de alcohol u otras sustancias. Asimismo, es probable que se conviertan en futuros maltratadores (con su pareja, con sus hijos, etc.) o en un delincuentes agresivos.

Por ello, es importante detectar y prevenir el bullying, de forma que en la escuela se lleven a cabo actividades en las que se potencie la habilidad de la empatía, la sensibilización y el respeto del alumnado hacia la diversidad de las personas, sus necesidades, características e intereses.

Todo ello con la finalidad de que los posibles agresores y los compañeros que actúan como testigos tomen conciencia del problema del acoso escolar, intentando que repudien tales acciones y las condenen.

  • Garaigordobil, M. (2011). El maltrato entre iguales: definición, prevalencia, consecuencias, identificación e intervención. San Sebastián: Universidad del País Vasco.
  • Schwarz, A. (2013). El libro del bullying. Madrid: Alianza.
  • Trautmann, A. (2008). Maltrato entre pares o" bullying": Una visión actual. Revista chilena de pediatría, 79(1), 13-20.