El profesorado ante la prevención del bullying

13 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
El bullying es un problema que tiene lugar en los colegios de todo el mundo. Por ello, los profesores deben adoptar medidas de prevención ante el acoso escolar.

En la actualidad, los profesores tienen unas determinadas funciones que hace unos años no se encontraban entre sus competencias profesionales. Una de ellas es la intervención del profesorado ante la prevención del bullying.

En el modelo de escuela actual se le da mucha importancia a la educación social y la erradicación de los comportamientos violentos y antisociales. Así, se busca que los niños se desarrollen con base en un correcto perfil cívico.

¿Por qué el bullying es un problema social?

El acoso escolar es un gran problema educativo, pero también social, puesto que las situaciones de acoso escolar afectan al desarrollo psicosocial de los niños, lo cual puede ser determinante en sus vidas como personas adultas. Así, un estudiante que ha sido víctima de bullying es propenso a desarrollar en la adultez trastornos emocionales y psicológicos.

Por otro lado, un acosador es probable que se convierta en un futuro maltratador (con su pareja, con sus hijos, etc.) o en un delincuente.Niño víctima de bullying o acoso escolar.

Asimismo, los testigos pueden llegar a ser personas adultas pasivas ante las injusticias, viviendo en una postura de indiferencia. E, incluso, pueden llegar a desensibilizarse ante el sufrimiento de otras personas. Por todo ello, es importante prevenir la aparición del acoso escolar.

El profesorado ante la prevención del bullying

Gracias a las medidas de prevención en la escuela, las situaciones de acoso pueden verse reducidas. Por ello, es importante el papel del profesorado ante la prevención del bullying.

En este sentido, uno de los factores claves que hay que trabajar para lograr dicho fin es la calidad de la convivencia. Así, es de vital importancia que el profesorado realice actividades de gestión interpersonal positiva, lo cual influye en la creación de buenas relaciones entre los estudiantes.

Además, los docentes deben llevar a cabo actividades que mejoren la calidad del vínculo educativo entre el profesorado y los estudiantes por medio de procedimientos participativos y cooperativos. Esto se puede trabajar con juegos de rol, obras de teatro, debates guiados con intercambio de papeles, etc.

De esta forma, se fomenta:

  • La habilidad de la empatía: aprender a ponerse en el lugar del otro, comprendiendo el daño que pueden ocasionar y sus consecuencias.
  • La concienciación sobre el problema del acoso escolar: concienciar a los niños de la gravedad del acoso, intentando que repudien tales acciones y las condenen.
  • La sensibilización y el respeto del alumnado hacia la diversidad de las personas.
  • El conocimiento de alternativas a la violencia para resolver los conflictos existentes, como la negociación, mediación, etc.

Por otro lado, los maestros tienen que encargarse de identificar a los posibles agresores y a las posibles víctimas a través de la observación y la realización de registros de conducta.

Las competencias socioemocionales ante la prevención del bullying

Además, para la prevención del bullying es conveniente inculcar en el colegio una serie de competencias socioemocionales, definidas como:

«El conjunto de conocimientos, capacidades, habilidades y actitudes necesarias para comprender, expresar y regular de forma apropiada los fenómenos emocionales».

-Bisquerra y Pérez-

Profesora actuando a modo de prevención del bullying en una pelea entre dos alumnos.

Estas competencias sociales y emocionales pueden agruparse en cinco categorías:

Todas ellas son imprescindibles para ofrecer una educación completa en el sistema educativo actual. Así, según Bisquerra y Pérez, se desarrollan:

  • Capacidades de autoconciencia y autogestión:
    • Identificar y regular las propias emociones y comportamientos.
    • Reconocer las cualidades personales y los apoyos externos.
    • Demostrar habilidades relacionadas con el logro de objetivos personales y académicos.
  • Relaciones positivas a través de la conciencia social y las habilidades interpersonales:
    • Reconocer los sentimientos y perspectivas de otras personas, las similitudes y diferencias entre individuos y grupos.
    • Utilizar habilidades de comunicación y competencias sociales.
    • Demostrar la habilidad para prevenir, manejar y resolver conflictos interpersonales de forma constructiva.
  • Capacidades para tomar decisiones y ser responsables:
    • Considerar factores éticos, de seguridad y sociales en el proceso de toma de decisiones.
    • Aplicar habilidades de toma de decisiones para tratar con responsabilidad las situaciones académicas y sociales cotidianas.
    • Contribuir al bienestar de la escuela y de la comunidad.
  • Bisquerra, R. y Pérez, N. (2007). Las competencias emocionales. Educación XXI, 10, 61-82.
  • Díaz-Aguado, M. J. (2006). El acoso escolar y la prevención de la violencia desde la familia. Madrid: Dirección General de la Familia.
  • Mayorga, M. J. y Madrid, D. (2010). La escuela inclusiva ante el acoso escolar. Estrategias de prevención para el profesorado. Revista Educación Inclusiva3(3), 123.
  • Ortega-Ruiz, R., Del Rey, R. y Casas, J. A. (2013). La Convivencia Escolar: clave en la predicción del Bullying. Revista Iberoamericana de Evaluación Educativa6(2).
  • Ortega Ruiz, R. y Del Rey, R. D. (2001). Programas para la prevención de la violencia escolar en España: la respuesta de las comunidades autónomas. Revista Electronica Interuniversitaria de Formación del Profesorado (41), 133-145.