5 ejercicios para mejorar la caligrafía de los niños

Este artículo ha sido verificado y aprobado por María Alejandra Castro el 12 febrero, 2019
Marisol Rendón Manrique · 12 febrero, 2019
Establece con tu hijo una rutina sencilla para mejorar su caligrafía con las actividades que te proponemos a continuación. No solo mejorarán su caligrafía, sino que también se divertirán mientras pasáis tiempo juntos.

Mejorar la caligrafía de los niños es también mejorar su motricidad fina y su coordinación cerebral. Aunque parezca una tarea sencilla, usar el lápiz para escribir implica procesos simultáneos que no siempre son automáticos. También hay que aclarar que el proceso lectoescritor depende directamente del desarrollo muscular de las manos.

“El desarrollo psicomotor se establece con base en dos principios generales: de lo global a lo selectivo y de proximal a distal, lo cual viene a indicar que inicialmente el desarrollo de la musculatura y de la habilidad motriz se da desde el tronco, a los hombros y posteriormente a las manos y dedos”.

– Tracy Le Roux –

En este orden de ideas, no se puede pensar en una correcta escritura sin que antes tu hijo haya adquirido ciertas habilidades físicas. Una de ellas es la adquisición de la posición de pinza trípode para sostener el lápiz adecuadamente. Es allí donde está la clave para mejorar la caligrafía de los niños y que los trazos tengan fluidez.

Como hito general, se espera que, alrededor de los 6 años, los niños hayan pasado por la prensa pentadigital hasta llegar a la tridigital. Con este tipo de agarre, los ejercicios de escritura que verás a continuación serán más efectivos.

Claves para mejorar la caligrafía en los niños

1. Sostener el lápiz correctamente

Para empezar, es necesario que la herramienta se sujete con el dedo pulgar, el índice y el dedo medio. Otro aspecto importante es que la longitud y el grosor del instrumento sean apropiados para el tamaño de la mano del pequeño. Asimismo, el agarre debe ser firme pero no demasiado tensionado.

2. Mantener las proporciones

Una de las razones por las que la escritura es difícil de entender, o poco estética, es por la falta de consistencia. Así que, si se quiere corregir este aspecto, es importante usar un cuaderno de doble línea y diferenciar los trazos de letras mayúsculas y minúsculas.Ejercicios para mejorar la caligrafía en los niños.

3. Usar métodos entretenidos para motivar la práctica

Algunas actividades que pueden ayudar a mejorar la caligrafía en los niños son los juegos tradicionales. Unir los puntos en figuras, hacer sopas de letras y el “ahorcado”, serán formas divertidas de manejar mejor el lápiz.

4. Fortalecer los grupos musculares

Como ya sabes, la habilidad motriz fina de los niños depende del desarrollo muscular. Por eso, es esencial ejercitar los dedos y las muñecas cotidianamente. Algunas formas sencillas de hacerlo son: jugar con arena, con bloques de construcción, usar los cubiertos en la mesa, colorear, cortar papel o modelar con arcilla.

5. Aumentar el tiempo que se dedica a la lectura

Así es, la lectura no solo mejora el desarrollo creativo y cognitivo, también favorece la forma de escribir. Cuanto más familiarizado esté el niño con trazos definidos y proporcionados, más sencillo será que tengan imágenes mentales más concretas. De esta manera, podrán imitar las letras con más facilidad.

Otros consejos importantes:

  • Reconoce si hay algún problema de fondo. Muchos niños tienen problemas con la caligrafía que van más allá y ocultan dificultades ortográficas o problemas de atención. Una escritura poco clara también puede reflejar la falta de interés hacia temas escolares.
  • Brinda un ambiente amigable y positivo. Así tu pequeño no pensará que practicar ejercicios de caligrafía es un castigo. Elige un lugar en el que la postura y la iluminación sean propicios y les permitan ejercitar esta destreza sin problema.Niño practicando ejercicios para mejorar la caligrafía.
  • Evita ejercer presión. La calma y la paciencia ayudan a tus hijos a sentirse más seguros y capaces. Apurarlos y forzarlos a escribir bien y rápido puede ser contraproducente y causar frustraciones innecesarias.
  • Usa cartillas con planas y moldes. Hay una gran cantidad de cuadernillos prediseñados con trazos e ilustraciones que ejercitan la caligrafía. Además, muchas de ellas estimulan también otras habilidades motrices finas, como el coloreado, el punzado y el dibujo.
  • Estimula las habilidades artísticas. Pintar o hacer esculturas no solamente estimulan la creatividad, también ayudan a incrementar la coordinación, una condición fundamental para que los niños puedan trazar correctamente cada una de las letras del alfabeto.

Mejorar la caligrafía en los niños no es una tarea imposible si se ejercita constantemente. Aplicar las estrategias apropiadas favorece que la escritura no sea una actividad tediosa sino un momento de compartir. Disfraza de diversión esta destreza para la vida y verás resultados maravillosos.