5 claves para prevenir el tabaquismo en jóvenes

Kawaii 22 diciembre, 2017
El tabaquismo en jóvenes se ha vuelto un problema de salud pública pese a los intentos de las organizaciones de salud gubernamentales y no gubernamentales por impedir esta práctica. Enumeramos algunos consejos para prevenirlo desde temprano.

A pesar de las fuertes y reiteradas campañas que se realizan, prevenir el tabaquismo en jóvenes sigue siendo uno de los más grandes retos de la sociedad actual. Es un problema de salud pública, a pesar del conocimiento que se tiene, por la gravedad que representa para la sociedad y sus efectos dañinos y perjudiciales.

No ha bastado con las campañas de concienciación para que muchas personas dejen el hábito de fumar. Existen alrededor del mundo una cantidad muy significativa de jóvenes que mantienen el vicio de consumir cigarrillos. Se estima, según la Organización Mundial de la Salud, que unos 150 millones de adolescentes son fumadores.

Sin embargo, estas campañas continúan y se difunden a través de medios publicitarios incitando a los jóvenes a que conozcan los efectos del hábito de fumar y sus consecuencias nocivas para la salud.

¿Cuáles son las principales causas del tabaquismo en los jóvenes?

Son varias las razones que motivan a la población más joven a incurrir en el hábito del consumo de cigarrillos. En este sentido, identificarlas es de suma importancia para intervenir a tiempo y lograr prevenir el tabaquismo en jóvenes.

Aceptación social

Esta quizá sea la principal. Parece que los jóvenes, cuando no adquieren el hábito de fumar, ven reducidas las posibilidades de pertenecer a un grupo. De igual manera, ellos sienten curiosidad y deseo de probar o experimentar, pensando que es una moda y que eso los volverá más populares.

Desafiar las normas

El tiempo de la pubertad y la adolescencia siempre se ha caracterizado por la rebeldía. Asimismo, hay desobediencia y en algunos casos provocación, con un gran impulso de transgresión. Los jóvenes piensan que el fumar un cigarrillo se convierte en una de las maneras más fáciles y eficaces de desobedecer las reglas impuestas por sus progenitores, por la sociedad y sus maestros.

La excusa de aliviar el estrés

Los jóvenes tienen la falsa creencia de que por medio de los cigarrillos pueden mitigar el estrés y controlar la ansiedad. Esto, en ocasiones, provoca el comienzo del tabaquismo en los jóvenes adolescentes. En épocas de exámenes, por ejemplo, o cuando se encuentran sometidos a eventos de alta presión con una carga emocional muy alta. Hay quienes en realidad encuentran un espacio de relajamiento en el momento de fumar un cigarrillo.

Sin embargo, una vez que pasa el efecto de la droga vuelven a su estado anterior, y en ocasiones este se hace más fuerte. Esto se traduce en que cada vez tengan que fumar más y más.

Los jóvenes empiezan a fumar muchas veces por pura imitación.

  • Influencias de los progenitores

Estadísticas demuestran que cuando los padres son fumadores, el riesgo de tener hijos que adquieran el vicio se hace más grande. La adicción a la nicotina es mayor que en los casos en los que los padres no son adictos al tabaco.

Lo que hay que destacar aquí es que los padres fumadores no pueden culpar a nadie más que a ellos mismos por haber contribuido a que sus hijos adquieran el vicio.

  • Medios de comunicación y publicidad

Actualmente, está prohibido realizar cualquier tipo de publicidad o campaña que motive o promueva el tabaquismo en adolescentes. No obstante, el solo hecho de que alguien encienda un cigarrillo en las escenas de la televisión, en el cine o en la prensa escrita incita a las demás personas a hacer lo mismo, como un acto de imitación.

También se ha comprobado que existe una fuerte relación entre los medios publicitarios y la incitación al tabaquismo, especialmente en jóvenes.

  • Falta de información

Aún existen algunas falsas creencias de ciertos beneficios del tabaquismo. Entonces, las verdaderas consecuencias negativas quedan sepultadas debido a las imágenes positivas que aún prevalecen sobre este.

“La verdadera cara del tabaco es la enfermedad, la muerte y el horror, no el glamour y la sofisticación que la industria del tabaco intenta retratar”
–David Byrne–

5 Claves para prevenir el tabaquismo en jóvenes

  • Evitar que lo prueben: la principal forma para evitar que el joven comience a fumar y adquiera el vicio del tabaquismo es que no llegue a probar el cigarrillo, impidiendo los primeros consumos. El joven empieza a fumar sin saber sus consecuencias.
Prevenir el tabaquismo en jóvenes es vital para su salud futura.

  • Suministrar la información necesaria: en lugar de depender de terceros, acércate personalmente y adviértele sobre los efectos negativos de este hábito.
  • Predicar con el ejemplo: se dijo que una de las causas por las que los jóvenes empiezan a fumar es por pura imitación, bien sea de los padres, familiares o amigos. Para que nuestros hijos no fumen, los padres tampoco debemos hacerlo.
  • Incentivar el razonamiento: consiste en hacerles ver con sentido crítico e información objetiva lo malo que es fumar cigarrillos.
  • Promover la actividad física: practicar algún deporte hace que tengan una vida saludable. Esta es, sin dudas, una herramienta muy útil para prevenir el tabaquismo en jóvenes.
Te puede gustar