4 Divertidos experimentos para despertar su amor por la ciencia

El amor por la ciencia, por los experimentos, puede nacer desde las primeras edades. Si le explicas al niño por qué la manzana se madura en vez de decirle: “porque sí”, le incentivas su curiosidad y lo estimulas a seguir buscando respuestas a sus preguntas.

Los juegos infantiles pueden servir a tu pequeño para desarrollarlo en el plano psicomotor y sensorial, entretenerlo y ocuparle el tiempo libre en actividades sanas, pero también para despertarle el espíritu de la experimentación y la necesidad de ser creativo.

Enséñalo a descubrir cómo se alimentan las plantas

Las plantas se alimentan por sus raíces toda vez que absorben el agua y los distintos nutrientes que encuentran en la tierra.

Tu hijo quizás sepa esa respuesta porque se la debes haber dicho muchas veces. No obstante, como versa el proverbio: “ver para creer”. Él necesita observar por sí mismo como sucede algo así.

En este experimento te ayudaremos a demostrárselo.

Reúne 3 rosas blancas de tallo alargado. Ponlas, por separado, en iguales recipientes con agua. Al primer recipiente le echarás colorante azul, al segundo colorante amarillo y al tercero rojo. Puede ser colorante para comidas o cualquier otro tipo de tinte que tengas en casa.

Deja las flores dentro de sus respectivos contenedores con agua de color una noche completa y al siguiente día pídele a tu hijo acompañarte a comprobar qué sucedió.

Las flores habrán tomado algo de las tonalidades dentro de las cuales estuvieron durante horas.

Usa un bisturí para hacer una incisión a todo lo largo de sus tallos, ábrelos y comprueben cómo el interior permanece teñido del mismo tono.

Experimento de derretir el hielo usando sal

No solo el calor derrite el hielo. Existe un elemento muy común en las comidas que puede hacerlo también: la sal. A tu niño le sorprenderá descubrir que un puñado de sal regado encima de un peñasco de hielo lo derrite mucho más rápido que si deja el hielo solo a que se derrita por el calor del ambiente.

Ensayen tantas veces como él necesite y de distintas maneras para comprobar, por ejemplo, si más rápido se derrite un peñasco bajo el sol, o un segundo fragmento puesto en la sombra, pero regado con sal.

Para complementar el experimento debes explicarle que la sal derrite el hielo porque el agua se congela a la temperatura de 0 grados Celsius.

Cuando al agua se le añade otra sustancia como la sal necesita de una temperatura mucho más baja para congelarse y mantenerse convertida en hielo. A la inversa, para derretirse, ocurre algo similar, al añadírsele sal el agua se derrite más pronto que si permanece intacta.

Dos experimentos creativos para hacer en casa

Una obra de arte también puede ver la luz mediante diversos experimentos. Enseña a tu hijo a pintar de esta manera.

A pintar usando un péndulo

El péndulo responde al concepto de movimiento periódico que explica la física.

Se entiende por movimiento periódico a la evolución que muestra un sistema que, en su hacer, se repite y actúa exactamente a los mismos intervalos regulares de tiempo.

Enséñale al niño que si busca un hilo grueso (de estambre puede ser), le ata un vaso de papel a uno de sus extremos; abre algunos agujeros en el fondo del vaso y lo llena de tempera puede sacar a la luz una bonita pintura a la vez que aprende acerca del concepto de movimiento periódico.

Solo debe pararse encima de una hoja grande de papel, tomar el otro extremo del hilo y hacer oscilar el péndulo en un movimiento uniforme de un lado a otro.

Para ser más creativo deberá usar otras tonalidades, acortar o alargar la dimensión del hilo y colocarse en distintas posiciones encima de la hoja de papel.

Muéstrale cómo cada vez la huella de pintura que deja el péndulo es la misma hacia un lado que hacia el otro, al menos, mientras este mantiene igual velocidad.

A pintar usando globos llenos de color

Pintar una hoja grande colgada en la pared usando globos llenos de color puede ser divertido.

Gracias a esta idea tu hijo reafirmará el concepto de la gravedad: No importa a cuál distancia ni en qué posición se coloquen los globos. Una vez rotos el color en su interior corre hacia el suelo.

Usa globos de agua y échales, en vez de agua, temperas de colores. Colócalos en distintos lugares encima de la hoja que primero debiste haber asido contra una pared.

Dile a tu hijo que use una de sus tijeras (tijeras fabricadas para niños) y vaya, poco a poco, haciendo un corte en los globos para que compruebe cómo las temperas se caen o escurren encima del papel y forman distintos diseños.

De esta manera, obtendrá una interesante pintura abstracta.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar