4 cosas que interfieren en el sueño de los niños

Eva Maria Rodriguez 20 febrero, 2016

Entre los 6 y los 12 años los niños necesitan dormir menos que cuando son pequeños, pero todavía necesitan dormir más que los adultos. Los niños en edad escolar deben dormir entre 9 y 11 horas todos los días. Sin embargo, son muchos los factores que interfieren con el sueño de los niños y que les impiden dormir lo suficiente.La falta de sueño de forma regular puede conducir a problemas de atención y de comportamiento en los niños, así como a problemas de rendimiento escolar, mayor riesgo de aumento de peso e incluso a problemas de salud, ya que el sistema inmunológico también se ve afectado por la falta de sueñoA continuación veremos son las principales razones más comunes por las que los niños no obtienen suficiente descanso. 

Acostarse demasiado deprisa

Para los niños no es fácil quedarse dormidos, incluso aunque estén cansados y tengan sueño. Por eso hay que evitar las transiciones bruscas para ir a dormir. Las rutinas antes de acostarse ayudan a los niños a “coger” el sueño. Estas rutinas permiten al niño relajarse y quedarse dormido antes.

6278370392_bdbc6aa604_z

Si no permites que tu hijo tenga un tiempo para relajarse antes de acostarse lo más probable será que no sea capaz de conciliar el sueño de forma inmediata. Dele a tu hijo un poco de tiempo para pasar de estar despierto a estar dormido, asegurándote de que hay tranquilidad y paz a la hora del baño, durante el cepillado de los dientes y durante la lectura de un libro.

Falta de rutina e inconsistencia a la hora de acostarse

Otro problema que puede interferir con el sueño de los niños es no irse a la cama a una hora determinada cada noche. Para facilitar un sueño regular y la conciliación del sueño, además de las rutinas previas a irse a la cama, los niños necesitan irse a dormir siempre a la misma hora. 

Los niños que no se acuestan siempre a la misma hora tienen más problemas para conciliar el sueño e incluso duermen peor. Por eso hay que ser firme y respetar la hora de acostarse de forma regular para garantizar el descanso del niño. Ten en cuenta que, aunque un día puedan quedarse más tiempo en la cama, los niños se van a despertar temprano igual, por lo que acumular igualmente la falta de sueño.

Tomar alimentos excitantes

Otra causa que puede interferir con el sueño de los niños es la cafeína. Esta sustancia no solo está presente en los famosos refrescos de cola, sino también en otros más populares y habituales entre los niños como el chocolate.  Otras fuentes ocultas de cafeína que los niños pueden tomar por la tarde o por la noche incluyen tés con sabor a fruta embotellada, bebidas energéticas, bebidas deportivas, barras energéticas e incluso algunos refrescos sin cola.

child-289284_640

Tampoco es recomendable consumir grandes cantidades de azúcar refinado antes de dormir, ya que esto provocará una sobreexitación que dificultará la conciliación del sueño. Por eso es aconsejable evitar, además de chocolates, postres dulces o a los que haya que añadir azúcar, así como productos de bollería industrial.

Dormir cerca de dispositivos electrónicos

Televisores, teléfonos móviles, tabletas, ordenadores o videojuegos son algunos de los dispositivos electrónicos que pueden interferir en el sueño del niño. Las estadísticas muestran que incluso los niños pequeños están conectados a estos dispositivos los cuales no sólo absorben la atención del niño y lo distraen, sino que también pueden interferir en la conciliación, calidad y duración del sueño.

Para ayudar a los niños a dormir más y mejor, es necesario que no haya dispositivos electrónicos en su habitación. Si no es posible, al menos hay que mantenerlos lo más alejados del niño que permita la habitación y asegurarse de que están apagados no solo durante sus horas de sueño, sino incluso una o dos horas antes.

 

Te puede gustar