5 consejos insólitos para la hora de dormir de tu bebé

María José · 5 febrero, 2016

Cuando una mujer está embarazada y no es madre aún, no se imagina lo difícil que puede llegar a ser dormir a un bebé. La realidad es que los bebés solo duermen cuando lo necesitan y somos los adultos los que buscamos que se duerman para poder descansar o realizar otras actividades que no podemos hacer mientras ellos siguen despiertos.

Realmente el dormir a un bebé puede ser una de las partes más complicadas de la maternidad y no hay un libro de instrucciones que sirvan para todos los bebés del mundo. Pero sí que existen algunas técnicas que puedes probar para encontrar el que funcione con tu bebé.

Pon una toalla caliente en la cuna antes de acostarle

A tu bebé le podría molestar el frío de las sábanas después de estar cálidamente acogido en tus brazos. Usar mantas no es una buena idea hasta que los niños pasan del año o de los dos años incluso, por eso los “saquitos para dormir” de los bebés son tan populares, además de un pijama bien calentito.

Pero antes de acostar a tu bebé en su cuna puedes poner una toalla seca y caliente y dejarla durante unos minutos. Así, cuando la retires la cuna se mantendrá cálida y ayudará a tu pequeño a relajarse y a dormir mejor.

laurel-883383_640

Las rutinas pueden cambiar de vez en cuando a mejor

Es buena idea que las rutinas para ir a dormir no las haga siempre mamá o siempre papá, porque de este modo el bebé no querrá que sea el otro progenitor el que lleve a dormir. Así, si la madre y el padre se intercambian los turnos para acostar al bebé, no será un problema cuando alguno de los dos esté ocupado y deba hacer las rutinas el otro.

Además, las madres tienen más probabilidades de pasar más tiempo con los bebés por lo que el vínculo se establece casi de forma innata. Por eso, la hora de dormir es una buena oportunidad para el padre para que pueda interaccionar con el bebé y pueda fortalecer su vínculo.

Utiliza la vibración de tu voz

Los bebés están acostumbrados a la voz de la madre y a escucharla cada día desde antes de nacer. En este sentido, es una buena idea que tu bebé pueda sentir la vibración de tu voz mientras apoya su cabecita en tu pecho. Puedes cantarle una canción, hablarle o simplemente tararear. El sentir la vibración de tu voz y cómo resuena en tu pecho le ayudará a dormir y a sentirse mucho mejor.

Fíjate en la hora que tu bebé va a dormir

Cuando un bebé no sigue unas rutinas claras y bien establecidas es probable que el sueño no lo tenga aún regulado. Un bebé necesita unas rutinas claras para que pueda sentirse seguro y que pueda dormir siempre a la misma hora con mayor facilidad. Deberás seguir cada día unas rutinas para cuando llegue la noche y además hacerte algunas preguntas: ¿Acuestas a tu bebé demasiado temprano o demasiado tarde? ¿Sigues unas rutinas o cada día es diferente?

newborn-220142_640

Sé flexible con lo que tu bebé necesita

Es necesario que aunque sigas unas rutinas cada día seas algo flexible para asegurarte que estás siguiendo las necesidades de tu bebé. Debes tener en cuenta que lo que en una noche parece que ha funcionado para que tu bebé se duerma tranquilo, quizá al día siguiente no sirve y tienes que probar otra técnica totalmente diferente.

Deberás comenzar a ser flexible y a cambiar las rutinas poco a poco hasta que puedas encontrar la que mejor le va a tu bebé y así poder averiguar qué método funciona mejor. A veces cambiando la hora de la cena es más que suficiente para que te descanse.

Estos son algunos consejos para que tu bebé pueda dormir mejor por las noches, pero recuerda que cada bebé es un mundo y deberás adaptarte a sus necesidades y a sus ritmos, pero sobre todo regular su reloj interno para que sepa cuándo es de noche y toca dormir. Nunca le obligues a dormir cuando no quiere, ni le dejes llorar hasta que se duerma de agotamiento… él te necesita y necesita sentir tu calor para estar seguro y en calma.