3 formas en las que todas las madres metemos la pata

María José · 10 octubre, 2016

Nadie es perfecto y esto lo sabemos todas las madres de este planeta. Incluso si eras de esas mujeres que quería ser la madre perfecta, te habrá dado cuenta de que no es posible. Quizá pensabas que trabajar, ser madre y tener una casa impecable era algo totalmente compaginable también con tener vida social y tiempo para ti misma.

No, no lo es. Los días tienen 24 horas y en ese tiempo todas podemos meter la pata de vez en cuando. No te preocupes, somos madres… y aunque no somos perfectas, es como si lo fuéramos.

Todas las madres seguimos hacia adelante e intentamos sentirnos orgullosas de nuestros hijos y nuestras vidas… y aunque metamos la pata de vez en cuando, sabemos que lo hacemos todo lo mejor que sabemos y solo por eso ya es un motivo de alegría y satisfacción personal.

Pero la realidad es esta, podemos equivocarnos de vez en cuando y, ¿sabes qué? No se acaba el mundo, siempre tendrás la oportunidad de mejorar.

pensando

A continuación te vamos a decir algunas cosas que podrían ocurrirte, porque eres humana y madre, y el tiempo, sabemos que es un regalo que debemos aprender a aprovechar cada día de nuestras vidas.

Sentirte improductiva cuando los niños duermen

Cada hogar tiene por lo menos un momento en el día que la casa está en silencio: cuando los niños duermen. En este momento, cuando es de noche los padres normalmente suelen tener grandes planes para poder realizar y sentirse adultos de nuevo. Pero la realidad es que cuando los niños ya están dormidos, tú también estarás cansada y aunque no lo creas, querrás irte a dormir temprano.

A primera hora de la mañana también es un momento de silencio en los hogares, pero levantarse demasiado temprano antes de los niños tampoco es que sea posible… porque tienes que descansar y recargar pilas para el nuevo día.

Quizá puedas levantarte un poco antes pero no esperes que te dé tiempo de limpiar toda la casa o de preparar la comida de toda la semana, sé realista con el tiempo del que dispones mientras tus hijos duermen y así dejarás de sentirte improductiva.

No pensar en la cena

Alguna vez te ha ocurrido, y quizá más de una vez en la semana. No es culpa tuya, es del estrés y de todas las responsabilidades que las madres trabajadoras tenemos que hacer cada día.

Lo ideal es tener tiempo para ir a la tienda y comprar ingredientes frescos y tener también tiempo para poder preparar una cena estupenda para toda la familia, y además tener tiempo para ayudar a los niños a hacer los deberes, a bañarlos y a pasar tiempo de calidad con ellos. Vaya… parece que son demasiadas cosas como para pensar solo en la cena, ¿no?

Lo importante sobre todo es tener la cena con todos los miembros de la familia juntos, para disfrutar de este momento especial en familia. Pero no siempre hay tiempo para preparar cenas de lo más saludables, y cuando esto ocurre… solo queda improvisar con lo que tengas en la nevera. No te sientas mal, es algo bastante habitual. Evita fritos y comidas demasiado grasas y listo.

equilibrio-de-madre-estresada_confesiones_de_mama_me_lo_dijo_lola

Poner contenido inadecuado en la televisión cuando los niños están delante

No puedes controlar todo lo que ocurre en la televisión, a veces, los programas que retransmiten en horarios cuando los niños aún están despiertos no son del todo adecuados para ellos.

Pero si tienes el mando en la mano y cambias sin querer o dejas un programa que parece ‘adecuado’, es posible que de repente aparezcan imágenes que no sean para nada adecuadas para la edad de tus hijos y tengas que cambiar rápidamente. No te preocupes, esto no ha sido tu culpa.

¿Qué pasa con el personal que trabaja en las cadenas de televisión? Deberían recordar a veces que hay millones de niños en las casas. Aunque si quieres evitar que realmente vuelva a suceder, entonces, piensa qué canales poner mientras tus hijos están delante de la televisión o mira la guía para asegurarte de que es apta para todos los públicos. Si no estás muy seguro/, entones es mejor que no pongas ese canal.

¿Cómo has metido la pata alguna vez con tus hijos? ¡Cuéntanos tus experiencias!