10 trucos para dejar de fumar si estoy embarazada

Francisco María García · 4 octubre, 2018
Muchas futuras mamás tienen la capacidad y la voluntad necesaria para dejar de fumar cuando quedan embarazadas. En otros casos, esto cuesta un poco más. Estos sencillos trucos son muy útiles para ayudar, cuando hay dudas y cuesta abandonar el tabaco.

Solamente quien ha estado embarazada puede saber o imaginar qué se siente al gestar un ser humano. Muchas mujeres fumadoras tienen embarazos no deseados y deciden continuar con ellos. Sin embargo, saben que deberán cambiar su vida al 100% y comenzar a dejar de fumar lo antes posible.

Si te identificas con el sentimiento que acabamos de describir, te preguntarás por algunos trucos para dejar de fumar durante el embarazo. A continuación, enumeraremos algunos que pueden serte de gran ayuda. Además, estas sugerencias también pueden servir si estás deseando concebir. En ese caso, sabes que el cigarrillo deberá quedar atrás.

Algunas mujeres dejan de fumar de manera espontánea cuando se quedan embarazadas; por supuesto, esta es una excelente decisión. Lo ideal es pasar tres meses al menos con la sangre libre de toxinas antes de que se forme el embrión.

¿Por qué dejar de fumar si estoy embarazada?

El monóxido de carbono es una de las más tóxicas de las 4000 sustancias nocivas que contiene el cigarrillo. El problema con el monóxido de carbono es que restringe la cantidad de oxígeno en la sangre. En el caso de la madre embarazada, la sangre que recibe el feto se encuentra contaminada y poco oxigenada si se inhala monóxido de carbono.

Entre los riesgos del cigarrillo para el feto, se encuentran:

  • Nacimiento prematuro y bajo peso.
  • Posibilidad de graves complicaciones perinatales e incluso muerte fetal.
  • Alto riesgo de enfermedades respiratorias en la infancia.
  • Mayor riesgo de patologías crónicas como diabetes, problemas coronarios y sobrepeso.
  • Riesgo de trastornos neurológicos.
Fumar durante el embarazo puede causar alteraciones en el feto irreparables

Por otra parte, el cuerpo de la madre se modifica con el embarazo y también se torna propenso a patologías como estas:

  • Riesgo de embarazo ectópico.
  • Posibilidad de enfermedades cardiovasculares.
  • Riesgo de complicaciones placentarias.
  • Probabilidad de sufrir un aborto espontáneo.

Mitos que no ayudan

Hay varios mitos con respecto a fumar y dejar de fumar estando embarazada. Uno de ellos es que la ansiedad que provoca la ausencia del cigarrillo es más nociva que el cigarrillo mismo.

En realidad, si bien lo ideal es no sentir ansiedad en el embarazo, los síntomas de abstinencia por la falta de nicotina siguen siendo preferibles a los tóxicos del cigarrillo.

También se dice que fumar menos es una alternativa aceptable para quienes no pueden dejar la nicotina por completo. En este sentido, se cree que las personas que regulan su consumo de esta manera aspiran con más intensidad el humo cuando pueden hacerlo.

10 tips para dejar de fumar en el embarazo

Con los siguientes trucos para dejar de fumar en caso de estar embarazada podrás mentalizarte de manera positiva, de modo de que te sea más llevadero el paso que vas a dar. Como se explica más arriba, al fumar se acelera el ritmo cardíaco y se eleva la presión arterial; ambas son consecuencias negativas para la gestación.

  • Piensa en el cigarrillo como en toxinas: El hecho de sentir que dejarás las toxinas tendrá para ti misma un efecto de concienciación; hay que darse cuenta de que es el primer paso hacia la libertad.
  • Vive el aquí y ahora: Como toda sustancia adictiva, la nicotina te aleja de ti misma y del presente; es, muchas veces, una vía de escape a una situación angustiante. El desafío personal no será huir, sino observar. Pasado el primer asalto de angustia, poco a poco llegará la calma.
  • No tengas miedo de la rutina: Muchos métodos para dejar la nicotina aconsejan cambiar la rutina en la que consumías esta sustancia. Cambiar la rutina no siempre te ayudará a olvidar.

“Los síntomas de abstinencia por la falta de nicotina siguen siendo preferibles a los tóxicos del cigarrillo”

  • No reemplaces la nicotina por un placebo: Vas a leer en todas partes que si mantienes tu boca y manos ocupadas será lo mismo que antes. En realidad, el consejo es ‘disfruta la libertad de tu boca y tus manos’. Siente tus labios relajados, tus manos libres.
  • Consume muchas frutas: Quien ha fumado sabe que el tabaco no permite disfrutar ciertos alimentos naturales. Aprovecha y consume tus frutas preferidas, eso les hará bien a ti y al bebé.
  • Bebe agua: El agua propiciará que tu cuerpo libere las toxinas más rápidamente.
Dejar de fumar cuando hay niños en la casa es prácticamente una obligación de los padres.

  • No leas demasiados consejos para dejar de fumar: Ya sabes que se puede y que el mejor truco es concentrarse en el aquí y ahora y afrontar las sensaciones del cuerpo con curiosidad amorosa.
  • Date los cuidados precisos, cuídate.
  • No esperes apoyo externo: Esta es una cuestión personal que solo tú puedes afrontar. Eso quizás sea lo más maravilloso del asunto, no depender de nadie más que de ti misma.
  • No pienses en el dinero que ahorras: No hace falta; piensa solo en lo bien que haces por tomar la decisión de eliminar los riesgos que el tabaco aporta.

En definitiva, se trata simplemente de vivir, respirar, intentar no pensar demasiado y más bien fluir. Estás dando tus primeros pasos en la maternidad consciente. ¡Ánimo, lo conseguirás!

  • https://www.asturias.es/Astursalud/Ficheros/AS_Salud%20Publica/AS_Drogas/Tabaco/Guia_AutoayudaEmbarazadas%20pdf.pdf
  • https://previa.uclm.es/servicios/prevencion/actividades/Tabaco/guia_AECC.pdf
  • http://www.msal.gob.ar/images/stories/bes/graficos/0000000994cnt-2017-12-21_guia-rapida-embarazo.pdf