Vitamina E y fertilidad

29 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
¿Qué propiedades tiene la vitamina E? ¿Cómo afecta en la fertilidad? A continuación, contestamos a estas cuestiones.

Hoy en día, se sabe que la alimentación es uno de los principales factores que afecta a la fertilidad de mujeres y hombres. De hecho, está demostrado que, para evitar problemas relacionados con la concepción, es fundamental contar con un aporte adecuado de ácido fólico, B12, calcio, hierro, zinc, selenio yodo y vitaminas A, C, D y E. De esta última, de la vitamina E, es de la que vamos a hablar en este artículo.

Esta vitamina, también conocida como tocofero, es considerada la vitamina de la fecundación. ¡Veamos por qué a continuación!

Vitamina E y fertilidad

Una de las principales funciones de la vitamina E es que actúa como antioxidante, y evita o disminuye el proceso oxidativo celular y los daños causados por moléculas llamadas radicales libres.

Pareja cocinando de manera saludable debido a la importancia de la vitamina E para la fertilidad.

Pero ¿qué tiene que ver esto con la fertilidad? Pues bien, esta función antioxidante permite mejorar la calidad y la cantidad de los espermatozoides, así como su movilidad, concentración y morfología. Por tanto, se trata de una vitamina ideal para que los hombres aumenten la probabilidades de concebir de forma natural.

Además, según un grupo de investigadores de la Universidad Alfonso X El Sabio y de la Universidad Complutense de Madrid, la vitamina E es importante también para la fertilidad de mujeres, ya que facilita la implantación del óvulo fecundado y es necesaria para el correcto desarrollo y función de la placenta.

En definitiva, la vitamina E es esencial para el buen funcionamiento del sistema hormonal y del sistema reproductor. Así, su consumo es recomendable para mejorar la fertilidad tanto masculina como femenina.

Alimentos que contienen esta vitamina

La vitamina E es una vitamina liposoluble que se puede encontrar en los siguientes alimentos:

  • Aceites vegetales, como el aceite de girasol, el de oliva, el de maíz, el de soja y el de germen de trigo.
  • Frutos secos, como en las almendras, avellanas, nueces, piñones, cacahuetes y pistachos.
  • Semillas, como en las semillas de girasol, en las semillas de chía y en las pipas de calabaza.
  • Hortalizas de hoja verde, como las espinacas, el brócoli y los grelos.
  • Frutas frescas, como el aguacate, las ciruelas, el albaricoque, el kiwi, el coco y la papaya.
  • Yemas de huevo.
  • Mantequilla y margarina.
  • Arroz.

Dichos alimentos deben ser incluidos en una dieta sana y equilibrada que se debe combinar con la realización de actividad física moderada. Esto es fundamental para mejorar la fertilidad en una pareja.

Y, en el caso de que se decida consumir suplemento de vitamina E, hay que consultarlo previamente con un médico o con un nutricionista, pues los altos niveles de esta vitamina pueden aumentar el riesgo de padecer una hemorragia cerebral.

Mujer comiendo de manera saludable durante el embarazo.

Otros beneficios relacionados con su consumo

Como hemos visto hasta ahora, la vitamina E es un nutriente que influye en la fertilidad masculina y femenina. Pero, además, también es beneficiosa para:

  • Tener un sistema inmunitario que permanezca fuerte frente a virus y bacterias.
  • Formar glóbulos rojos.
  • Ayudar en su función a la vitamina K.
  • Ayudar a dilatar los vasos sanguíneos e impedir que la sangre se coagule dentro de ellos.

La importancia de la alimentación y de la vitamina E para la fertilidad

A la hora de intentar quedarse embarazada, hay que tener en cuenta que una buena alimentación (en la que se incluya la vitamina E), junto con la realización de ejercicio, es uno de los factores claves que se deben controlar y tratar de mejorar. Así, tal y como decía el filósofo y antropólogo alemán Ludwig Feuerbach, “somos lo que comemos”.

Al fin y al cabo, los alimentos son los que nos hacen estar en condiciones saludables. Lo cual es de gran relevancia, especialmente, si se tiene la intención de traer un hijo al mundo.

  • González-Rodríguez, L. G., López-Sobaler, A. M., Perea Sánchez, J. M. y Ortega, R. M. (2018). Nutrición y fertilidad. Nutricion hospitalaria35.