Claves para entender mejor a tu pareja

21 Octubre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín
En ocasiones, nos descubrimos discutiendo con nuestra pareja sin saber bien por qué. Con estas claves, podrás entender mejor a tu compañero y retomar una dinámica positiva.

La vida en pareja no siempre resulta sencilla. En medio de las obligaciones y rutinas diarias es común que la comunicación empiece a fallar y surjan algunos roces. Sin embargo, la situación puede mejorar si existe un deseo genuino por ambas partes. En este artículo te compartimos algunas claves para entender mejor a tu pareja.

Nuestra pareja es la persona con la que más compartimos. La que mejor nos conoce y la que nos hace de espejo de una forma más clara. Durante ciertos periodos de la convivencia, las disputas parecen incrementar sin un motivo aparente. Pero la realidad es que esto ocurre porque ambos miembros de alguna forma se desconectan y dejan de entenderse uno al otro. 

Para entender a tu pareja, entiende la desconexión

Siempre te has llevado muy bien con tu pareja, compartís gustos, aficiones y sentido del humor. Sin embargo, un día te descubres discutiendo sin parar con tu compañero por las cosas más sencillas. No recuerdas cuándo comenzó esta dinámica ni por qué habéis llegado a ella, pero sí sabes que deseas que termine.

Comunicarte y entender mejor a tu pareja.

No te preocupes. Las relaciones sociales son fenómenos en movimiento que se retroalimentan. Cuando la comunicación es positiva, se produce un intercambio de gratificaciones entre ambos miembros que los impulsa a seguir actuando así. De igual forma, cuando la comunicación comienza a ser negativa, se entra, casi sin darnos cuenta, en una dinámica de reproches y malas formas.

La inercia hace que el estilo comunicativo que se esté llevando a cabo continúe y aumente. Pero ¿por qué hemos comenzado esa dinámica negativa?. Muchas veces, simplemente, por estar inmersos en nuestras preocupaciones y quehaceres diarios. En ocasiones, nos vemos sobrepasados por el trabajo, los niños, las tareas domésticas…, y descargamos nuestro estrés sobre la persona que tenemos más cerca.

Claves para entender mejor a tu pareja

Amplía tus miras

Todos caemos con frecuencia en el error de pensar que nuestra forma de ver las cosas es la correcta. Basándonos en nuestras propias interpretaciones de la realidad, esperamos que nuestra pareja se comporte de una forma determinada. Generamos expectativas sobre lo que tiene que hacer o decir y, cuando estas no se cumplen, nos frustramos. 

Tratemos de recordar que cada persona es un mundo y que lo que para ti puede resultar obvio, quizá para tu pareja no lo sea. Es importante que trabajemos en tener un pensamiento flexible y en ser capaces de ponernos en la piel del otro. No demos por sentadas las intenciones de nuestro cónyuge; demos una oportunidad antes de juzgar.

Respeto

Si deseamos tener una relación armoniosa y agradable, el respeto ha de ser un pilar fundamental. En ningún caso es aceptable agredir al otro ni física ni verbalmente. No es adecuado pronunciar palabras hirientes ni humillantes. Ante todo, es nuestro compañero, e incluso en las situaciones más difíciles hemos de tratarnos con respeto y cariño.

Una actitud respetuosa facilita que la otra persona pueda abrirse a nosotros. Que nos comparta sus inquietudes y sus sentimientos sin miedo a ser reprendido o rechazado. La pareja ha de ser un lugar seguro en el que ambos se sientan acogidos. Si no existe el respeto, será mucho más complicado compartir pensamientos íntimos y reflexiones profundas. Y, sin conocerse, no es posible llegar a entenderse.

Pareja enfadada después de una discusión por ciertos desacuerdos.

Asertividad

La asertividad es una herramienta realmente valiosa, pues nos ayuda no solo a emitir un mensaje, sino a asegurarnos de que la otra persona percibe lo que deseamos decir. Cuando no utilizamos las formas adecuadas, nuestro mensaje puede malinterpretarse. Una petición sincera de pasar más tiempo juntos puede sonar como un reproche para la otra parte, y entonces la comunicación deja de fluir.

Aprendamos a expresarnos de una forma clara y madura. Tratemos de transmitir cómo nos sentimos y qué deseamos sin juzgar ni reprobar al otro. Esta es una forma mucho más efectiva de llegar a acuerdos. De esta manera, damos espacio a que la otra persona nos explique su punto de vista y podremos llegar a un mejor entendimiento.

En suma, si deseas entender mejor a tu pareja has de darle el espacio para expresar sus propios puntos de vista. Has de respetar sus preferencias y opiniones, y tratar de llegar a acuerdos respetuosos. Una vez que comience la dinámica positiva, será mucho más fácil continuar en ella.